Público
Público

Un diputado israelí anima a asesinar a Ahmadineyad

Considera que la muerte del líder iraní sería comparable al asesinato de Hitler en 1939

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diputado ultraderechista israelí Arieh Eldad ha declarado que Israel debería aprovechar la visita a Líbano del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, para asesinarlo, lo que, además, comparó con lo que habría pasado de haber matado a Adolfo Hitler en 1939, justo antes del Holocausto.

'Matar hoy a Ahmadineyad sería como haber matado a Hitler en 1939', dijo a la radio pública israelí Eldad, del partido Unión Nacional, que está en la oposición y cuenta con cuatro de los 120 asientos del Parlamento israelí. Eldad subrayó que 'la Historia y, por supuesto, la suerte del pueblo judío' habrían sido 'bien diferentes si en 1939 (año en que comenzó la Segunda Guerra Mundial) algún soldado judío hubiera logrado quitarse de en medio a Hitler'.

El legislador ultranacionalista defendió que el presidente iraní 'no debería regresar vivo a casa' si, mañana, cuando visite la frontera entre Líbano e Israel, 'un rifle del Ejército israelí le tiene en el punto de mira'. 'El Estado de Israel, que fue fundado para que el pueblo judío siempre fuese responsable de su propio destino y nunca afrontase de nuevo el peligro de exterminio, está hoy en día en posición de matar, en el sur del Líbano, al hombre que deslegitima su existencia y amenaza con aniquilarnos', argumentó.

Ahmadineyad 'no debería regresar vivo a casa'

Ahmadineyad fue recibido hoy en Beirut por el jefe del Parlamento libanés, Nabih Berri, ministros y diputados del grupo chií Hizbulá, mientras miles de personas hacían ondear fotos con su imagen y banderas de los dos países.

Posteriormente, en una rueda de prensa junto con su colega libanés, Michel Suleiman, el presidente iraní abogó por un Líbano unido y fuerte frente a Israel y subrayó que Teherán y Beirut 'comparten los mismos intereses y los mismos enemigos'. Ahmadineyad tiene previsto desplazarse mañana, jueves, a la frontera con Israel, en la que un centenar de personas se manifestó esta mañana en contra de su visita.