Público
Público

La OTAN comenzará la retirada de las tropas de Afganistán en 2011

El secretario general de la OTAN espera que el traspaso finalice en 2014 aunque advierte que estarán "el tiempo necesario"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, afirmó este sábado que el proceso de transición en Afganistán se iniciará 'a comienzos del próximo año' aunque no significará el final del compromiso de la Alianza con ese país.

Rasmussen dijo -al inicio de una cumbre de los países con soldados en Afganistán que aprobará el esquema de la salida de esas tropas- que ese país asiático es de 'importancia estratégica global'.

El proceso se iniciará en 2011 con la entrega del control de la la seguridad a manos afganas en los distritos más seguros del país, lo que permitirá comenzar la retirada progresiva de los 131.000 soldados extranjeros.

La OTAN prevé concluir esta transferencia para finales de 2014, si bien advierte de que para entonces todavía seguirá habiendo fuerzas internacionales en territorio afgano, aunque en un papel de apoyo y formación y no de combate. Además, la Alianza y Afganistán anunciarán hoy un acuerdo de cooperación a largo plazo que irá 'más allá del final de nuestra misión de combate', añadió el secretario general.

'Si los enemigos de Afganistán están esperando a que nos vayamos, están equivocados. Estaremos todo el tiempo necesario hasta concluir el trabajo', advirtió Rasmussen.

La OTAN prevé concluir esta transferencia para finales de 2014El responsable aliado recordó que las fuerzas internacionales han hecho 'enormes sacrificios' en la lucha contra el terrorismo.

Asisten a esta reunión los 48 países con tropas en Afganistán; el propio presidente afgano, Hamid Karzai; el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; los principales dirigentes de la Unión Europea y el presidente del Banco Mundial.

La OTAN tomó este viernes una de las decisiones mas ambiciosas desde su fundación en 1949 al aprobar un nuevo modelo de actuación en cualquier lugar del mundo y proponer un sistema de defensa antimisiles en colaboración con Rusia, su viejo enemigo.

En la cumbre de dos días inaugurada ayer en Lisboa, los gobernantes de los 28 países miembros de la organización aprobaron el llamado 'concepto estratégico' con el que la Alianza reforzar su papel en el siglo XXI.

El documento, de once páginas, sustituye al aprobado en 1999 y abarca desde la reforma de la organización para abaratar costes, hasta su decisión de afrontar los nuevos retos de la seguridad global, como el terrorismo, las ciber-amenazas o la piratería internacional.

Al término del Consejo Atlántico celebrado en la capital lusa el presidente de EEUU, Barack Obama, fue quien dio la noticia de que los miembros de la OTAN se habían puesto de acuerdo por primera vez sobre un sistema de defensa antimisiles que cubra todo su territorio y proteja a la población europea y norteamericana. Tras conocerse extraoficialmente que Alemania y Francia también habían logrado resolver sus diferencias sobre la disuasión nuclear, mal vista por Berlín, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció la aprobación de la nueva estrategia aliada.

El secretario general de la Alianza también destacó entre los renovados objetivos de la organización, el de ampliar la cooperación con otros países y organismos, e incluso crear un 'departamento civil' para que haya 'más diálogo y cooperación que nunca'.

Rasmussen prevé que se mantengan tropas internacionales 

En esa renovación de la filosofía de la OTAN, que Rasmussen no dudó en calificar de 'histórica', el primer paso importante ha sido invitar a Rusia, entre otros posibles socios, a participar en el nuevo modelo del 'escudo' anti-misiles, que tanto enfrentó al bloque occidental con Moscú. La propuesta ha sido aprobada por el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

Antes de esa reunión, la OTAN celebra una sesión especial sobre Afganistán para aprobar el inicio, a comienzos de 2011, de la transferencia de la seguridad del territorio afgano a sus propias fuerzas en los distritos más tranquilos y seguros del país.

Pero Rasmussen puntualizó también que no se retirarán todas las tropas del país asiático a finales de 2014 aunque se cumplan los objetivos de la etapa de transición y prevé que se mantengan tropas internacionales, aunque no en misión de combate sino de apoyo y formación.

La primera jornada de las tres cumbres que se celebran el viernes y sábado en Lisboa (OTAN, OTAN-Rusia y EEUU-UE) se celebró en medio de medidas de seguridad nunca antes vistas en la capital portuguesa, vigilada por varios miles de policías y fuerzas militares.

Pese al temor de las autoridades lusas de que la 'contra-cumbre' convocada por organizaciones pacifistas atrajera activistas radicales, los actos culturales de protesta apenas congregaron a un centenar de personas, aunque las autoridades están en alerta ante una manifestación convocada el sábado.

De momento la policía lusa, que no ha dejado entrar al país a unas doscientos extranjeros que consideró sospechosas de pertenecer a movimientos radicales, no ha tenido más incidentes que un accidente de circulación en el que resultó herido uno de sus propios efectivos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.