Público
Público

Los emigrantes españoles alumbran la Marea Granate

El colectivo aúna en todo el mundo a emigrados de cualquier edad en su lucha contra la austeridad del Gobierno

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

'Cuando te vas, te borras del mapa, le haces un favor al Gobierno porque eres una cifra menos en la listas del paro'. Con esta crudeza habla Laura, miembro de la 15M London Assembly (15-M en Londres), que con cada una de sus palabras describe 'la sensación de abandono total' que tiene buena parte de los emigrantes españoles. Precisamente por eso, desde la capital británica el colectivo del 15-M ha alumbrado la Marea Granate, la marea del emigrante.

Aunque Carlos, otro de los miembros del movimiento, cuenta cómo 'tras la asamblea que celebramos el 15 de mayo ante la embajada de España la idea cobró forma', la Marea Granate llevaba mucho tiempo apareciendo en estos encuentros. 'Somos un colectivo como otro de los tantos que componen las Mareas Ciudadanas y decidimos tener identidad, con el granate como símbolo por el color del pasaporte'.

La Marea Granate nace con una doble vocación: por un lado, crear una red de asambleas internacionales capaces de coordinar acciones conjuntas simultáneas por todo el mundo. Y en las pocas semanas de vida que tiene, ya lo ha conseguido, puesto que la Marea Granate estará presente este 1-J en Londres, Montevideo, Río de Janeiro, París o Berlín, entre otras ciudades. En el caso de la marea británica, ésta participará en la manifestación de los 'Pueblos Unidos Contra la Troika' que partirá del ministerio de Economía y acampará todo el fin de semana ante la embajada de España. Allí no sólo debatirá la continuidad y consolidación de la Marea Granate sino que, además, realizará talleres en los que abordará asuntos como la reforma educativa.

'La austeridad y la represión policial hacen que el movimiento tenga sus altibajos' 'En España la gente cada vez lo pasa peor', explica Laura, 'y la austeridad y la represión policial hacen que el movimiento también tenga sus altibajos, como nos ha sucedido a nosotros aquí'. Sin embargo, 'ahora la Marea Granate desborda ilusión, cada vez se nutre de más gente, mucha de ella que trae su activismo desde fuera, y creemos que tenemos la energía para poder tirar también nosotros del carro y echar un cable a los compañeros de España'.

La ayuda al emigrante pasa por ser el segundo de los objetivos de la Marea Granate. 'Cada vez llega más gente a Londres y en peores condiciones', relata Carlos, 'sin apenas ahorros y sin idea de inglés, desesperados por la situación que vivían en España'. En estas circunstancias, el activista cuenta lo 'fácil que es que te exploten, que un casero te time o mil y una cosas de este país que la gente cuando llega desconoce'.

En este sentido, la Marea Granate ya trabaja para ver cómo articular mecanismos de ayuda al emigrante si bien es cierto que, como indica Laura, 'es un tema delicado por la cantidad de recursos que son necesarios'. Por este motivo y aunque aún se está perfilando, el colectivo baraja la creación de redes horizontales que sirvan de guía para los recién llegados, que en el último año se han multiplicado significativamente, así como 'la realización de talleres de, por ejemplo, cómo redactar un currículum', cuyo estilo en Reino Unido nada tiene nada que ver al español.

El colectivo baraja la creación de redes horizontales que sirvan de guía para los recién llegados 'En el colegio en el que trabajo cada vez se incorporan más niños españoles a mitad de curso, lo que da una idea del éxodo que está teniendo lugar en España', asegura Laura. Y es que, como ella misma explica, 'ni el 15-M ni la Marea Granate es cosa de jóvenes como muchos quieren ver. Ya cuando nacimos aquí en Londres hace dos años, el porcentaje de gente mayor era muy elevado y continúa siéndolo, cada vez más activo'. La activista es rotunda al explicar que el 15-M es mucho más que una acampada o una manifestación, destacando el trabajo que hay detrás y no se ve en las asambleas. 'A las personas de 40, 50 y 60 años les resulta más complicado unirse a una acampada, pero están ahí y con la Marea Granate también queremos acercarnos a ellos porque están sufriendo mucho', apunta.

Como ha sucedido en el resto de los movimientos sociales, internet ha jugado un papel esencial en estos dos años de la 15M London Assembly y también lo hará con la Marea Granate. A través de su cuenta de Twitter o de su página de Facebook, el colectivo ya lleva mucho tiempo tratando de ayudar a todo el emigrado que lo necesite, así como a convocar e informar del resto de sus actividades.

'A ninguno se nos escapa que estamos siendo vigilados', señala Laura, que destaca cómo 'en España ya tienen fichados a muchos activistas' que no han hecho más que protestar contra la austeridad. Una prueba de ello es, según explica, cómo incluso 'la Policía de Westminster escribió al 15-M en Madrid preguntando por los detalles de la última acampada que hicimos ante la embajada, si ésta estaba todo dentro de la legalidad'.

'A ninguno se nos escapa que estamos siendo vigilados' A pesar de ello, Laura indica que 'el cerco policial no es tan asfixiante como en España y todavía podemos realizar acciones de protesta como la que realizamos durante la conferencia de Luis de Guindos en la London Business School'.

'Todos los que participamos en este colectivo somos conscientes de los riesgos', asegura, 'pero no ocultamos nada porque nada tenemos que ocultar. Tenemos la moral muy alta y la gente sigue con muchas ganas de hacer cosas', cuenta la activista, convencida de que el movimiento es imparable.

DISPLAY CONNECTORS, SL.