Público
Público

Un nuevo atentado en Pakistán deja al menos 26 muertos

Varios hombres armados atacaron una academia policial en Lahore, al este del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 26 personas murieron y decenas resultaron heridas en un ataque perpetrado hoy por varios hombres armados contra una academia de Policía de las afueras de la ciudad de Lahore (este de Pakistán), según informaron fuentes hospitalarias citadas por el canal privado Geo TV.

Al menos diez terroristas armados asaltaron a primera hora de la mañana la academia de cadetes de Manawan, a unos cinco kilómetros de la ciudad oriental de Lahore, en la que había más de medio millar de alumnos. Un policía que resultó herido en el asalto, citado por Express TV, calculó que entre 60 y 70 agentes han muerto y otro centenar ha resultado herido en el ataque, que se produjo cuando los cadetes estaban haciendo sus ejercicios matutinos.

Tras varias horas de combates, las fuerzas de seguridad paquistaníes tomaron el control de la academia policial de Lahore y abatieron a uno de los asaltantes, informó el titular de Interior, Rehman Malik. En declaraciones a Dawn TV, Malik confirmó que al menos otro terrorista ha sido capturado vivo y aseguró que las fuerzas especiales han efectuado su operación 'con gran éxito y mucha profesionalidad'.

Los asaltantes tomaron a varios policías como rehenes, según distintos medios. Los terroristas, que según fuentes consultadas por Express TV vestían el uniforme azul propio de los guardias de seguridad, dispararon además contra los helicópteros de la Policía que sobrevolaban la zona.

El titular paquistaní de Interior, Rehman Malik, dijo que el asalto terrorista a la academia policial en las afueras de Lahore estaba muy bien planeado y puede ser obra de grupos yihadistas paquistaníes, aunque no descartó que haya participación de elementos extranjeros.

En declaraciones al canal privado Geo TV, Malik expusoo que el ataque, en el que han muerto al menos 26 cadetes según fuentes hospitalarias, se enmarca dentro de la ola de violencia terrorista con origen en la zona noroccidental de Pakistán, refugio de insurgentes talibanes y miembros de Al Qaeda. El ministro subrayó que la agresión trata de desestabilizar el país.

'Los ataques estilo fedayín, como fue el de Bombay, están ya implantados en Pakistán. Ningún lugar está seguro. Estos terroristas están dispuestos a morir', dijo a Efe una fuente de inteligencia occidental.

La acción recuerda al asalto terrorista de Bombay del pasado mes de noviembre, en el que murieron 179 personas, y al atentado que en febrero perpetró un comando, cuyos miembros aún no han sido arrestados, contra el convoy del equipo de críquet de Sri Lanka en una zona céntrica de Lahore en el que murieron 7 policías.