Público
Público

Los servicios secretos de EEUU investigan el supuesto robo de las declaraciones de la renta de Romney

Un anónimo envió una carta a la asesoría que lleva los impuestos del candidato republicano asegurando haberse hecho con los documentos y pidiendo un millón de dólares a cambio para no hacerlos públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios secretos de EEUU están investigando el supuesto robo de los datos fiscales del candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney. Las pesquisas se iniciaron después de que una persona anónima enviara una carta a la asesoría que lleva los temas económicos de Romney y a varias sedes del partido conservador en Tenessee asegurando haberse hecho con los documentos tras haber entrado en una oficina de dicha empresa en Franklin. 

Según informan varios medios estadounidenses, el presunto ladrón de datos habría pedido en su carta un millón de dólares como condición para no publicarlas en internet.

'Por el momento no hay ninguna prueba de que alguien sin autorización haya tenido acceso a los datos en cuestión', dijo el portavoz de PricewaterhouseCoopers, Chris Atkins, según recoge The Washington Post.

En declaraciones al Wall Street Journal, Jean Barwick, jefa de una de las oficinas republicanas en Tenesee que recibieron la amenaza, aseguraron que 'era una carta de chantaje diciendo que alguien había conseguido entrar en los archivos electrónicos de PriceWaterhouse obteniendo las declaraciones de los últimos 20 años de Romney'. 

'Mi reacción inicial fue pensar cómo podía haber alguien tan inocente que piense que vamos a picar con algo como esto. Casi lo tiro a la basura pero lo guardéen mi maletín y me lo llevé a casa durante el fin de semana. Cuando llegué esta mañana los servicios secretos nos informaron de que pasarían a recogerlo', dijo Peter Burr, responsable de la otra oficina a la que llegó la misiva.

Las declaraciones de impuestos del millonario Romney está siendo uno de los puntos conflictivos de la campaña electoral en EEUU. El conservador publicó su declaración de la renta de 2011 y el avance de ingresos de 2012 pero se negó a dar ninguna información sobre sus declaraciones anteriores.

Por el momento algunas asociaciones están llevando a cabo una inspección minuciosa de los datos fiscales del republicano. Según publicó la revista Vanity Fair , Bain Capital, una de las entidades que emplea Romney para invertir su dinero, tiene sede en las islas Caimán, donde podría haber ido a parar parte de su fortuna.