Público
Público

Guerra de Irak El primer ministro iraquí anuncia la liberación de Mosul del Estado Islámico

Haidar al Abadi celebra la "gran victoria lograda" ante los yihadistas, que todavía resisten en algunas zonas.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Vehículo militar de las fuerzas de seguridad iraquíes durante la batalla entre las fuerzas iraquíes y militantes del Estado Islámico en Mosul REUTERS/Ahmed Saad

Las autoridades iraquíes se preparan para anunciar oficialmente la liberación de la ciudad septentrional de Mosul, ocupada hace tres años por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), tras casi nueve meses de contienda, aunque los extremistas resisten todavía en los últimos metros.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, llegó este domingo a la ciudad "liberada" de Mosul, la segunda urbe más importante del país, y felicitó a los combatientes y al pueblo iraquí por la "gran victoria lograda" ante los yihadistas del EI. Se espera que Al Abadi anuncie la derrota final del EI en las próximas horas, después de que varios responsables militares hayan asegurado desde el s´çabado que el fin de los extremistas es inminente.

Sin embargo, el primer ministro y también líder de las Fuerzas Armadas está retrasando el anuncio, pues continúan los combates entre los radicales y las tropas iraquíes en el casco antiguo, situado en el oeste de la ciudad y último reducto del EI en el que fue su principal feudo en Irak.

Tras felicitar a los efectivos, Al Abadi se dirigió a la sede de la Policía Federal para encontrarse con los principales comandantes y militares de las diferentes unidades que han llevado a cabo la operación castrense. Escuchó de ellos una "explicación detallada" sobre las fases que se llevaran a cabo para anunciar la liberación por completo de la urbe, según un comunicado de la oficina de prensa presidencial.

De acuerdo con la cadena iraquí Al Iraqiya, el líder de las Fuerzas Armadas se reunió principalmente con el comandante de las Operaciones Conjuntas, general Abdelamir Yarala, quien le hizo un resumen de los últimos días de la campaña militar.

El canal, que lleva horas retransmitiendo en directo la noticia, aseguró que Al Abadi, quien visitó también la gobernación de la provincia de Nínive -cuya capital es Mosul- en el este de la ciudad, tendrá como prioridad la "recuperación de los servicios e infraestructuras" para que los civiles regresen. "El mundo no se imaginó que íbamos a acabar con el Dáesh (acrónimo en árabe del EI) tan rápidamente", resaltó el mandatario, quien destacó que estas "victorias" se produjeron gracias a "los sacrificios de los héroes", en alusión a los militares.

Según la cadena oficial, Al Abadi prosigue con su visita a Mosul para supervisar las operaciones en la mitad occidental con el objetivo de comprobar que todos "los focos del enemigo" han sido eliminados. En estos momentos de celebración para el pueblo iraquí, la televisión ha mostrado imágenes de desfiles de vehículos festejando la inminente liberación por las calles de las principales ciudades del país, entre ellas de Bagdad.

Entretanto, los yihadistas continúan a través de la red de mensajería Telegram difundiendo noticias sobre Mosul, pues afirmaron que "violentos bombardeos" mataron a más de 100 civiles e hirieron a 220 en los últimos dos días en la zona de Al Maidán, en el centro histórico y liberada por las fuerzas iraquíes. El comandante de las Fuerzas Antiterroristas Ali Awad aseguró que combatientes del EI todavía resistían en unos centenares de metros cuadrados en el casco antiguo.

El comandante de las Operaciones Conjuntas, Abdelamir Yarala, indicó, por su parte, que los extremistas ya solo resisten en el distrito de Al Qaliyat, situado también en la zona histórica de la urbe. Awad agregó que los combates estaban siendo muy violentos y advirtió de que todavía quedaban cientos de familias en la zona, donde continuaban atrincherados los yihadistas, que habían multiplicado en los últimos días el uso de suicidas con explosivos en los enfrentamientos.

La ofensiva para expulsar al EI de Mosul y de toda la provincia de Nínive, en el norte de Irak, comenzó en octubre de 2016 y desde entonces las tropas iraquíes, apoyadas por milicias y por el ejército kurdo "peshmerga", han arrebatado a los extremistas amplios territorios que habían ocupado en verano de 2014.