Público
Público

Valeriano Gómez cree que en 2011 se creará empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ser el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, haber asesorado en la reforma laboral y participar en la manifestación sindical del 29-S puede parecer contradictorio pero para Valeriano Gómez no lo es. El nuevo titular de la cartera de empleo 'no se siente incómodo' defendiendo 'globalmente' la reforma laboral, en cuyo diseño y debate participó 'desde fuera'.

Gómez explicó en una entrevista en la Cadena SER que acudió a la manifestación sindical del 29 de septiembre contra la reforma laboral porque 'el corazón le pedía' que el día de la huelga general estuviera cerca de los trabajadores y de los sindicatos debido al clima 'antisindical' que se respiró en los días previos al paro general.

El nuevo titular de la cartera de Trabajo, que jurará esta tarde el cargo, aseguró además, en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press, que viene 'ilusionado' al Ministerio y que llamará a sindicatos y empresarios en cuanto pueda 'con la esperanza de poder retornar a la senda del diálogo y la concordia social'.

'El día de la huelga acudí a la manifestación porque el corazón me lo pedía'

'Lo que hay que hacer ahora es ofrecer un marco de diálogo para desarrollar la reforma para que tenga plena efectividad. Nuestra historia nos dice que las reformas que tienen un buen grado de respaldo social funcionan mejor y ese es el objetivo del Gobierno: desarrollar con diálogo la reforma', señaló.

Gómez ha insistió en que hay muchos aspectos a desarrollar de la reforma laboral, que requerirán decretos y otras normas con rango de ley, y subrayó que el objetivo, por tanto, debe ser restaurar el diálogo social y 'tratar de reformar las cosas en la medida en que sea posible para obtener un alto grado de consenso'.

Dentro de este diálogo social y preguntado por el proceso electoral de la CEOE, el ministro afirmó que es importante que las organizaciones sociales tengan estabilidad en su dirección y cúpula, pues eso siempre favorece el diálogo. 'Si la CEOE culmina cuanto antes su proceso de renovación, los beneficiarios van a ser todos, toda la sociedad española', dijo.

En cuanto a cuándo creará empleo la economía española, el ministro se mostró convencido de que ya en 2011 se generará empleo neto en España, aunque 'no demasiado'.

Gómez recordó que en España se han perdido 2,1 millones de empleos, cuatro de cada cinco en la construcción o en sus servicios auxiliares. 'El problema es que hay que superar y detener el desplome inmobiliario y luego generar empleo suficiente para el conjunto de los sectores productivos, que sea capaz de absorber la mano de obra perdido en la construcción'.

El ministro aseguró que la fase demográfica actual 'no es demasiado exigente', pues permite una alta absorción de la mano de obra, pero ha precisado que, como la recuperación será lenta, la política laboral a desarrollar tiene que centrarse en ayudar a recuperar empleo de manera intensa.

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, espera que el nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, sea 'coherente' con lo que ha escrito y con su gesto de acudir a la manifestación sindical del 29 de septiembre y dé marcha atrás en la reforma laboral porque hay cosas en la misma que deben ser 'reversibles'.

'Si no asumía la reforma laboral, tendrá que ver de qué margen dispone para cambiarla. Esto no va de reglamentos, algunas medidas ya están causando estragos. Con los reglamentos no es posible modificar cosas como lo que supone la reforma en materia de despido', aseguró Toxo en declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press.

El secretario general de CC.OO. subrayó que Gómez tiene por delante una 'ardua tarea' y apuntó que lo primero que quieren saber los sindicatos es si va a dirigir realmente el Ministerio de Trabajo o va a ser el Ministerio de Economía, 'como ha hecho hasta ahora', el que marque la política laboral española.

Aunque Toxo cree que la crisis de Gobierno debería haberse efectuado antes, considera que ahora, de lo que se trata, es de ver si esta remodelación del Ejecutivo se traduce en un cambio en sus políticas. 'Ese será el verdadero test que nos dirá si estamos ante un cambio de orientación o no', ha indicado Toxo, quien se ha negado a darle 100 días de gracia al nuevo Ejecutivo alegando que 'no hay tiempo' para ello.