Público
Público

Zapatero prescinde de Caldera en el Gobierno

El presidente encomienda al que fue su mano derecha en la oposición crear una gran fundación de pensamiento // Le sustituye por el catalán Celestino Corbacho en Trabajo y en Inmigración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jesús Caldera no estará en el Gobierno cuya composición anunciará oficialmente hoy José Luis Rodríguez Zapatero, tras tomar posesión del cargo de presidente del Gobierno ante el rey. En el nuevo Gabinete, en el que se produce una importante reordenación de competencias y para el que el presidente repesca a Miguel Sebastián en Industria, habrá cinco caras nuevas, tres de ellas mujeres, que, por primera vez, serán más que los hombres.

 El que fuera el primer aglutinante de Nueva Vía, el grupo que en 2000 aupó a Zapatero al liderazgo del PSOE, su portavoz parlamentario en la oposición y el coordinador del programa electoral, no estará en el nuevo Ejecutivo. Tendrá un nuevo cometido, vinculado a la puesta en marcha de una gran fundación de pensamiento del PSOE, al estilo de la FAES del PP.

Su salida del Ejecutivo, cuando su nombre se barajó incluso como aspirante a una vicepresidencia, se achaca a que Zapatero no estaría satisfecho con la elaboración del último programa electoral ni con la “pésima venta de su extraordinaria gestión” al frente del macro ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Algunas fuentes apuntaban también a roces con el vicepresidente económico, Pedro Solbes.

Un ‘Corcuera’ en Trabajo

Para sustituir a Caldera en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, que se desgaja de Asuntos Sociales –la mayoría de sus competencias pasan a Educación–, el presidente ha elegido al alcalde catalán Celestino Corbacho, un inmigrante extremeño sin estudios universitarios con el que quiere transmitir la imagen de que coloca a un trabajador al frente de ese Departamento, al estilo de lo que hizo Felipe González cuando nombró ministro a José Luis Corcuera.

 Si Corcuera  era electricista de profesión,  Celestino Corbacho, que cuando tenía 13 años emigró a Catalunya desde su Extremadura natal, donde su padre se dedicaba a labores agrícolas, trabajó como chico de los recados en una imprenta y luego como montador y vendedor de muebles, y otros oficios similares,  hasta que se profesionalizó en la política.

La incorporación de Corbacho permite, además, que el PSC mantenga la cuota de dos ministros, ya que Joan Clos sale de Industria. El alcalde de L'Hospitalet de Llobregat y presidente de la Diputación de Barcelona se ganó la confianza de Zapatero durante la crisis ferroviaria en Catalunya y llegó al PSC desde la Federación Catalana del PSOE.

Equilibrios territoriales

Con su incorporación y la continuidad de Carme Chacón, que pasa a Defensa, los socialistas catalanes, que fueron decisivos en la victoria electoral, mantienen su cuota de dos ministros.

La presión del líder de los socialistas andaluces y presidente del PSOE, Manuel Chaves, resultó determinante para  la permanencia de Magdalena Álvarez, que seguirá en Fomento.  Además, se incorpora como responsable de un nuevo Ministerio de Igualdad la gaditana Bibiana Aído, una joven de 31 años que es directora general de la Agencia del Flamenco.

También los socialistas vascos obtienen un reconocimiento con Cristina Garmendía Mendizábal como responsable de un nuevo departamento de Ciencia e Innovación, que incorpora las competencias de Universidades. Presidenta de la biofarmacéutica Genetrix, esta bióloga y emprendedora, destaca por su capacidad de captar inversiones para proyectos de innovación.

De las cinco nuevas incorporaciones, tres son mujeres y dos hombres. A las dos citadas se suma Beatriz Corredor, concejal del Ayuntamiento de Madrid, como nueva titular de Vivienda.

Además de Caldera y Clos, sale del Gobierno Cristina Narbona. Las competencias de Medio Ambiente las asume, con las de Agricultura, Elena Espinosa.

 

1. Nueve frente a ocho // Zapatero ha ido a más. El nuevo Ejecutivo quedará integrado por nueve mujeres y ocho hombres. Es decir, el 53%. Y es una mujer, De la Vega, la que, como en la anterior legislatura, acumula más poder. Sobre sus hombros descansa la Vicepresidencia Primera, el Ministerio de la Presidencia y la Portavocía del nuevo Gabinete.

2. Se cancela el desequilibrio // Con la última reestructuración, en julio de 2007, Zapatero desequilibró ligeramente el Ejecutivo. Situó a nueve hombres y a siete mujeres. Era la primera vez en la que se deshacía la paridad perfecta 50-50%.

3. Se hace historia // En 2004, Zapatero creó por vez primera un Gobierno igualitario. Ahora, vuelve a hacer historia al primar a las mujeres.