Publicado: 18.05.2015 17:18 |Actualizado: 18.05.2015 17:18

Irak moviliza a las milicias chiíes para combatir al Estado Islámico en Ramadi

La coalición liderada por EEUU intensifica sus bombardeos sobre la ciudad, tomada este domingo por los yihadistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un miembro de las fuerzas de seguridad de Irak en la base militar de Al Habaniya. - AFP

Un miembro de las fuerzas de seguridad de Irak en la base militar de Al Habaniya. - AFP

La coalición liderada por EEUU contra el Estado Islámico y milicianos chiíes han reforzado sus acciones en torno a Al Ramadi, que este domingo cayó en manos de los yihadistas, con el objetivo de recuperar el control de la ciudad iraquí.

El Ministerio de Defensa de Irak ha informado de que, además de unos 3000 combatientes, han llegado a la base militar de Al Habaniya, 40 kilómetros al este de Al Ramadi, carros de combate y vehículos blindados. En un comunicado, el ministerio subraya que tanto las fuerzas de seguridad como las milicia chií Multitud Popular "se preparan para liberar Al Ramadi" del yugo yihadista.

Como respuesta, milicianos del Estado Islámico, según testigos citados por la agencia Reuters, están avanzando hacia la citada base militar al encuentro de los combatientes chiíes.



En tanto, la coalición que lidera la Casa Blanca ha llevado a cabo 19 bombardeos aéreos en los alrededores de Al Ramadi en las últimas 72 horas. "La coalición ha incrementado su apoyo para cumplir con todas las peticiones de las fuerzas de seguridad iraquíes", ha explicado el portavoz.

Los ataques aéreos han tenido otros objetivos y a consecuencia de ellos habrían muerto al menos 30 yihadistas en la provincia de Nínive, en el norte de Irak. El dirigente de la milicia Protección de Sinyar, Luqman Kili al Jansuri, explicó que los aviones de la coalición lanzaron más de siete ataques y tenían como blanco cuarteles en la localidad de Sinyar, 120 kilómetros al oeste de Mosul, capital de Nínive, y la zona cercana de Al Huli.
  
La caída de Al Ramadi, capital de la provincia de Anbar y asediada desde hace varios días por el EI, abre un nuevo frente en la lucha con los yihadistas en Irak y ha llevado a las tribus suníes a aceptar la participación en la futura ofensiva de los milicianos chiíes.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que es también el comandante general de las Fuerzas Armadas, ya ordenó este domingo al Ejército, a la Multitud Popular y a los voluntarios tribales locales que se prepararen para liberar Al Anbar.

Las tribus suníes rechazaban la intervención de estos grupos chiíes, después de que se registraran torturas y asesinatos de suníes por parte de milicianos chiíes durante la batalla por la liberación de la vecina provincia de Saladino, el pasado marzo.

La ocupación de Al Ramadi por los yihadistas supone un duro revés para el Gobierno iraquí, que anunció después de la liberación de Saladino que su siguiente objetivo era la expulsión de los combatientes del EI de Al Anbar y luego de Nínive.