Publicado: 19.07.2014 15:50 |Actualizado: 19.07.2014 15:50

Merkel acuerda con Putin la apertura de una investigación sobre el vuelo MH17

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tensión entre Rusia y las grandes potencias mundiales se ha elevado sobremanera tras el derribo del vuelo malasio MH17 en Ucrania. Tras las acusaciones de Barack Obama hacia el Kremlin y la conversación mantenida con Angela Merkel y David Cameron para abordar la necesidad de emprender nuevas acciones contra el Gobierno de Putin, ha sido la canciller alemana la que se ha puesto en contacto con el presidente ruso para buscar una salida a la crisis desatada. 

Merkel ha acordado con Putin que es necesario garantizar una investigación independiente en el lugar donde cayó el avión malasio, al tiempo que le apremiaba a ejercer su influencia sobre los separatistas prorrusos del este Ucrania. Según el viceportavoz del Gobierno de Berlín, Georg Streiter, Merkel y Putin se mostraron de acuerdo, en una conversación telefónica mantenida este sábado, en que se debía posibilitar la llegada de una comisión de la Organización Internacional de Aviación Civil al lugar donde se estrelló el aparato tras ser derribado por un misil, el jueves.

Además, Putin coincidió con Merkel en la necesidad de que se reúna lo antes posible el grupo de contacto internacional -integrado por Ucrania, Rusia y representantes de la OSCE- para negociar un alto el fuego. De acuerdo con esa fuente, la canciller apremió de nuevo al presidente ruso a ejercer su influencia sobre los separatistas prorrusos para posibilitar la investigación y el esclarecimiento de la catástrofe, así como el rescate de los cuerpos de las víctimas.

La conversación telefónica sigue a la mantenida la noche pasada entre la canciller y el presidente estadounidense, Barack Obama, en la que según la Casa Blanca ambos subrayaron la necesidad de que las pruebas del avión siniestrado en Ucrania permanezcan "intactas".

Sin embargo, Rusia tampoco ayuda a que las tensiones se relajen. Y es que este sábado ha publicado una lista con los nombres de 12 ciudadanos estadounidenses, entre ellos el congresista demócrata Jim Moran, a los que Moscú ha vetado la entrada en el país en respuesta a una medida similar adoptada por Washington el pasado mes de mayo a raíz de la anexión de Crimea a la Federación Rusa.

Moran "ha sido implicado en reiteradas ocasiones en estafas financieras y siempre ha evitado el castigo. Sobre sus 'hazañas' y el trato especial que profesa a nuestro país hay no poca información en internet", dijo el portavoz de la cancillería rusa, Alexandr Lukashévich, según una nota publicada en la web del ministerio.

Además del diputado demócrata, la lista rusa incluye al contraalmirante Richard W. Butler, comandante de la base de EEUU en Guantánamo (Cuba), al que Rusia acusa de ordenar la alimentación forzada de un grupo de presos internados en la prisión militar de la base que se habían declarado en huelga de hambre. Ente los ciudadanos estadounidenses sancionados por Moscú también está la jueza del Distrito de Columbia Gladys Kessler por "considerar legal la obligación forzosa de poner fin a la huelga de hambre en la prisión especial de Guantánamo".

Mientras la labor diplomática se intensifica, un grupo de expertos de la OSCE se convirtió en el primer equipo internacional en acceder al lugar donde fue derribado el avión. Según pudo constatar la agencia Efe, los investigadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) se internaron en el campo abierto junto a la localidad de Grabovo, en la región de Donetsk, donde permanecen todavía desperdigados los cuerpos de las 298 víctimas del siniestro y los restos del avión.

El grupo, al que ayer le fue denegado el acceso, consiguió esta vez visitar la zona a pie tras mantener una discusión con los milicianos armados que custodian el lugar, aunque se quejó de las trabas que les pusieron los rebeldes prorrusos. "Si ustedes no me dejan hacer mi trabajo me quejaré a (Alexandr) Borodái (líder de los insurgentes prorrusos)", se dirigió a un comandante de las milicias el suizo Alex Hug, jefe de la misión internacional de la OSCE para Ucrania.

Tras casi media hora de discusión, los expertos se resignaron a seguir la ruta marcada por los milicianos, que les impidieron abandonar la carretera que corta en dos el descampado salpicado por los restos de la tragedia con la excusa de no obstruir el trabajo de los servicios de rescate. La zona, a unos 80 kilómetros de la capital regional, Donetsk, ofrece un espectáculo dantesco. Un gran fragmento del fuselaje del avión deja ver claramente el emblema de la compañía aérea Malaysian Airlines, a la que pertenecía el avión supuestamente abatido por un misil tierra-aire, de cuyo disparo Occidente acusa a los insurgentes apoyados por Rusia.

Otros trozos más pequeños del aparato están diseminados en una amplia zona entre numerosos cuerpos de hombres y mujeres que viajaban en el fatídico vuelo. La mayoría, 192, eran ciudadanos de Holanda, que se encuentra conmocionada por la tragedia.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-conflicto-ucraniano-puede-derivar-en-un-conflicto-global