Público
Público

Denuncian una nueva expulsión de dos activistas españolas en el Sáhara Occidental 

La policía marroquí obligó a Laura Moreno y Andrea Sáez a abandonar el avión en el que viajaban a Casablanca acusadas de "reforzar al pueblo saharaui". Las jóvenes declaran que su propósito es "acabar con el bloqueo comunicativo que sufren ahí".

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5
Comentarios:

Imágenes del campamento de protesta que se formó en El Aiún, capital del Sáhara Occidental. | Efe

Dos activistas españolas pro saharauis fueron expulsadas anoche del territorio del Sáhara Occidental sin que la policía marroquí les permitiera salir del avión en el que habían llegado a El Aaiún procedentes de Las Palmas.

La catalana Laura Moreno y la vasca Andrea Sáez se dirigían al Sáhara Occidental para "acabar con el bloqueo comunicativo que sufren ahí", y tenían "previstas entrevistas con activistas y asociaciones". El propósito de las jóvenes era hacer "justamente lo que ellos (en referencia a las autoridades marroquíes) no quieren que hagamos" han declarado a Efe al llegar al aeropuerto de Barcelona.

Las jóvenes, que habían partido hace unos días de Barcelona, iban en un vuelo vespertino de Royal Air Maroc desde Las Palmas a El Aaiún, aunque no pudieron salir del avión porque la policía marroquí las hizo seguir hasta Casablanca, donde unos agentes también las esperaban y las retuvieron toda la noche hasta que cogieron otro avión de vuelta a Barcelona.

"Hemos pasado la noche en el aeropuerto de Casablanca en una zona de tránsito, con la policía, vigiladas todo el tiempo" 

Las dos mujeres se quedaron en el avión, que "se llenó de policías que en ningún momento se identificaron" y que les pidieron el pasaporte. En ese momento, según el relato de Sáez de Egilaz, un hombre y una mujer "vestidos de saharauis" les dijeron que ellas habían llegado allí "para reforzar al pueblo saharaui" y que eso "no estaba permitido" por las autoridades marroquíes. "En ese mismo avión nos enviaron a Casablanca", ha contado la activista vasca.

"Hemos pasado la noche en el aeropuerto de Casablanca en una zona de tránsito, con la policía, vigiladas todo el tiempo. Incluso si queríamos ir al lavabo también venían con nosotras", ha contado Sáez.

Las jóvenes han asegurado que no viajaban con ninguna organización en concreto, aunque tenían "un contacto" en su destino, y que el viaje "no estaba muy planeado" pero que llevaban "mucho tiempo con ganas de hacer algo así". Por esto mismo, aseguran "no tener ni idea de cómo" la policía marroquí tenían información de su viaje.

Las dos jóvenes activistas declaran que no les han dado "ninguna explicación" sobre su expulsión

Saéz de Egilaz ha dicho que en sus pasaportes no queda constancia de su expulsión aunque en Casablanca les dijeron que las expulsan de Marruecos, sin aclararles por cuánto tiempo, y ha denunciado que todos los agentes de Policía con los que han estado "en ningún momento se identificaron" y no les han dado "ninguna explicación" sobre su expulsión. Además, no han podido recuperar sus maletas porque los policías les dieron unos recibos con unos datos no válidos.

Sáez también ha lamentado que tuvieran que pagarse ellas mismas el billete de vuelta a Barcelona, por 215 euros: "no nos dejaban salir de ahí si no pagábamos el billete. Nos han dicho que si no pagábamos, podíamos estar ahí sentadas en la silla una semana".

Ninguna fuente marroquí ha confirmado la noticia, aunque por lo general nunca lo hacen, pese a ser habituales los casos de expulsión de activistas extranjeros afines al independentismo de los territorios del Sáhara Occidental.

"La expulsión de personas es bastante sistemática", ha afirmado Sáez, que ha recordado que la semana pasada dos periodistas estadounidenses también fueron expulsados de El Aaiún, un caso que también recogieron medios marroquíes y saharauis, aunque tampoco entonces las autoridades quisieron comentar el hecho.