Publicado: 11.03.2016 13:11 |Actualizado: 11.03.2016 13:11

Flores de cerezo para el renacer
de nuestro Planeta

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4
Comentarios:
Cerezo en flor

La sakura (桜 o さくら?) o flor del cerezo japonés es uno de los símbolos más conocidos de la cultura japonesa.

La flor de cerezo y su breve florecimiento tiene un significado simbólico para los budistas. Se asocia con la temporalidad y el carácter pasajero de la belleza y la vida, pero también con el ciclo de transformación de la vida, por lo que también significa renacer.

Además, la floración de este árbol es un maravilloso acontecimiento de la naturaleza que año tras año, cada primavera, es contemplado por millones de personas en todo Japón. Una triste coincidencia la que, desde hace cinco años, las primeras flores nos traigan el recuerdo del Japón por otras causas: el accidente de la central nuclear de Fukushima.

En estos cinco años, el principal problema ha sido luchar contra la constante fuga de agua radiactiva al mar. La contaminación radiactiva del lecho marino, de las especies piscícolas y la flora marina es un hecho sin precedentes. A lo largo del tiempo se irán conociendo los efectos de esta contaminación. Para Japón está resultando extremadamente traumático: un país volcado hacia la pesca y donde el consumo de algas forma parte de la cultura gastronómica.



Hoy, 11 de marzo, es obligado recordar las devastadoras consecuencias de la explotación de las centrales nucleares en todo el planeta. Ya lo anunció Jeremy Legett: “Demasiado tarde, demasiado costosa y demasiado peligrosa. La construcción de nuevos reactores nucleares pueden llevar diez años. No podemos esperar tanto tiempo, ni asumir nuevos riesgos después de lo visto en Fukushima”.

Leggett, autor del libro “La energía de las naciones”, también afirmó, hablando de nuestro país: “España se ha convertido en el escenario de la guerra civil global entre las energías fósiles y las renovables”. En esta misma obra habla del “camino hacia el renacimiento” que para él representan las energías renovables, pese a las trabas de sucesivos Gobiernos cediendo clamorosamente a los intereses de las gran industria de los combustibles fósiles.

Como señala Francisco Castejón, de Ecologistas en Acción: “En España no hemos aprendido las lecciones de Fukushima. El CSN todavía se está planteando la reapertura de la central de Garoña idéntica al reactor número 1 de Fukushima, que empezó a funcionar en el mismo año, 1971. Los planes de emergencia nucleares no se han reformulado todavía para tener en cuenta las lecciones de aquel accidente y las llamadas pruebas de estrés no han sido suficientemente rigurosas".

Y es que esta industria está cometiendo los mismos y múltiples errores que el sector financiero y “nos están llevando de cabeza a un 'crack' energético”, tal y como advirtió Leggett. “Viven atrapados en un sistema de creencias tan estrecho, que les hace negar la evidencia del cambio climático”.

Pero antes las evidencias del cambio climático en nuestras ciudades, deviene urgente un cambio de modelo energético que pasará por la eficiencia energética y el uso de energías renovables o levantará las peores alambradas: las de la pobreza energética, las catástrofes nucleares, los conflictos globales por el control de los recursos energéticos y sus consecuencias: migraciones climáticas, refugiados, pobreza estructural -cultural, educativa-, dependencia energética y alimentaria, destrucción de hábitats naturales para acaparamiento y expolio de tierras -desde incendios en pleno invierno en los montes cantábricos a la desertificación en zonas extensas del África Oriental-.

La flor del cerezo y la energía del sol, como herramientas de paz. De la COP21 a la acción ciudadana

Este panorama de urgencia global requiere de soluciones. Todas ellas pasan por poner en manos de la ciudadanía los recursos necesarios para una vida digna con derechos fundamentales garantizados. Empezando por la información para la toma de conciencia global, porque como dice Amalia Varcácel, “ser optimista informado es la mejor manera de hacer algo”, y accediendo progresivamente a las alternativas sostenibles, que garanticen la vida, la convivencia pacífica entre pueblos y respetuosa con los límites del planeta.

Estas nuevas formas de resistencia y lucha tienen ya nombres: soberanía alimentaria, decrecimiento, economía verde, “desobediencia solar” o desinversión en energías sucias y contaminantes para invertir colectivamente en renovables.

A eso se dedica de manera pionera en España empresas de no lucro como Ecooo, que bajo el lema de “Participa en la Revolución solar”, levantó hace 10 años la trinchera frente al oligopolio eléctrico que gobierna en España para poner en manos de la ciudadanía plantas solares fotovoltaicas en riesgo de caer en manos de bancos o fondos buitres que sobrevuelan los pocos tejados que en nuestro país aprovechan el Sol para generar energía limpia.

El decreto ley que grava el autoconsumo fotovoltaico en España debería haberse aplicado a la desinversión en fósiles. Porque más allá del acuerdo de la Cumbre del Clima de París, el planeta y todos nosotros necesitamos comenzar a cambiar hábitos de consumo y reclamar nuestro derecho a respirar un aire limpio y hacer uso de energías renovables que no supongan más costes ni para nuestros bolsillos, ni para nuestra salud ni para la del planeta.

Mientras, con la plantación de cerezos hoy en varios lugares de nuestra dañada geografía se conmemoran los cinco años del accidente causado en la central nuclear de Fukushima en Japón. Actos que quieren abrir el “camino hacia el renacimiento” asociado a esta bella flor:

Viernes, 11 de marzo
11:30 h. Xixón: Plantación de un cerezo en recuerdo de Fukushima
12:30 h. Salamanca: Plantación de un cerezo por Fukushima
12:30 h. Madrid: Plantación de un cerezo y charla Fukushima
19:00 h. Alcoi: Projecció de documental sobre Fukushima

Sábado, 12 de marzo

11:30 h. Tarragona: 5º aniversari de l’accident nuclear de Fukushima
11:30 h. Sanlúcar: Acto en recuerdo de Fukushima

* Lidia Ucher, directora de Comunicación de Ecooo, y Julio Campo, coordinador administrativo de la Plataforma por un nuevo modelo energético.