Publicado: 14.07.2015 21:38 |Actualizado: 14.07.2015 23:30

Entrevista a Javier Barbero, concejal de Seguridad de Madrid

Los 'antidisturbios' de Madrid "no acudirán a ningún desahucio"

El edil de Seguridad, Salud y Emergencias señala en una entrevista concedida a 'Público' que "probablemente" ampliará la plantilla de Policía Municipal durante su mandato y denuncia la búsqueda de "chivos expiatorios"  entre los concejales de la formación. 

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12
Comentarios:
En el centro de la imagen el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, durante un acto de la campaña electoral.- