Público
Público

Berlusconi es absuelto de fraude fiscal en el caso Mediatrade

'Il Cavaliere' estaba acusado de fraude fiscal y apropiación indebida de derechos de televisión. Su hijo Pier Silvio sí será juzgado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No todo son malas noticias para Silvio Berlusconi. El primer ministro italiano fue absuelto esta mañana por la jueza Maria Vicidomini en el caso Mediatrade, en el que estaba imputado por fraude fiscal hasta 2009 y apropiación indebida de derechos de televisión en 2006.

La decisión llega después de una serie de audiencias preliminares en la que la magistrada ha decidido que las pruebas presentadas por la Fiscalía de Milán contra Il Cavaliere no son suficientes.

Sí irán a juicio a partir del 22 de diciembre su hijo Pier Silvio y el mejor amigo de Berlusconi, Fedele Confaloniere, que son respectivamente el vicepresidente y el presidente de Mediaset.  

'Esta vez nos hemos encontrado con un juez que ha querido escucharnos', dijo a los medios el abogado del premier, Niccolò Ghedini, nada más conocerse la noticia. 'Tenía que haber tomado la misma decisión con Pier Silvio', añadió.

La investigación de los fiscales milaneses Fabio De Pasquale y Sergio Spadaro sostiene que el grupo Berlusconi, en lugar de haber adquirido los derechos de una serie de películas estadounidense para ser emitidas en televisión directamente de la Paramount, lo hacía a través del productor egipcio Frank Agrama.

Este los compraba a un precio determinado y los revendía a otras empresas ficticias por un valor superior hasta que acababan en manos de Mediaset.

Con ese mecanismo, La Fiscalía, que ha anunciado un recurso ante el Tribunal Supremo, asegura que Berlusconi y Agrama amasaron unos 27 millones de euros que acabaron en cuentas en paraísos fiscales. Il Cavaliere, Agrama y su hijo Pier Silvio, eran sospechosos de haber defraudado al fisco 8 millones de euros gracias a esas operaciones.

De esta manera, el primer ministro italiano se libra de uno de los cuatro juicios que le agobiaban (Ruby, Mediaset y Mills son el resto), aunque aún se espera que pueda ser procesado por otros dos delitos. El primero sería la revelación de información secreta en diciembre de 2005, cuando uno de sus periódicos, el diario Il Giornale, publicó un pinchazo telefónico para enfangar a un líder de la oposición y que tuvo resultados devastadores para la izquierda de Romano Prodi, que estuvo a punto de perder las elecciones de 2006.

El segundo tiene que ver con la investigación sobre el caso Escort y el empresario Gianpaolo Tarantini, al que la Fiscalía de Nápoles acusó en un primer momento de haber chantajeado a Berlusconi pidiéndole dinero a cambio de no revelar que sabía de la participación de prostitutas en sus fiestas. A medida que avanzaron las pesquisas, la Fiscalía concluyó que el propio Berlusconi debería ser investigado por haber inducido a Tarantini a mentir a los fiscales.

Después de una disputa entre varias fiscalías (Roma, Nápoles y Bari) para saber a quién le correspondía la competencia del caso, se espera que en las próximas semanas, el premier pueda verse envuelto.