Publicado: 29.07.2016 19:10 |Actualizado: 29.07.2016 23:30
ENTREVISTA | ALBANO DANTE

“La actual correlación de fuerzas no hace posible nuestra apuesta por el referéndum y nos obliga a debatir”

Desde el martes es el nuevo secretario general de Podem Catalunya tras imponerse en las elecciones primarias que han puesto fin a un período de nueve meses sin dirección. Afirma que su prioridad es conseguir una participación real dentro de la formación para garantizar que realmente se haga política “desde abajo”.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 15
Comentarios:
Albano Dante

Albano Dante.-

BARCELONA.- Los últimos años en la vida de Albano Dante Fachín (Bahía Blanca, Argentina, 1976), han sido frenéticos. Fundador y único redactor de la revista Cafè amb llet, desde la que denunció a fondo la corrupción en la sanidad catalana, se implicó en el 15-M y a partir de aquí empezó a participar en organizaciones políticas. Primero en Procés Constituent. Y luego en Podem. Diputado autonómico dentro del grupo de Catalunya Sí Que es Pot, desde el martes es el nuevo secretario general de la formación morada, tras imponerse en las elecciones primarias que han puesto fin a un período de nueve meses sin dirección. Afirma que su prioridad es conseguir una participación real dentro de la formación para garantizar que realmente se haga política “desde abajo”. Muy crítico con la apuesta por la unilateralidad que defienden tanto Junts pel Sí como la CUP para resolver el conflicto político catalán, también admite que ahora mismo nadie tiene una solución ideal para desencallar la situación.



Algunas voces han interpretado como una muestra de subordinación que se anunciaran los resultados de las primarias desde Madrid. ¿Qué relación pasará a tener a partir de ahora Podem con la dirección estatal de Podemos?

Los resultados los anunció el secretario de Organización, que estaba en Madrid. Los anunció él porque forma parte de sus atribuciones. Pero también es verdad que no veníamos de una dirección y pasábamos a otra, sino que hemos vivido una situación de interinidad y desde un punto de vista técnico no podíamos anunciarlos nosotros mismos. Nuestro pensamiento político es que lo que se haga en Catalunya se tiene que decidir en Catalunya, porque la política catalana es una singularidad absoluta. Y esto exige que para hacer las cosas bien se hagan desde aquí. Podemos tendrá que hacer una reflexión sobre su modelo, y esto es algo que está encima de la mesa. En ese momento, como Podem, tenemos que ir a hacer realidad está concepción política. Pero no tenemos que ir a lucharlo, porque es algo que está muy claro para todos. Mientras el PSC se encuentra [en el PSOE] con Susana Díaz, nosotros nos encontramos con Tere Rodríguez, alguien que tiene muy claras cuestiones como la autodeterminación y la plurinacionalidad. Si de verdad nos creemos la España plurinacional no se entendería que a nivel organizativo no se aplicara.

¿Cuáles serán las primeras medidas que tomará la nueva dirección?

Tenemos la idea de dar y trasladar poder a toda la organización y lo primero que hay que hacer para que esto exista es reordenar y reactivar todas las estructuras a nivel local, como los círculos, los consejos ciudadanos municipales, los enlaces... Tenemos unos 70 concejales que apenas han tenido cuatro meses de dirección desde que salieron escogidos. Por lo tanto, lo primero es ir al territorio a arreglar todo esto para poder construir desde abajo las bases del partido.

Durante la campaña dijo que hasta ahora Podem no ha sabido fomentar una participación real. ¿Qué se hará para cambiarlo?

Los círculos fueron algo novedoso a los que se acercó mucha gente, pero luego mucha de ella también los dejó. Lo hicieron por distintas razones, pero se pueden hacer cosas para que no pase tanto. La gente se tiene que sentir realmente protagonista de la toma de decisiones. Tiene que haber una organización que vehicule y que transforme en acción política palpable aquello que se habla en las asambleas. Si lo conseguimos estaremos respondiendo a una de las demandas del 15-M, que era queremos decidir cosas.

Ha propuesta crear un nuevo organismo llamado Consell de Cent (Consejo de Ciento). ¿Cómo funcionará? ¿Su objetivo fundamental será fiscalizar a la dirección?

No me gusta mucho el ejemplo pero el Consell de Cent es como el Senado, en el sentido que estará allí toda la organización a nivel territorial y sectorial. Tendrá tres funciones principales: ejercer poderes que ahora estatutariamente no hay manera de delegar, y esto es un compromiso político, como la revocación de cargos; fiscalizar a la dirección; y ser una herramienta que permita y vertebre el debate político.

¿Cuáles tienen que ser las prioridades de Podem?

Catalunya no necesita más partidos y nosotros lo que tenemos que hacer es trabajar para convertir Podem en una herramienta. Igual que [como sociedad] hemos construido medios de comunicación alternativos, movimientos, campañas,...Yo creo que sí se puede y que la gente venga a usar a Podem.

Una de las cuestiones clave en las que participará Podem en el siguiente curso es la construcción del nuevo sujeto político de la izquierda catalana. ¿Qué papel va a jugar en él y qué ritmos contemplan?

