Publicado: 19.07.2016 11:10 |Actualizado: 20.07.2016 13:09

15 personas siguen en estado crítico tras los atentados de Niza

El presidente francés, François Hollande, reiteró los llamamientos a la unidad frente a "los fanáticos" que quieren dividir el país.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El primer ministro galo, Manuel Valls, el presidente de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul y exalcalde de Niza, Christian Estrosi, y la ministra gala de Sanidad, Marisol Touraine (izq). EFE/Olivier Anrigo

El primer ministro galo, Manuel Valls, el presidente de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul y exalcalde de Niza, Christian Estrosi, y la ministra gala de Sanidad, Marisol Touraine (izq). EFE/Olivier Anrigo

PARÍS.- El presidente francés, François Hollande, señaló hoy que 15 heridos en el atentado de Niza del pasado jueves, que causó 84 muertos, siguen "entre la vida y la muerte" y reiteró los llamamientos a la unidad frente a "los fanáticos" que quieren dividir el país.

En un discurso centrado en la lucha antiterrorista en el centro de entrenamiento de la Gendarmería en Saint Astier, en Dordoña, Hollande dijo que el ataque de Mohamed Bouhlel, que arrolló en Niza con un camión a la multitud que asistía a los fuegos artificiales de la Fiesta Nacional, provocó heridas a 331 personas.

"Nada nos hará ceder. Estamos decididos, con el Gobierno de Manuel Valls, a tomar todas las medidas útiles para proteger a los franceses dentro del respeto de la democracia", dijo, en alusión a las críticas de la oposición de derechas, que considera que no se hizo lo necesario para evitar el atentado y pide endurecer el dispositivo antiterrorista.



El jefe del Estado socialista, que insistió en que hay que "preservar más que nunca (la) cohesión nacional" y "tomar todas las medidas compatibles con nuestras reglas y con nuestro derecho", también pidió a los franceses que se sumen a la reserva, con la que se quieren reforzar las misiones de las fuerzas del orden.

En lo que parece una alusión a los abucheos el lunes al primer ministro, Manuel Valls, que asistió al minuto de silencio en homenaje a las víctimas en el paseo de los Ingleses de Niza, donde se produjo el atentado, Hollande señaló que "después de un drama así, el enfado es legítimo (...) pero eso no puede degenerar en el odio y la sospecha".

Hizo hincapié en que si debatir "es necesario para conocer la verdad cuando se produce una tragedia de esta amplitud", no se puede poner en peligro "la unidad indispensable" ni "la cohesión necesaria".

El atentado, reivindicado por el Estado Islámico, causó 84 muertos y 303 heridos

Hollande justificó "por el atentado y por los riesgos de réplica" la prórroga del estado de emergencia, que se está tramitando en el Parlamento con carácter urgente, cuando pocas horas antes del ataque de Niza él mismo había indicado que se levantaría a partir del 26 de julio.

El proyecto de ley, adoptado masivamente la pasada madrugada por la Asamblea Nacional y que va a ser examinado esta tarde en el Senado, prevé alargar seis meses más el estado de emergencia e integra nuevas medidas, como la posibilidad de investigar las informaciones de teléfonos y ordenadores requisados en registros de domicilios realizados sin autorización judicial.

"Este texto se ha completado con todo lo que puede incrementar la eficacia sin romper el Estado de derecho", aseguró, antes de advertir a los que quieren medidas "de excepción" que se correría el riesgo de "ceder en nuestras libertades sin ganar nada en seguridad".