Público
Público

Los congoleños votan en un caos surrealista

Ataques y tiroteos en Lumumbashi en la jornada electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un charco en el portal de la sede electoral de Katanga pone a prueba el equilibrio de oficiales y observadores, obligados a pasar por un cómico ritual de entrada. Trajeados ellos, con tacones ellas, las autoridades tienen que calcular bien la distancia entre las tres piedras que ejercen de camino seco al interior del corazón electoral de la rica provincia minera al sur de la República Democrática del Congo.

Luego se dan de bruces con los esqueletos chamuscados de los dos todoterrenos de la Comisión Electoral, a los que un grupo de personas prendió fuego en Lubumbashi. El caos y el surrealismo organizativo reinante en la sede era la imagen viva de los comicios presidenciales y legislativos que se celebraron ayer en el país. Tensión, parsimonia, desorganización y confusión. Mientras las votaciones se sucedieron bajo la calma en la capital, Kinshasa, hubo incidentes en otras poblaciones; los más graves, en Lubumbashi.

El presidente Kabila es favorito ante una oposición que no ha hecho frente común

Dos policías y un civil resultaron muertos durante un ataque a un centro de votación y hubo varios tiroteos durante el día, lo que dejó las calles poco transitadas y una tranquilidad teñida de prudencia y miedo. Entre la rareza que provocaba un ambiente marcial y el retraso en la apertura de colegios, al anochecer aún quedaban ciudadanos que no sabían dónde tenían que votar.

Entre los rostros de los candidatos (con su foto en la papeleta para facilitar la tarea a los que no saben leer), se perfilaba como favorito Joseph Kabila, el joven e introvertido presidente saliente que aspira a renovar el cargo frente a una oposición fraccionada y bajo sospechas de fraude, sencillo de camuflar entre los enormes problemas logísticos.

El viejo Etienne Tshisekedi, el histórico oponente que ha desafiado a todos los que han gobernado Congo desde Mobutu, presentó su candidatura sin lograr un pacto con los otros candidatos para hacer frente común contra el hijo del asesinado Laurent Desirée Kabila, que llegó a la Presidencia para suplir el hueco tras la súbita muerte de su padre. Después de liderar un Gobierno de transición durante cinco años, venció en las elecciones de 2006 y, sigilosamente, a sus 40 años, ya lleva una década al frente de la nación.

El gigantesco Congo es el peor país del mundo para vivir pese a sus riquezas

Considerado el peor país del mundo para vivir, según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, la República Democrática del Congo es un extenso territorio (casi cinco veces más grande que España) incomunicado por la falta de infraestructuras y de instituciones sólidas.

Aunque posee el 70% del coltán mundial (imprescindible para las nuevas tecnologías) y el 30% de las reservas de diamantes, su tierra rica en minerales sigue manchada aún por el conflicto en el este del país (ubicado en la región de los Grandes Lagos). Pese a que la cifra de muertos provocados por la guerra llega ya a los cinco millones (es el segundo conflicto más mortífero tras la II Guerra Mundial), su existencia queda diluida entre la complejidad del país, que es pulmón y corazón de África, y los grandes intereses económicos que lo atenazan.