Publicado: 27.08.2014 08:47 |Actualizado: 27.08.2014 08:47

Sale de la cárcel el exjefe de los sicarios de Pablo Escobar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, exjefe de sicarios del cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar, salió este miércoles de una cárcel del centro del país tras permanecer preso 22 años por sus crímenes, informaron fuentes oficiales.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, Velásquez abandonó la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, en el departamento de Boyacá, centro del país, pasadas las 21.00 horas locales (02.00 GMT del miércoles) en una caravana de vehículos aparentemente con destino a Bogotá.

Un funcionario de la Defensoría del Pueblo, organismo al que Popeye le pidió ayuda para garantizar su vida cuando saliera de prisión, confirmó por teléfono a Efe que efectivamente el preso salió esta noche de la cárcel de Cómbita.

Velásquez, uno de los pistoleros más sanguinarios del cartel de Medellín recibió el pasado viernes de un juez la orden de libertad condicional al haber cumplido tres quintas partes de su condena.

Popeye ha reconocido varias veces que asesinó directamente a por lo menos 300 personas y que como jefe de los matones de Escobar ordenó y coordinó alrededor de 3.000 homicidios más en las décadas de los 80 y 90, como parte de la guerra del cartel de Medellín contra el Estado colombiano y contra mafias rivales.

Dice que ahora le gustaría trabajar dando conferencias a los jóvenes para que no caigan en el mismo error que él cometió

Entre las víctimas reconocidas por Velásquez está el entonces procurador general de la nación Carlos Mauro Hoyos, secuestrado y asesinado por él mismo en enero de 1988, numerosos magistrados, jueces, periodistas y policías que se opusieron al imperio criminal de Escobar y el cartel de Medellín.

Desde el pasado fin de semana la Policía y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) habían reforzado la vigilancia en el penal y sus alrededores a la espera de la salida de Popeye, que finalmente se concretó el miércoles.

Velásquez, que ha dicho que teme por su vida, solicitó en las últimas horas una mediación de la Defensoría del Pueblo para garantizar su integridad al salir de la cárcel.

En una entrevista que dio el año pasado a la revista Semana, Velásquez dijo que cuando saliera de la cárcel le gustaría trabajar dando conferencias a los jóvenes para que no caigan en el mismo error que él cometió, de trabajar para las mafias del narcotráfico y convertirse en uno de sus peores matones.