Publicado: 07.01.2015 12:22 |Actualizado: 07.01.2015 21:40

Doce muertos en un atentado contra la sede de la revista que publicó caricaturas de Mahoma

Tres hombres encapuchados y portando kalashnikovs han provocado una masacre en las oficinas del semanario francés Charlie Hebdo al grito de "vamos a vengar al profeta" y después han logrado huir. Hay una decena de heridos, cuatro de ellos críticos. Se ha activado el máximo nivel de alerta terrorista

Publicidad
Media: 2.46
Votos: 13
Comentarios:
Los servicios de urgencias trasladan a uno de los heridos en el atentado a la sede de Charlie Hebdo. /REUTERS
Los servicios de urgencias trasladan a uno de los heridos en el atentado a la sede de Charlie Hebdo. /REUTERS
Un agente de Policía da indicaciones en las inmediaciones de la revista 'Charlie Hebdo'. /AFP
Un agente de Policía da indicaciones en las inmediaciones de la revista 'Charlie Hebdo'. /AFP
Bomberos meten en una ambulancia a uno de los heridos en el tiroteo en la sede de Charlie Hebdo. /AFP
Bomberos meten en una ambulancia a uno de los heridos en el tiroteo en la sede de Charlie Hebdo. /AFP
Bomberos y policías en la entrada de la revista 'Charlie Hebdo'. /AFP
Bomberos y policías en la entrada de la revista 'Charlie Hebdo'. /AFP

PARÍS.- Doce personas han fallecido en un ataque terrorista a la sede central en París del semanario satírico Charlie Hebdo, que en el pasado ha publicado varias caricaturas del profeta Mahoma. El propio presidente francés, François Hollande, ha confirmado que se trata de un atentado terrorista. Entre los fallecidos hay dos agentes de Policía y diez miembros de la publicación. Otras diez personas han resultado heridas, entre ellas cuatro "se debaten entre la vida y la muerte".

Según las autoridades galas, tres hombres encapuchados y portando rifles kalashnikov han irrumpido este miércoles pasadas las 11 de la mañana en las oficinas del periódico y sin previo aviso han comenzado a disparar de manera indiscriminada al grito de "vamos a vengar al profeta". Tras perpetrar la masacre y al salir del edificio intercambiaron disparos con varios policías y huyeron inicialmente en un Citroen C1 negro.

El vehículo fue abandonado en la calle de Meaux, cerca de la puerta de Pantin en el distrito XIX, explicó Emmanuel Quemener, portavoz de la policía, que ha desplegado un enorme dispositivo para dar caza a los terroristas. 

"Se han movilizado todos los medios para detener a los tres criminales y que sean castigados con la dureza que merece el acto bárbaro que han cometido", declaró por su parte Bernard Cazeneuve, el ministro francés del Interior.



Entre los muertos se encuentran Stéphane Charbonnier, alias Charb, director de la revista, y otros tres de los principales dibujantes de la publicación: Cabu, Tignous y Wolinski. Igualmente figura entre las víctimas mortales el economista Bernard Marid, cronista habitual de la emisora de radio pública France Inter y colaborador del semanario satírico. El ataque se ha producido cuando estaba teniendo lugar la reunión editorial semanal.

Varios empleados del periódico corrieron a refugiarse en el tejado del edificio, huyendo de la masacre. En algunos de los vídeos aficionados que se han grabado desde las azoteas colindantes se puede escuchar cómo los terroristas gritaban desde la calle "Alá es el más grande". El presidente de la región de Ile de France, en la que se halla París, Jean-Paul Huchon, que ha acudido a las instalaciones, ha asegurado que "ha sido una carnicería" (VER FOTOGALERÍA).

En este impactante vídeo se muestra cómo los dos atacantes, vestidos por completo de negro, disparan a un agente de Policía y le rematan cuando está herido en el suelo y después se suben a Citroën negro para emprender la huida:​

En este otro grabado por el periodista Martin Boudot desde la azotea del edificio donde se encuentra la agencia de noticias Première Ligne, muestra el momento en el que se inicia un tiroteo en la calle entre los atacantes y varios agentes de Policía.  

En este otro vídeo, el periodista Benoit Bringet, de la agencia Première Ligne, narra los hechos de los que ha sido testigo.

Tanto el presidente francés François Hollande como el ministro del Interior Bernard Cazeneuv se han desplazado de inmediato a la zona donde se ha producido el ataque, así como la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. Nada más llegar al lugar, Hollande ha asegurado ante los medios congregados que "no hay ninguna duda de que se trata de un ataque terrorista".

"En estos momentos hay que hacer bloque, mostrar que somos un país unido", señaló antes de explicar que se está buscando a los autores de esta acción, que se dará con ellos y tendrán que comparecer ante la justicia. Hollande reconoció que "sabíamos que estábamos amenazados, como otros países del mundo", y que en las últimas semanas se habían desbaratado otras acciones terroristas. Vinculó esas amenazas a que Francia es "un país de libertad" y puso el acento en que "nadie puede pensar que puede actuar en Francia contra los valores de la República".

Hollande desvela que en las últimas semanas se han desbaratado otros planes terroristas

El jefe del Estado ha convocado una reunión con los ministros con competencias en materia de seguridad. Tras el encuentro, Hollande se ha dirigido a los franceses en un discurso solemne en televisión a través del cual ha anunciado el decreto de un día de luto nacional para este jueves.

La prefectura de Policía de París ha tomado medidas para reforzar la seguridad ante los locales de diversos medios de comunicación y en las estaciones de metro y ferrocarril de la capital. El Gobierno ha decidido además elevar el llamado "Plan Vigipirate" contra acciones terroristas a su máximo nivel, "alerta de atentados".

Vincent Justin, un periodista que trabaja en un edificio junto a la sede del semanario satírico, que había sido objeto de amenazas en el pasado por haber publicado caricaturas de Mahoma, explicó que fueron dos personas las que entraron en la redacción y dispararon contra el personal. De acuerdo con Justin, los autores de la masacre reivindicaron su acción con la frase "vamos a vengar al profeta".

France Info señaló que dos vehículos estaban esperando para ayudar a escapar del lugar a los dos hombres, que iban armados con rifles kalashnikov. 

Este ha sido último tuit publicado por Charlie Hebdo, este mismo miércoles: 

Una revista perseguida por el fanatismo religioso

Charlie Hebdo ha sufrido el peor de los ataques que ha tenido que soportar en los últimos años después de publicar en varias ocasiones caricaturas del profeta Mahoma, algo prohíbido por el Islam. Uno de los últimos ataques contra la revista tuvo lugar en 2013 cuando piratas informáticos saturaron su página web, probablemente a causa de la publicación de un suplemento especial con una biografía en cómic sobre Mahoma.

En septiembre de 2012 también publicó caricaturas de Mahoma, poco después de haberse producido diversos ataques a embajadas y consulados occidentales en países musulmanes por la difusión de un vídeo crítico con el islam. La publicación del semanario se agotó en los kioscos el miércoles 19 de septiembre de 2012, día de su salida, por lo que fue reeditada dos días más tarde.

Estos hechos tuvieron lugar un año después de que la redacción del semanario satírico fuera incendiada tras haber publicado otras viñetas del profeta. Concretamente, el 2 de noviembre de 2011, la sede del semanario fue incendiado después de publicar un número sobre la victoria de los islamistas en Túnez.

Anteriormente, en 2006, tuvo problemas por reproducir las caricaturas de Mahoma. En una de esas viñetas, publicadas originalmente por el periódico danés "Jyllands-Posten" en septiembre de 2005, el profeta vestía un turbante-bomba con la mecha encendida. Las imágenes provocaron la ira de los islamistas radicales en varios países, y el periódico recibió amenazas y llegó a ser denunciado por injurias con base religiosa.