Publicado: 09.09.2015 09:58 |Actualizado: 09.09.2015 09:58

Una fuerte tormenta de arena causa 12 muertos en Líbano y Siria

Las autoridades libanesas califican al fenómeno como una tormenta "sin precedentes" en la historia moderna del país. Hay miles de afectados en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Varias personas durante la tormenta de arena en Homs, Siria. - REUTERS

Varias personas durante la tormenta de arena en Homs, Siria. - REUTERS

BEIRUT.- Una fuerte tormenta de arena que afecta a Líbano y Siria, entre otros países de la zona, ha dejado un saldo de, al menos, doce muertos y miles de afectados, que han tenido que ser trasladados a hospitales a causa de dificultades respiratorias.

Al menos tres mujeres refugiadas han muerto en el Líbano en la jornada del martes, durante la cual otras 750 personas fueron hospitalizadas "por asfixia o falta de aire", según ha informado el Ministerio de Salud libanés.

El departamento meteorológico del Aeropuerto Internacional Rafic Hariri, en Beirut, ha dicho que se trata de una tormenta de arena "sin precedentes" en la historia moderna del país, tal y como recoge la cadena de televisión qatarí Al Yazira.



La tormenta también afectó en menor medida a Jordania, Israel y Egipto. En Jordania, las escuelas cerraron o redujeron su jornada. La visibilidad se ha reducido en las zonas más afectadas por la tormenta, provocando problemas circulatorios.

En la vecina Siria, la tormenta de arena ha afectado principalmente al área de Al Mayadeen, en la provincia oriental de Deir al Zour, aunque también ha llegado a la capital, Damasco, y a la ciudad de Homs, donde una mujer y cinco niños habrían fallecido.

En la ciudad de Hama habrían muerto otras tres mujeres a causa de la tormenta, según los medios estatales, que también han informado de que hay 3.500 casos que están siendo tratados en varios hospitales en diversas áreas controladas por el Gobierno de Bachar al Asad.

El diario sirio Al Watan ha añadido que las fuerzas leales al Gobierno se han visto obligadas a suspender los ataques aéreos contra los combatientes rebeldes en el norte y centro del país por falta de visibilidad.