Público
Público

Obama anuncia un tijeretazo de 1,1 billones de dólares

El presidente presenta unas cuentas austeras para apaciguar a los republicanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barack Obama presentó ayer los recortes presupuestarios con los que piensa reducir el colosal déficit de Estados Unidos (1,65 billones de dólares previstos este año, el 11% del PIB, un nuevo récord) y acercarse a los republicanos, que han hecho de la austeridad el baremo con el que piensan valorar al equipo presidencial. El recorte es importante, pero más allá del aspecto económico en un país que no acaba de salir de la crisis, la lectura presupuestaria es eminentemente política.

El presupuesto de 3,7 billones de dólares para el ejercicio fiscal 2012 (que empieza en octubre) es un compromiso destinado a apaciguar a los conservadores con la promesa de reducir el déficit en 1,1 billones de dólares.

El déficit de EEUU ha alcanzado este año el récord del 11% del PIB

'Es un presupuesto difícil. No podemos hacer recortes sin dolor', reconoció el director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, Jack Lew, que también confirmó que el Gobierno sigue con la idea de reducir 61.000 millones de dólares en gastos para este año.

Aunque ha debido reconocer la nueva realidad política tras la paliza republicana en las urnas en noviembre, el presidente estadounidense ha hecho lo posible por mantener e incluso ampliar los gastos de educación, que aumentan un 11%, y seguir invirtiendo en infraestructuras. 'China tiene mejor tren de alta velocidad y mejor súper ordenador', repetía el inquilino de la Casa Blanca en su reciente discurso sobre el Estado de la Unión.

Según la propuesta inicial, dos tercios de la reducción del déficit prevista por Obama procederán del recorte en el gasto y de una reducción estimada del pago de intereses a medida que vaya descendiendo el déficit, mientras que el resto del ahorro provendrá de unos mayores ingresos.

El gasto en educación aumenta, a pesar de los recortes

Pero al presentar el presupuesto ayer en una escuela de Baltimore, Obama reconoció que había tenido que acceder a sendos recortes en 'cosas muy importantes' para él: subsidios para la calefacción en los hogares más desfavorecidos, ayudas a servicios comunitarios, algunas becas para estudiantes y también ayudas colmo de la ironía para el primer presidente negro de EEUU a instituciones educativas afroamericanas. Un programa medioambiental para preservar los Grandes Lagos también se ha quedado sin 125 millones de dólares.

Los mayores gastos para la economía de EEUU son en sanidad y pensiones, a los que se suman los de defensa, que también pasa por serias reducciones, 78.000 millones de dólares para los próximos años, lo que sumado a los ahorros que EEUU espera tener sus progresivos repliegues de Irak y Afganistán, reducirá sustancialmente el presupuesto del Pentágono.

El presidente justificó las medidas de austeridad por la deuda acumulada a causa del rescate económico y financiero. 'Es absolutamente esencial que vivamos acorde con nuestro medios, y estamos dispuestos a trabajar con demócratas y republicanos para buscar otros ahorros y hablar de todos los asuntos presupuestarios', dijo Obama, anticipando lo que será sin duda una durísima batalla en el Congreso.

Habrá menos fondos para ayudas comunitarias y subsidios públicos

'El debate en Washington no es si recortar o gastar. Ambos estamos de acuerdo en que deberíamos recortar. La cuestión es cómo recortamos y qué recortamos', comentó uno de los portavoces de la Casa Blanca.

Los republicanos no lo entienden así. Están dispuestos a usar el que fue su gran eslogan electoral, el de la reducción del déficit, para complicar los asuntos de la Casa Blanca en la etapa preelectoral.

Antes de leer la letra pequeña del presupuesto, los republicanos ya criticaron la propuesta de Obama. 'Para crear más empleo en EEUU, debemos dejar de gastar lo antes posible', dijo John Boehner, el presidente conservador de la Cámara de Representantes. 'El presidente no está salvando el futuro, lo está gastando', añadió Boehner desde su cuenta de Twitter.

1- 400.000 millones menos

Obama congelará el gasto discrecional, excepto el de seguridad, durante cinco años, lo que reducirá el déficit en 400.000 millones de dólares (297.600 millones de euros) en los próximos diez años.

2- 200 programas federales

Esta promesa, que el presidente de EEUU hizo en el último debate del Estado de la Unión, significa aplicar recortes en más de 200 programas federales, lo que ahorrará 33.000 millones de dólares (24.600 millones de euros) en el ejercicio fiscal 2012.

3- El ahorro de Irak

Todas las agencias federales verán reducido su presupuesto. El gasto en defensa se recortará en 78.000 millones de dólares (50.030 millones de euros) en cinco años, y será un 5% más bajo en 2012 que en 2011, gracias en gran parte a la retirada de Irak.