Esto ha sido un tema de debate durante la campaña [de las elecciones primarias]. Nosotros desde el principio dijimos muy claro que Podem tenía que apostar por la confluencia. Nuestro punto de partida es que hay una oportunidad histórica de construir una cosa como hacía mucho tiempo que no se construía. Pero la oportunidad será histórica a partir de la capacidad que tengamos todos de modelarla. Nosotros tenemos que ser quienes somos. Entendemos que aportamos cosas que nos son propias, como la gente que se ha acercado a este espacio y no a otros, o, si lo conseguimos, hacer política muy desde abajo, con una organización sin ningún espacio cerrado de decisión. Esta dinámica interna nuestra también enriquece al sujeto político.

En el Parlament hay cuatro diputados de Podem dentro del grupo de Catalunya Sí Que es Pot (CSQP). Con una dirección propia, ¿se pueden generar mayores debates internos en el grupo parlamentario?

Entiendo que los problemas y los líos que hubo antes también fueron consecuencia de que nosotros no teníamos la capacidad de plantear el debate en términos políticos. Creo que ahora podrá ser más sincero y mejor. Será más complejo, pero también un debate más rico y atractivo y al que no le guste debatir con otras fuerzas pues que no haga confluencias.

¿En el contexto actual, cómo queda el proceso constituyente no subordinado que defendía CSQP durante la campaña?

Lo que decíamos el 27-S [apostar por un referéndum acordado] no fue nada entendido porque se impuso la clave plebiscitaria, pero después se planteó el 20-D y se vio que quizás sí que podía ser la manera y el 26-J pasó lo mismo. El relato que nos dicen, y lo entiendo, es que hemos apostado por esto pero ahora ya vemos que no es posible por la correlación de fuerzas. Y es cierto que esto nos obliga a un debate, que será muy interesante y lo tendremos que hacer de manera relativamente rápida. Pero desde el 27-S hemos visto que tampoco avanza apuesta de los que nos dicen que nuestra opción no va a ninguna parte. Y esto nos ayuda mucho a tener el debate. Tendríamos que empezar a asumir que todos lo tenemos chungo y ninguno podemos dar lecciones al otro.

¿Entiendo que opina que ahora mismo no es viable sacar adelante un proceso constituyente catalán no subordinado y coordinado?

No es una cuestión binaria, ya que probablemente cambien los tiempos. Uno de mis referentes es el historiador Josep Fontana, que en varias entrevistas ha dicho que para independizarse hay dos maneras, o una guerra o un acuerdo con el Estado del que te quieres separar. Y después deja claro que no tenemos cañones. De aquí no se extrae que no podemos hacer nada. Pero creo que cuando trazas una estrategia lo tienes que hacer sobre unas cosas mínimamente constatables. Y nosotros creemos que el camino de JxSí y la CUP profundiza en el bloqueo.

El martes, tras el anuncio de los resultados de las primarias, dijo que se tendría que hacer un debate desde abajo sobre el referéndum unilateral de independencia (RUI). ¿Es una opción que contemplan?

Obviamente nosotros tenemos un posicionamiento que es con el que nos hemos presentados. La unilateralidad hasta ahora ha demostrado sus límites y creo que no es el camino, pero en todo caso esto lo decidirá toda la organización. En algún debate de campaña planteaba si nos estamos dejando imponer un debate y un plebiscito en el que no creemos. Ahora ha salido el RUI, pero hace un mes y medio no existía. Y dentro de un tiempo saldrá no sé qué porque la política catalana es singular, rápida, creativa y veloz. Con la información que tenemos y la situación política que hay ahora, el RUI tiene el mismo problema que lo que ha pasado esta semana [la votación en el Parlament de las conclusiones de la comisión sobre el proceso constituyente] o el 9-N [la consulta independentista de noviembre de 2014],...¿es posible que participe la gente del no? Lo de esta semana profundizaba en el bloque de la unilateralidad, que ha demostrado sus límites. El objeto de la crítica no es la unilateralidad en si misma, sino por los límites que tiene.

En un artículo reciente en el diario 'Ara' hablaba de los límites de la unilateralidad, pero también de los límites del llamamiento a la fraternidad. A partir de aquí, ¿plantea alguna salida?

La actual correlación de fuerzas no invalida el pensamiento de fondo de la apuesta por la fraternidad. Normalmente cuando hay un conflicto que se tarde más en encontrar una salida es negativo. Esto está claro. Mi compañera Àngels Martínez Castells [también diputada de Podem en el Parlament] me dice que a la hora de diseñar estrategias es importante tener claro que estamos en un lucha que será muy larga, que no se resolverá en 18 meses. Cuando empecé a luchar para intentar cambiar el sistema sanitario catalán tenía bastante claro que era una lucha larga y después de seis años tengo claro que no es larga, es larguísima.

El último barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat decía que el 30% de los votantes de CSQP votaría a favor de la independencia de Catalunya. ¿Como grupo se está dando respuesta a esta parte de su electorado o se están concentrando en el 70% restante?

Estamos en una posición muy incómoda y nos hemos llevado muchas hostias, pero después de lo ayer [el miércoles para el lector] me de la impresión que mucha gente, también del independentismo, dirán que teníamos un poco de razón. Estamos donde estamos y tampoco se ve claro lo del RUI...Hemos sido coherentes con lo que creíamos y quizás hemos sido útiles al soberanismo para advertir que este no es el camino. Alguien nos podría decir, 'vale, ¿y cuál es?'. Quién tenga la solución que la diga ya, pero creo que por parte de JxSí y la CUP no se está haciendo una buena lectura de la situación.