Público
Público

China dice que ya hay signos de que supera la crisis

El jefe del Banco Central es optimista, pese al cierre de miles de fábricas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras la crisis económica mundial se agrava, China volvió este viernes a mostrar su confianza en las perspectivas de recuperación de su economía. Un día después de que el primer ministro chino, Wen Jiabao, asegurara que China logrará alcanzar el crecimiento previsto del 8% en 2009, el gobernador del Banco Central destacó que la economía china ha dado los primeros signos de 'estabilización y recuperación'.

Algunas cifras reveladas esta semana por la prensa china informan de que la caída del Índice de Gestión de Compras (que indica la expansión industrial) en febrero fue menor que en los últimos meses.

'Esto significa que nuestras políticas empiezan a hacer efecto', dijo en rueda de prensa el gobernador del Banco Central, Zhou Xiaochuan.

China anunció en noviembre un plan de 4 billones de yuanes (464.000 millones de euros) para reactivar la economía en dos años. Pero algunos analistas creen que todavía es prematuro ver señales de recuperación, teniendo en cuenta que el crecimiento de la economía china ha ido ligado a las exportaciones.

La caída de la demanda internacional por culpa de la crisis ha obligado a cerrar miles de fábricas durante los últimos seis meses, dejando a más de 20 millones de trabajadores inmigrantes en paro.

El mensaje optimista de Wen y del gobernador del Banco Central no vino acompañado de nuevas medidas para reactivar la economía, tal y como especulaban muchos inversores. Los rumores sobre inversiones extraordinarias provocaron un repunte de la bolsa en los días anteriores a la Asamblea del Partido Comunista que comenzó el jueves pero ayer el mercado volvió a caer.

Las medidas de rescate se aumentarán si es necesario, según Zhou. El plan de estímulo inicial está dirigido a proteger sectores industriales clave, como el automóvil, el acero y el textil, y a estimular el consumo doméstico mediante inversiones millonarias en sanidad pública y educación. Aumentar el bienestar social es necesario para fomentar el consumo ahora que la economía no puede depender de las exportaciones.

El aumento acelerado de la deuda pública para financiar el paquete anticrisis tiene preocupado al Banco Central y puede provocar una nueva devaluación del yuan. Un yuan débil favorece las exportaciones chinas, pero causa desequilibrios en la balanza comercial de EEUU y el resto de socios comer-ciales de China.