Público
Público

Francia ha incrementado a 2.000 militares el efectivo desplegado en Mali

Hollande ha vuelto a defender la legitimidad de la operación y ha indicado que "la operación durará lo necesario para ayudar a 'su país amigo' a vencer el terrorismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, ha explicado hoy que su país ha incrementado a 2.000 el número de militares en Mali, donde el objetivo es elevar esa cifra hasta por lo menos 2.500.

Por otra parte, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, ha insistido en que su país quiere que las fuerzas africanas tomen el relevo de Francia en las operaciones para reconquistar el norte a los grupos integristas que lo controlan, y que eso debería ser una cuestión de semanas.

Sin embargo, la derecha francesa, que en principio había respaldado la decisión de François Hollande de intervenir militarmente en Mali hace ya ocho días, empieza a emitir críticas contra el presidente francés por falta de estrategia, y en particularidad por no haberse preocupado de formar una coalición.

'Francia ha intervenido en Mali sin trabajar antes en la construcción de una coalición', denuncia el vicepresidente de la Unión por una Mayoría Popular (UMP) Laurent Wauquiez, ministro de Asuntos Europeos con el anterior presidente, el conservador Nicolas Sarkozy.

El Gobierno ha justificado desde el primer día, el pasado 11, la premura en intervenir en Mali, en contradicción con su estrategia hasta entonces de formar una misión militar africana, para evitar que los rebeldes integristas, que avanzaban desde el norte, se hicieran con el control de Bamako.

El presidente francés, François Hollande, ha vuelto a justificar hoy la intervención en Mali, máxime con la toma de rehenes en Argelia, y dijo que durará 'el tiempo necesario para vencer al terrorismo en esa parte de África'. 

Se trata de acudir en ayuda de un país amigo, uno de los más pobres del mundo, ha indicado Hollande.

Insistió en que 'no se trata de conquistar un territorio, ni de incrementar nuestra influencia', ni de defender los intereses particulares de Francia, sino de 'acudir en ayuda de un país amigo, uno de los más pobres del mundo', atacado 'por un terrorismo que adquiere formas cada vez más temibles'.

'Nuestra intervención en Mali es legítima', reiteró Hollande, que admitió los riesgos que entraña, y aludió tanto al primer militar muerto allí, un piloto de helicóptero alcanzado por los tiros de los rebeldes integristas, como a tres militares fallecidos esta madrugada en un accidente de tráfico al sur de Clermont Ferrand (centro de Francia).

Esos tres soldados, cuyo vehículo quedó empotrado entre dos camiones, se disponían a volar con su contingente hacia Mali, donde Francia tiene previsto mandar hasta 2.500 en los próximos días.