Público
Público

Vecinos y ONG desvinculan la mendicidad del deterioro

Ana Botella dice ahora que la gente sin hogar de Madrid es "la cosa" por la que más ha trabajado en su vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las declaraciones el martes de la delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella (PP), vinculando la presencia de los sin techo en el centro de Madrid con la suciedad 'son una dificultad añadida', dijo, para mantener limpia la ciudad provocaron ayer las reacciones de partidos políticos, asociaciones de vecinos y ONG que trabajan la exclusión social. En España hay entre 25.000 y 30.000 personas sin hogar, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Botella se desdijo ayer de sus palabras y afirmó que era 'absolutamente' mentira que hubiese responsabilizado a los indigentes del deterioro de algunas calles del distrito Centro, informa Europa Press.

Solidarios para el Desarrollo critica que faltan recursos municipales

Fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente que ella dirige señalaron que todo se había debido a una 'mala interpretación' de sus palabras. 'Una cosa es describir el distrito Centro y decir que en él hay personas sin hogar y otra es hacer una relación entre ellos y la suciedad', insistieron.

Isabel Rodríguez, presidenta de la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (Acibu) uno de los barrios más castigados por la suciedad, recalcaba ayer que los sin techo 'nada tienen que ver con que Madrid esté sucio'. 'El problema radica en que, de un tiempo a esta parte, hay menos barrenderos, se recoge menos la basura, no se vacían los contenedores con regularidad...', lamentaba.

Según Moisés Torres, secretario general del sector de Limpieza Viaria de UGT, el ayuntamiento 'debe, como mínimo, 200 millones de euros' a las empresas subcontratadas para la limpieza de la capital. Torres denuncia que los meses de verano no se cubrieron las vacaciones de los operarios, informa César Finca.

IU asegura que, en la Plaza Mayor, se echa a los mendigos a manguerazos

Mientras, Roberto Tornamira, de la Federación de Servicios (FES) de UGT, denuncia que el consistorio recorta personal por culpa de su endeudamiento: 'En eso Gallardón y Botella sí que son campeones olímpicos'.

El intento de rectificación de Botella tampoco convenció ayer a los que cada noche ayudan a pie de calle a los mendigos. 'Como mínimo son unas declaraciones desafortunadas. Nadie está en la calle por gusto, es un problema demasiado importante como para frivolizar', criticó Jesús Sandín, portavoz de la ONG Solidarios para el Desarrollo, que ayuda a los más de 600 sin techo que habitan la capital. 'No podemos soslayar que las personas sin hogar producen un efecto negativo en las calles. Seríamos ciegos si lo negáramos, pero no hay que hostigarlos por ello', agrega.

Sonia Olea, responsable del programa de sin techo de Cáritas Española, coincide con Sandín en que 'en las ciudades no hay recursos suficientes ni de calidad'. 'Hay gente durmiendo en la calle porque no hay plazas suficientes en los albergues', señala Olea. Esta experta advirtió, además, que los indigentes 'no crean conflictos sociales, sino que son objeto de esos conflictos; no son personas agresivas, siempre son las víctimas'.

Ana Botella también se jactó de que 'la gente sin hogar' es 'la cosa' por la que más ha trabajado en su vida. La concejala fue, durante un tiempo, responsable del área de servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid. Para Sandín, lo que debería hacer el consistorio madrileño es detectar el proceso de exclusión social de manera previa antes de que la persona termine en la calle. 'Sólo atienden cuando el afectado ya lleva mucho tiempo en la calle. Antes de culpabilizar a las personas sin hogar, la Administración tendría que mirar qué recursos está proporcionando', reflexiona.

Desde la Fundación Rais, otra ONG que ayuda a los indigentes, su presidente, José Manuel Caballol, reitera el argumento de que los sin techo 'son víctimas de la violencia, no son provocadores'. Sonia Olea, desde Cáritas, pone un ejemplo de esa estigmatización: 'Cuando hemos ido a colegios a hacer campañas de sensibilización, la primera reacción de los niños es que las personas sin hogar son personas malas, que están en las esquinas y en los bancos'. Si los datos desvinculan al colectivo con el deterioro y la violencia, ¿por qué la estigmatización? 'Porque nos molestan, nos da vergüenza su presencia porque es la señal de que algo no estamos haciendo bien. Miramos para otro lado cuando los vemos. Hay poca gente que les mire a los ojos o que les diga hola', afirma Olea.

'Estoy sorprendida e indignada', señaló ayer Raquel López, portavoz municipal de Medio Ambiente de IU. López fue la concejala que, un día antes, preguntó a Ana Botella por la suciedad del distrito Centro. 'Me contestó que tenía localizados 60 puntos de la ciudad en los que dormían 200 mendigos y que su presencia suponía una dificultad añadida para mantener limpia las calles. Eso consta en un acta, así que no diga ahora que no lo dijo', denuncia.

A López le parece 'increíble' que la dirigente conservadora 'utilice a seres humanos' a la hora de responder a una pregunta sobre basura. 'La presencia de indigentes representa el fracaso de las políticas sociales de este ayuntamiento', sostiene López. Y va más allá: 'IU ha denunciado que, en la Plaza Mayor, [los responsables de la limpieza] echan manguerazos de agua a los mendigos para que se vayan de allí. Así no se trata a los seres humanos'.