Publicado: 23.06.2015 20:27 |Actualizado: 24.06.2015 07:00

El apoyo de Israel a Al Qaeda causa disturbios en el Golán ocupado
y en el norte de Israel

La comunidad drusa está en pie de guerra contra las autoridades israelíes por la ayuda que Benjamín Netanyahu brinda a Al Qaeda y a otros grupos yihadistas que combaten contra el régimen de Damasco y contra los drusos sirios.

Publicidad
Media: 4.30
Votos: 10
Comentarios:
Ambulancia militar atacada por manifestantes drusos en Neve Ativ. / EFE

Ambulancia militar atacada por manifestantes drusos en Neve Ativ. / EFE

JERUSALÉN. - Dos graves incidentes que se desarrollaron en el norte de Israel y en el Golán el lunes y que han costado la vida de un combatiente en Siria han puesto en alerta al ejército y la policía israelíes, cuyos representantes se reunieron el martes para tratar de encauzar una situación que ha criticado el primer ministro Benjamín Netanyahu.

En los últimos tres días se han generalizado las protestas entre la comunidad drusa de Israel, que ha condenado la asistencia médica que Israel brinda a combatientes islamistas, incluidos yihadistas del Frente al Nusra, es decir Al Qaeda, que combaten a los drusos que viven en Siria, de la otra parte del Golán ocupado.



Las protestas arrancaron el 10 de junio, cuando trascendió que yihadistas del Frente al Nusra mataron en Siria a una veintena de drusos en una operación que luego desautorizó Al Qaeda, aunque desde entonces los drusos sirios se han visto implicados en otras batallas, lo que ha causado una fuerte alarma entre la comunidad drusa de Israel.

En un margen de menos de 24 horas, los drusos de Israel atacaron dos ambulancias militares que trasladaban a combatientes heridos en Siria a hospitales israelíes. En el segundo incidente arrojaron piedras contra una ambulancia, lograron detenerla, extrajeron de su interior a dos heridos, mataron a uno de ellos y dejaron gravemente herido al segundo.

Esto ocurrió muy cerca del pueblo de Maydal al Shams, que está en el Golán ocupado, y en él participaron unos 200 drusos tanto del Golán como del interior de Israel. En Israel viven aproximadamente 110.000 drusos, principalmente en pueblos específicos de la Galilea, mientras que en el Golán ocupado viven cerca de 20.000 drusos.

Los drusos del interior de Israel realizan el servicio militar y con mucha frecuencia son enviados a los territorios palestinos ocupados para aprovechar que son hablantes nativos de árabe. No obstante, dentro de la comunidad se han levantado voces distintivas que se oponen al servicio militar para no participar en la ocupación de Cisjordania.

Perseguidos por otras comunidades

La religión drusa se originó en la Edad Media y está establecida principalmente en Siria, donde viven 700.000, y en Líbano, donde hay unos 220.000, además de Israel y Jordania. Con frecuencia los musulmanes no los consideran musulmanes, y de tanto en tanto han sido perseguidos por otras comunidades, como ha ocurrido con prácticamente todas las minorías de la región.

En el conflicto sirio, los drusos han combatido en su mayor parte al lado del gobierno de Bashar al Asad, y esto ha suscitado choques entre ellos y otras milicias, especialmente las islamistas, que los consideran meros colaboracionistas del régimen.

Aunque los combates entre los drusos y el Frente al Nusra y el Estado Islámico han sido bastante limitados hasta ahora, los drusos de Israel han incrementado sus protestas contra el gobierno de Netanyahu por su colaboración con los yihadistas, y principalmente con Al Qaeda.

Los drusos de Israel siguen con mucha atención todo lo que se desarrolla del otro lado del Golán y afecta a la comunidad drusa siria. Saben que millares de yihadistas de Siria han sido atendidos en los hospitales israelíes, especialmente en el de la ciudad de Safed, y ya que muchos viven en la misma línea de alto el fuego con Siria saben de los contactos entre Israel y el Frente al Nusra y otros grupos yihadistas.

Los observadores de las Naciones Unidas en el Golán han registrado un gran número de contactos entre el ejército israelí y los yihadistas de Siria. No consta que Israel les entregue armas directamente a través del Golán pero existe la sospecha de que sí que lo hace a través de Jordania y Arabia Saudí.

Netanyahu condenó el incidente

Inmediatamente después de la muerte del combatiente el lunes, Netanyahu condenó enérgicamente el incidente, calificándolo de “muy grave”. El primer ministro añadió que nadie va a impedir que el ejército “cumpla su misión”. Por su parte, el titular de Defensa, Moshe Yaalon, declaró que Israel no está ayudando al Frente al Nusra, unas palabras que no comparten los drusos.

No menos preocupante ha sido la declaración de Avi Dichter, diputado en la Kneset, exministro y exjefe de los servicios secretos del Shin Bet. “En algún momento va a llegar la matanza de alawíes (en Siria) y esto puede acarrear también la matanza de drusos”, que en su mayor parte han apoyado a Asad durante el conflicto.

En medios políticos se teme que los últimos incidentes separen aún más a la comunidad drusa de la comunidad judía de Israel y cunda la desafección. Históricamente los drusos apoyaron a los judíos contra los demás árabes cuando se estableció el Estado en 1948 y tanto los dirigentes drusos como los judíos han hablado siempre de un “pacto de sangre” entre las dos comunidades.

En algunos pueblos drusos de la Galilea se han celebrado protestas y manifestaciones contra la ayuda de Israel a los yihadistas de Siria, una parte de los cuales provienen de distintas zonas del mundo musulmán. En estas protestas se han gritado consignas del tipo “Llevadlos (a los yihadistas heridos) a Afganistán y Paquistán, que es de donde son”.

Aunque el ejército y las autoridades políticas israelíes se han negado a identificar a los yihadistas heridos en Siria atendidos en los hospitales del país, un periodista del Yediot Ahronot publicó en mayo un artículo, así como un video, que no dejan dudas al respecto. El video se grabó en presencia de militares.

La tensión ha crecido más después de que los drusos hayan luchado al lado de las tropas leales a Asad contra el llamado Ejército Sirio Libre (ESL) por el control de un aeropuerto militar cercano a la ciudad drusa de Suweida, en el Golán sirio. El ESL está financiado y armado por la CIA y cada uno de sus milicianos cobra un salario de hasta 400 dólares al mes.