Público
Público

Anticapitalistas se desmarca de la dirección de Podemos y apoya el referéndum de Puigdemont

La corriente de Miguel Urbán lanza un comunicado que se desmarca de la línea oficial, que hasta la fecha ha evitado apoyar explícitamente la consulta del 1 de octubre. Hace una semana, el número dos del partido, Pablo Echenique, afirmaba que una consulta unilateral no resolvería "ningún problema" y dejaba claro que Podemos no comparte la "hoja de ruta" del president de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:

El eurodiputado de Podemos, Miguel Urban.

Anticapitalistas, la corriente considerada más a la izquierda de Podemos, ha hecho público este lunes un comunicado en el que manifiesta su respaldo al referéndum de independencia que quiere convocar la Generalitat de Catalunya el próximo 1 de octubre, desmarcándose de esta forma de la postura oficial de dirección morada' que rechaza la hoja de ruta del presidente catalán, Carles Puigdemont. 

"Apoyamos el referéndum del 1 de octubre, y llamamos a toda la izquierda del Estado español a organizar la solidaridad con los derechos democráticos del pueblo catalán", asegura en un comunicado el líder de Anticapitalistas y portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, Miguel Urbán

Echenique, el lunes: "Una consulta unilateral no va a resolver ningún problema"

De hecho, Anticapistalistas ha lanzado este comunicado precisamente cuando la dirección de Podemos en Catalunya está a punto de cerrar el debate que ha abierto con sus bases sobre la postura a adoptar, después de que Fachín defendiera la necesidad de participar en la consulta, pero entendiéndola como "un acto de movilización cívica".

El pasado lunes, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, afirmaba que "una consulta unilateral no va a resolver ningún problema". Echenique despejaba alguna duda y reafirmaba la postura de la dirección estatal, añadiendo que, aunque es "legítimo que los catalanes ejerzan el derecho a decidir", a su entender, para que tenga efecto jurídico y reconocimiento internacional, el referéndum debe ser pactado. “La hoja de ruta de Puigdemont no forma parte de nuestra propuesta”, apostillaba.

Anticapitalistas: "La celebración del referéndum desobediente en Catalunya contribuiría a acelerar el proceso destituyente en el resto del Estado español"

Hasta la fecha, la dirección del partido morado había evitado respaldar la consulta, -que conciben como una "movilización legítima"-, a diferencia de lo que han decidido este lunes los anticapitalistas.

Según esta corriente, que tras la Asamblea de Vistalegre consiguió entrar por primera vez en la Ejecutiva estatal de Iglesias, es preciso "tender puentes entre las clases populares del resto del Estado y las catalanas frente a la clase dominante".

El comunicado precisa que "tender puentes" pasa "por ser capaces de tejer relaciones de solidaridad crítica y generosa, en donde la defensa de los intereses comunes no excluya las demandas particulares".

"La celebración del referéndum desobediente en Catalunya contribuiría sin duda a acelerar el proceso destituyente en el resto del Estado español, contribuyendo a profundizar la democracia y a debilitar al régimen del 78", defienden.

En esta línea, argumentan que, a su juicio, "las leyes no están por encima de la democracia". "Defender el derecho a decidir es defender un derecho democrático fundamental", añaden.

Aunque reconocen como "obvio" que tienen "diferencias profundas con las fuerzas que dirigen el proceso independentista catalán", por sus "políticas neoliberales contra el pueblo catalán que dicen defender", aseguran que "el referéndum es una demanda mayoritaria en Catalunya" y que cuenta "con un amplio apoyo de sectores no independentistas".

"Negarlo es negar la democracia y abriría el camino a posiciones peligrosas, en donde 'votar y decidir' se convierte en una 'cesión' de las clases dominantes, dejando de ser un derecho del pueblo", asegura el texto difundido.

También dedican parte del comunicado a criticar al PP, PSOE y Ciudadanos por sostener "una posición inmovilista, basada en el 'fundamentalismo constitucional', que niega sistemáticamente al pueblo catalán el derecho a decidir su relación con el resto del Estado".

"Es obvio que esta política tiene por objeto polarizar el escenario político y utilizar el 'chovinismo' español para cerrar filas en torno a un gobierno autoritario, corrupto, al servicio de los grandes poderes económicos", denuncian.