Público
Público

Tras las amenazas de Francia, Ahmadineyad presenta un misil que apunta a Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mahmud Ahmadineyad es una caja de sorpresas. Lo mismo presenta un nuevo misil capaz de recorrer 1.800 kilómetros,  lo justo para que explote en Israel, que dice, antes de partir a Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU, que quiere presentar 'el buen modelo de vida iraní a otros países'.

La presentación del Ghadr (Poder), como se ha apodado al proyectil, se entiende todavía menos, cuando el propio Ahmadineyad pretende 'hablar directamente con el pueblo norteamericano, ya que el pueblo de este gran país no recibe noticias correctas de Irán'.

Si a eso se le añade que los camiones que portaban los misiles llevaban inscritas algunas de las frases más celebres del Ayatolá Jomeini: 'Israel debe ser eliminada del mapa' o 'Irán no reconoce a Israel', la situación es, cuanto menos confusa.

De ahí que no haya manera de interpretar sus mensajes. Para el presidente iraní, 'Irán es un poder influyente en la región y el mundo debería saber que su fuerza siempre ha servido a la paz, a la estabilidad, la hermandad y la justicia'.

Sin embargo, según fuentes oficiales, el Ejército ya tiene un plan para que sus aviones respondan bombardeando suelo israelí en caso de sufrir un ataque contra cualquiera de sus instalaciones nucleares.

Pero además, esta demostración de fuerza es muy inoportuna . Sobre todo después de que la semana pasada el ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, insinuara que habría que recurrir a la guerra con Irán si no frena su desarrollo nuclear.

El Ghadr tiene, según Irán, un alcance de 1.800 kilómetros. Eso le permitiría alcanzar objetivos en Israel y en las bases estadounidenses en la región.

El nuevo misil es una versión mejorada del Shahab 3, que tenía un rango de 1.300 kilómetros. Teherán afirma que el Ghadr ha sido desarrollado conjuntamente con expertos occidentales.