Público
Público

El rescate de un menor levanta el ánimo en Turquía tras el seísmo

Los equipos de rescate sacaron con vida a un niño de 13 años de entre los escombros de un bloque de pisos esta madrugada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los equipos de rescate sacaron con vida a un niño de 13 años de entre los escombros de un bloque de pisos el viernes de madrugada, cinco días después de un potente terremoto que mató a 500 personas en el este de Turquía. El rescate levantó el ánimo en la zona, donde miles de supervivientes del terremoto pasaban su quinta noche al raso, con frío y humedad. Al niño, llamado Ferhat Tokay, le colocaron un collarín y trasladaron en ambulancia tras ser rescatado en Ercis, la localidad más gravemente afectada por el terremoto de magnitud 7,2 del domingo, según mostraron las imágenes de televisión.

'Mis sentimientos son inexplicables. Son como haber sacado a mi propio hijo', dijo el médico Baris Dogan, exhausto pero exultante, a Reuters tras el rescate. 'Empezamos a cavar y al principio le vimos la mano. Y luego empezamos a hablar con él. Decía 'tengo hambre y sed''. Tokay fue rescatado de entre los restos de la primera planta de un edificio de siete plantas en el que vivía con su familia en la calle principal de Ercis, al otro lado de una mezquita cuyos minaretes se habían derrumbado.

Alrededor de 50 personas continuaban trabajando entre los escombros con la esperanza de encontrar a alguien más con vida. Hasta diez personas más permanecían desaparecidas entre los restos del edificio, pero no había muestras inmediatas de que hubieran alguien más con vida. 'No pensábamos en que hubiera muerto. Es un chico fuerte. Me siento genial y  me gustaría decirle que se ponga bien pronto', dijo Ozgur Yildiz, de 16 años y amigo de Tokay, tras conocer que había sobrevivido. Tokay fue la segunda persona en ser rescatada en cuestión de horas después de que un joven de 18 años fuera sacado con vida entre los escombros el jueves por la noche.