Publicado: 07.09.2016 17:59 |Actualizado: 07.09.2016 18:00

Un sondeo vaticina un presidente de derecha o extrema derecha en Francia

La clara ganadora de la primera vuelta sería la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, seguida del candidato del partido conservador Los Republicanos. De presentarse, Hollande quedaría en cuarto lugar, por detrás de su exministro de Economía, Emmanuel Macron.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:
La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen. - REUTERS

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen. - REUTERS

PARÍS.- El próximo presidente o presidenta de Francia será de derecha o de extrema derecha. Según un sondeo publicado este miércoles por el diario Le Figaro, la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, y el candidato del partido conservador Los Republicanos ─ya sea Nicolas Sarkozy o el exprimer ministro Alain Juppé─ son los claros aspirantes a pasar a segunda vuelta en las elecciones presidenciales que se celebrarán en abril de 2017.

El estudio, realizado entre los pasados 2 y 5 de septiembre, refleja que vuelve a quedar como ganadora en primera ronda, como sucede con las últimas encuestas, a Le Pen. La ultraderechista se haría con 26% o el 28,5% de los votos, según quien sea finalmente el candidato de Los Republicanos. Sarkozy, envuelto en un proceso judicial por financiación ilegal en la campaña de las elecciones de 2012, o Juppé quedarían en segundo lugar, con el 20% o el 25%, según el sondeo de Le Figaro.



En tercer lugar aparece el exministro de Economía Emmanuel Macron, que curiosamente superaría al presidente, François Hollande, en caso de que se presentara. Macron, con entre un 15% y un 16% de los votos, sacaría entre cuatro y cinco puntos al mandatario socialista.

Macron, que todavía no ha confirmado abiertamente su intención de aspirar a la Presidencia, dimitió el pasado 30 de agosto del Ejecutivo para centrarse en su propio movimiento político, En Marcha. En apenas dos años al frente del ministerio de Economía, Macron, de 38 años, se ha convertido en una referencia para el liberalismo francés, más querido por los empresarios que por los sindicatos,

La marcha del ministro y el mero debate sobre si Hollande aspirará a su reelección ─el mandatario asegura que tomará la decisión en diciembre─ apuntan a la debilidad del inquilino del Elíseo, acosado tradicionalmente desde el flanco izquierdo del Partido Socialista pero ahora también, sin su flamante ministro de Economía, desprovisto de su mayor reclamo para el ala derecha.