Público
Público

Seúl y Washington elevan la alerta ante un posible ataque norcoreano

Estados Unidos cree que Corea del Norte podría lanzar alguno de sus misiles balísticos "en cualquier momento"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mando conjunto de las fuerzas surcoreanas y estadounidenses en la península coreana elevó hoy un nivel su sistema de alerta ante los indicios que apuntan a que el régimen de Pyongyang podría llevar a cabo próximamente pruebas de misiles balísticos. Las tropas de Corea del Sur y Estados Unidos incrementaron su estado de vigilancia de 'Watchcon 3' a 'Watchcon 2', que se activa al considerar que existe una amenaza importante, explicaron oficiales del mando conjunto a la agencia Yonhap.

El ejército de Corea del Sur también ha puesto en marcha un grupo de trabajo encargado de supervisar y analizar los últimos avances en los preparativos norcoreanos. Según imágenes obtenidas por satélite en los últimos días, se cree que Pyongyang ha trasladado misiles balísticos de alcance medio Musudan a su costa oriental y los ha montado sobre plataformas de lanzamiento. Estos proyectiles, que aparentemente nunca han sido probados por el régimen, tienen un supuesto alcance de unos 3.000 o 4.000 kilómetros, lo que en teoría permitiría alcanzar objetivos en Japón o en las bases estadounidenses de la isla de Guam en el Pacífico.

Representantes del Gobierno surcoreano y expertos creen que el hermético régimen podría llevar a cabo uno o varios lanzamientos de prueba esta semana o la próxima con motivo de la conmemoración, el 15 de abril, del aniversario del fundador del país, Kim Il-sung, abuelo del actual líder, Kim Jong-un. Las imágenes obtenidas por satélite también han revelado el despliegue en la franja oriental de más plataformas móviles de lanzamiento, aparentemente para misiles con alcances menores que el Musudan, lo que según la inteligencia surcoreana apunta a que Pyongyang podría realizar varios lanzamientos simultáneos.

Ante estos indicios Corea del Sur ha desplegado dos navíos con sistemas para interceptar misiles Aegis en sus costas del Mar Amarillo (Mar Occidental) y del Mar del Este (Mar de Japón). También ha puesto en funcionamiento el sistema de radar defensivo tierra-aire Green Pine, y el sistema de alerta temprana Peace Eye, que consta de cuatro aviones de vigilancia Boeing 737 AEW&C. Por su parte, Japón ha desplegado baterías de misiles tierra-aire Patriot Advanced Capability-3 (PAC-3) en Tokio y sus alrededores y ha enviado destructores con sistemas Aegis al Mar de Japón.

De hecho, Estados Unidos considera que Corea del Norte podría lanzar alguno de sus misiles balísticos en cualquier momento, ya que las informaciones de inteligencia más recientes revelan que es probable que Pyongyang haya completado los preparativos del lanzamiento, informó ayer la cadena CNN. Según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, el Gobierno estadounidense continúa tomando medidas en respuesta a la 'retórica belicista' y las acciones norcoreanas. Carney especificó que continúan los movimientos de reubicación de la equipación de defensa de misiles al igual que los vuelos de reconocimiento para que tanto la defensa de EEUU como la de sus aliados 'esté asegurada'. 'La declaración de Corea del Norte en la que aconseja a los extranjeros que evacúen Seúl forma parte de su retórica inútil que sólo sirve para aumentar las tensiones. Este tipo de retórica sólo aisla aún más a Corea del Norte de la comunidad internacional', insistió.

Precisamente ayer, el comandante Samuel Locklear, el más alto mando de la Armada estadounidense en el Pacífico, aseguró que las amenazas de Corea del Norte son 'claras' y apuntan de manera 'directa a la seguridad nacional de EEUU y a la paz y estabilidad regional'. Locklear, quien compareció en una audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense, advirtió de que los movimientos de las últimas semanas ejecutados por Corea del Norte 'subrayan la necesidad de una defensa antimisiles eficaz', aunque se mostró satisfecho con la preparación de EEUU ante un eventual ataque.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió de que el nivel de tensión en la península coreana es 'muy peligroso' y un pequeño incidente puede desatar 'una situación incontrolable'. 'El actual nivel de tensión es muy peligro. Un pequeño incidente, causado por un cálculo o un juicio equivocado puede desatar una situación incontrolable', aseguró el secretario general de la ONU, que se mostró 'muy preocupado' por el desarrollo de los acontecimientos en la zona. Por ello, pidió a Corea del Norte que 'frene las provocaciones'.

El secretario general, que nació en Corea del Sur, se mostró a favor de la reapertura del complejo industrial de Kaesong, cuyas actividades quedaron suspendidas con la retirada de los 54.000 trabajadores norcoreanos del único proyecto conjunto en vigor entre el Norte y el Sur. Ban calificó Kaesong como el 'proyecto de cooperación de mayor éxito' entre las dos Coreas.