Público
Público

Aizoon ocultó en su contabilidad que la infanta tiraba de la visa oro

En 2009 y 2010, los libros de facturas de la sociedad dejaron de atribuir pagos a las tarjetas de la infanta y Urdangarin y los asignaron al concepto "acreedores varios"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sociedad Aizoon, propiedad al 50% de Cristina de Borbón y su marido, Iñaki Urdangarin, no consignó en su libro de cuentas de 2009 que la infanta había usado ese año la visa oro de la entidad para gastos particulares como un viaje en tren, la compra de flores o la descarga de música por Internet, lo que consignó en el capítulo de 'acreedores varios'.

La investigación policial sobre las cuentas de Aizoon no sólo han constatado el uso de fondos públicos obtenidos ilícitamente ('dinero sucio', en terminología de la propia Audiencia de Palma) en gastos particulares de la pareja, sino que han detectado diversas omisiones contables cuya relevancia deberá juzgar la Fiscalía y el juez José Castro, a la hora de citar o no como imputada a la hija menor del rey.

En el último informe aportado a la causa por la Unidad de Delitos Económicos de la Policía en Baleares, se hace un cotejo de lo reflejado en los libros anuales de cuentas de Aizoon, entre 2004 y 2010, y los cargos abonados con dos tarjetas visa business oro: una de la que la eran titulares Urdangarin y la sociedad, y una segunda de la que lo eran la infanta y la empresa.

La práctica totalidad de los cargos de las dos visas se refieren a gastos particulares de la pareja, de los cuales los efectuados con la visa de Cristina y Aizoon --según la información aportada hace unas semanas por el banco BBVA-- se elevaron a un total de 3.358 euros en el periodo 2004-2011, destinados a ropa de niño, libros escolares, flores, o resturantes en Mallorca, Estados Unidos y Barcelona. Los gastos cargados a la visa de Urdangarin y Aizoon, mayoritariamente restaurantes, viajes, y prendas de ropa o relojes, lo fueron por importe mayor.

El reflejo de los gastos de las dos visas en los libros anuales de cuentas de Aizoon son heterogéneos. En 2004, los correspondientes a la visa de Aizoon y Urdangarin se consignan con los conceptos 'visa' y 'factura visa'. En 2005, ocurre lo mismo, y además se incluye un primer pago de la visa que comparten Cristina y la sociedad, contra una factura del restaurante 'El Jardí de L'Abadessa', de Barcelona, por 108,25 euros, y que se identifica con el concepto 'VISA SU FACTURA VISA'.

En 2006, en ese mismo concepto se acogen un total de pagos por 6.721 euros. Urdangarin pagó con la tarjeta un total de 5.805 euros, y Cristina, 1.008,73, por lo que excenderían en total en 93,09 euros la cantidad consignada en el libro.

En el año 2007, primero después de que, en 2006, la Casa Real obligase a  Urdangarin a desvinculase formalmente del Instituto Nóos (origen del dinero sospechoso de Aizoon), se hicieron pagos por importe superior a los 20.000 euros con la visa del duque y la entidad, sólo reflejados en parte como tales en el libro de cuentas, y por más de 800 euros con la de la infanta, correspondientes a libros escolares y a una factura del hotel Escarabat Negre en Soller (Mallorca).a. Además, en la contabilidad aparecen otros cuatro pagos con visas que no son las examinadas de Urdangarin y Cristina, por importe de 1.300 euros.

Por lo que respecta a 2008, con pagos realizados con la visa de Urdangarin por más de 20.000 euros, sólo algunos se reflejan en el libro de cuentas con el concepto 'Visa' o 'acreedores varios'. La Policía no hace mención a si se recoge o no lo abonado con la visa de Cristina y Aizoon, que fue de 677 euros en libros en el Centro Europeo de Barcelona.

El cambio radical en la contabilidad de los pagos con las visas se produce en 2009, cuando todos los importes realizados con esas tarjetas de Aizoon (casi por 30.000 euros con la de Urdangarin y unos 450 con la de Cristina) pasan a reflejarse en el concepto 'acreedores varios'.'No se usa el concepto 'Visa' en todo el libro', señala el informe policial.

En 2010, con importes pagados con la visa del duque por unos 12.000 euros, todos están apuntados al concepto 'acreedores varios' menos uno, por importe de 1,59 euros, correspondiente a la bajada de música de Internet desde Luxemburgo. Además, existen otros cargos incluidos en 'acreedores varios' que no se corresponden con pagos de las visas.

Según destacaba la Audiencia de Palma en su auto del pasado mes de mayo relativo a la infanta Cristina, 'Aizoon y por tanto sus dos socios, desde marzo de 2006, se beneficiaron, al parecer, de ingresos provenientes de dinero público del Instituto Nóos, y de dinero privado proveniente de la defraudación tributaria y de la malversación. Ese dinero, o parte del mismo, no se quedó en la cuenta de Aizoon sino que se destinó a gastos particulares - reformas en la vivienda familiar -, ya con posible conocimiento del origen ilícito y delictivo'.

Agregaba que 'esas disposiciones de dinero sucio (...) quizás podrían constituir un delito de blanqueo de capitales. Podría faltar la intencionalidad de blanquear, pero eso, al igual que si hubo o no ocultación tributaria por declarar como sociedades lo que debió de haber sido por renta (aunque esta cuestión parece menos discutible si Aizoon era mera pantalla), son cuestiones de mayor calado que habrá que plantearse en su momento'.

La Audiencia levantó entonces la imputación como supuesta cómplice de Cristina en varios delitos de su marido, pero ordenó continuar la investigación por delito fiscal y blanqueo, dejando abierta la posible imputación futura de la hija menor del rey por esos tipos penales.

En su extenso auto, la Audiencia destacaba que 'la consideración del dinero público es importante, ya que si éste se destinó al pago de gastos particulares, como por ejemplo reforma de la vivienda familiar etc., estos hechos podrían constituir un delito de blanqueo de capitales, debiendo de tener en cuenta a este respecto que si bien la Infanta podía desconocer que el origen ilegal del dinero público, en cuanto a que provenía de un delito de malversación o de fraude (siempre antes de marzo de 2006), lo que resulta más dudoso es que desconociera que esos ingresos podían suponer un delito contra la Hacienda pública ya que el Instituto Nóos, aunque declaraba, no pagaba el de sociedades por constar inscrita como asociación sin ánimo de lucro, pero en realidad no lo era ya que operaba como auténtica entidad mercantil.' 

Después de mayo, se han aportado a la causa nuevos datos de la Policía, Hacienda y varios bancos que señalan que Aizoon pagó, además de reformas en la casa de los Urdangarin-Borbón, otros gastos particulares de Cristina y de su marido, que llegaron a autoalquilarse el palacete de Pedralbes, su domicilio particular, para Aizoon o que traspasaron 150.000 euros de Aizoon a una cuenta particular de ambos. Será el instructor el que juzgue si, con estas pruebas reunidas, debe o no llamar a declarar a la infanta como imputada.