Público
Público

ACNUR denuncia un aumento de los desplazados para la próxima década

La organización de la ONU para los refugiados presenta su último informe sobre los desplazados en el mundo. Pide compromiso político para solucionar los problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Las tendencias actuales del desplazamiento forzado están poniendo a prueba el sistema internacional de ayuda humanitaria en un grado que no tiene  precedentes'. Así de contundente se muestran las conclusiones del último informe de ACNUR sobre la situación de los refugiados en el mundo que se ha presentado hoy en La Casa Encendida de Madrid con motivo del 62º aniversario de la creación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Lejos de encontrar solución al drama que viven millones de personas en países en conflicto, la organización de la ONU para los refugiados asegura que 'el desplazamiento seguirá aumentando en la próxima década'. En esta retrospectiva de los últimos seis años, ACNUR no sólo ha visto crecer el número de conflictos, sino también los cambios que se han producido en la naturaleza de éstos. 'Cuando se creó ACNUR, las partes de una guerra eran claramente identificables, pero ahora es más difícil', aseguraba Mariela Daniel, representante de ACNUR en España.

Ejemplos como el conflicto de Malí o el de Siria, donde operan grupos étnicos o religiosos junto a la violencia política y entre comunidades, ponen de manifiesto la dificultad para actuar que sufren las organizaciones humanitarias, 'que ya no son consideradas neutrales por muchos de los actores de un conflicto', ha explicado Manuel Sánchez Montero, jefe de la Oficina de Acción Humanitaria de AECID. Esto ha llevado a una notable reducción del espacio humanitario en un contacto en el que 'la distinción entre combatientes y civiles se ha vuelto poco nítida'.

2011 ha sido un año récord en cuanto a desplazamientos forzosos se refiere. 27,5 millones de personas fueron desplazadas internamente, no sólo por conflictos armados, sino también por otros nuevos como el cambio climático o la escasez a agua y alimentos. Casos como el de la crisis alimentaria que sacude el cuerno de África o la guerra de Libia ponen sobre la mesa los problemas, pero a la vista hay pocas soluciones.

'No es sólo que se multipliquen los conflictos, sino que los antiguos continúan sin solución'Mientras crecen los campamentos improvisados de refugiados de Somalia y aumentan las solicitudes de asilo de ciudadanos sirios, mientras nacen niños que no conocerán más que el entorno de una tienda de campaña en medio del desierto, mientras jóvenes migrantes se hacinan en centros de detención, la ayuda a la cooperación tiende a descender. Paradojas de la crisis económica: cuantos más crecen los problemas, más descienden los recursos.

'No es sólo que se multipliquen los conflictos, sino que los antiguos continúan sin solución', ha denunciado Maricela Daniel, quien ha pedido 'voluntad y compromiso político' para paliar los efectos sobre la población de países como Afganistán, Irak, Somalia, República Democrática del Congo o Costa de Marfil.

'Son muchos los desafíos a los que se enfrenta la acción humanitaria', apuntaba Mariela, quien destacaba los peligros a los que se enfrentan los cooperantes. 'Para actuar sobre el terreno necesitamos un mínimo de seguridad', demandaba mientras recordaba el secuestro de cooperantes en países como Malí o Argelia de este mismo año. Y es que, como destaca el informe, ' en la práctica, los agentes de violencia han burlado con frecuencia los principios humanitarios' dejando a las organizaciones en la tesitura de elegir entre 'unas opciones malas y otras aún peor' al tener que negociar con actores armados, entrañando un gran riesgo: la politización de la acción humanitaria.