Público
Público

Cientos de diplomáticos huyen de la escalada de violencia en Yemen

Obama telefonea al rey saudí, Salman bin Abdulaziz, para expresarle su apoyo a la operación militar de la coalición liderada por Arabia Saudí en el país contra los rebeldes hutíes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manifestación anti-hutí y en apoyo del presidente Abdu-Rabbu Mansour Hadi en la ciudad de Ibb, en el centro de Yemen. REUTERS/Mohammed al-Moailme

SANÁ.- El enviado especial de la ONU para el Yemen, Yamal Benomar, y más de 300 personas, entre funcionarios del organismo internacional, cooperantes, representantes de empresas internacionales y sus familias, se preparan para abandonar el país árabe.

La inminente salida de estos responsables extranjeros se produce en el marco de la escalada de la violencia en el Yemen, donde una coalición árabe -liderada por Arabia Saudí- comenzó el pasado jueves a bombardear posiciones de los rebeldes hutíes.

Según confirmó una fuente de la ONU, todos ellos están a bordo de tres aviones en la pista del aeropuerto internacional de Saná, y se espera que despeguen en un par de horas. 

El propio aeropuerto de Saná ha sido blanco de los bombardeos, el último anoche, y las autoridades han tenido que reparar tres socavones producidos por estos ataques en una pista.

Benomar viajará primero a Adis Abeba y luego está previsto que se dirija a Egipto para participar en la cumbre árabe, que comenzó hoy en la localidad de Sharm al Sheij. Los otros dos aviones tienen como destino Yibuti, agregó la fuente. Benomar ha mediado en los últimos meses en la crisis entre el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y el movimiento chií de los hutíes, que tomó el poder en febrero pasado.

El pasado día 22, el enviado especial advirtió del grave deterioro que ha sufrido la situación en el Yemen y aseguró que el conflicto podría desembocar en algo similar a lo que se vive en Irak, Siria y Libia.

La Marina saudí, por su parte, ha evacuado a 86 diplomáticos saudíes y extranjeros de la ciudad costera yemení de Adén, y los ha trasladado a la saudí de Yeda, según informaron hoy los medios saudíes. Los diplomáticos, procedentes de países árabes y occidentales, abandonaron anoche Adén en dos barcos y con la cobertura de aviones con una unidad de comandos, explicó Una fuente militar saudí, citada por el periódico Asharq al Awsat.

La situación en Adén es caótica ante la falta de una autoridad y en la ciudad se están produciendo saqueos en arsenales del Ejército y una cacería contra los miembros del grupo chií de los hutíes. En Adén estableció el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, la sede de su gobierno en febrero pasado, cuando huyó de Saná después de que los hutíes se hicieran con el poder. Hadi salió hace dos días de la ciudad con dirección a Riad y ayer llegó a la localidad egipcia de Sharm al Sheij para participar en la cumbre árabe.

El pasado jueves, Arabia Saudí, a la cabeza de una coalición árabe, comenzó a bombardear posiciones de los hutíes en el Yemen, para evitar que tomaran Adén. En el primer día de esa ofensiva, dos pilotos saudíes se estrellaron en el Golfo de Adén por un problema técnico en su caza, y fueron rescatados por militares estadounidenses, según informaron anoche fuentes del Pentágono.

Apoyo de EEUU

A solicitud de Arabia Saudí, EEUU acudió al rescate de los pilotos con un helicóptero HH-60 que salió de la base regional de Yibuti.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, telefoneó al rey saudí Salman bin Abdulaziz para expresarle su apoyo a la operación militar de la coalición contra los rebeldes hutíes. "El presidente y el rey Salman coincidieron en que el objetivo colectivo es conseguir una estabilidad duradera en Yemen mediante una negociación política facilitada por las Naciones Unidas que involucre a todas las partes", informó la Casa Blanca en una nota.

La llamada se produjo en la segunda jornada de la operación árabe "Tormenta de la Firmeza" contra el movimiento chií, en la que participan Arabia Saudí, Kuwait, Catar, Emiratos, Baréin, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán. Estados Unidos no se implicará directamente en el terreno pero ha ofrecido apoyo logístico y de inteligencia.