Publicado: 03.03.2014 14:39 |Actualizado: 03.03.2014 14:39

Ucrania no entregará Crimea "a nadie", dice el primer ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha asegurado este lunes que su país nunca entregará "a nadie" Crimea, tras los últimos acontecimientos registrados en la península, donde las fuerzas de seguridad y militares ucranianas han detectado un refuerzo de las fuerzas militares rusas, que tienen en Sebastopol la base de la flota de la Marina rusa en el mar Negro.

El jefe del Gobierno ucraniano señaló que no hay motivos para que Rusia actúe militarmente en la península de Crimea. "No ha habido, no hay, ni habrá motivos para el uso de la fuerza contra los ucranianos ni para el despliegue de un contingente militar ruso", afirmó Yatseniuk, quien asumió la jefatura del Gobierno la semana pasada, tras la caída del régimen de Víktor Yanukóvich. El primer ministro se refería a las alegaciones de Moscú acerca de que el nuevo poder ucraniano ha comenzado a aprobar leyes y medidas en contra de los derechos de los rusos étnicos en las regiones donde son mayoría, como es el caso de Crimea.

Las autoridades ucranianas aseguran que la presión de los militares rusos sobre la guardia fronteriza de su país en la península de Crimea, para que se pasen al Gobierno prorruso local, se ha intensificado en las últimas horas, con el empleo de la fuerza física y métodos psicológicos. Así lo señaló hoy el Servicio estatal de Guardafronteras de Ucrania (SEG), en un comunicado en el que agrega que todo su personal sigue fiel al Gobierno central ucraniano. "Durante los asaltos a los puestos fronterizos se produce el empleo de la fuerza física bruta, amenazas con armas e intimidaciones. Los militares rusos intentan presionar psicológicamente a los guardafronteras ucranianos para que obedezcan a las nuevas autoridades de Crimea", denuncia un comunicado de SEG.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, que se ha reunido con Yatseniuk, ha advertido a Moscú que "habrá otras consecuencias y otro precio para Rusia", además de las presiones económicas y diplomáticas actuales, si no repliega sus tropas en la república autónoma ucraniana de Crimea. "El mundo no puede quedarse impasible ante la situación en Crimea y decir que todo está bien. El líder ruso debe ser consciente de lo que pasa", dijo el titular de la cancillería británica tras reunirse en Kiev con el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov.

Hague aseguró que la comunidad internacional "no contempla las posibilidades militares" ante lo que calificó de "invasión de Crimea por las tropas rusas", y precisó que Occidente "está concentrado en presiones diplomáticas y económicas a Moscú". El Gobierno del primer ministro Arseni Yatseniuk y la nueva mayoría parlamentaria en la Rada han sido arropados estos días por la comunidad internacional, que exige a Rusia que repliegue sus tropas en Crimea y replantee su anunciada intervención en la península. Reino Unido fue uno de los primeros miembros del G7 ( formado además por EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Francia e Italia), en anunciar la suspensión de su participación en los preparativos de la cumbre del G8 en Sochi (Rusia).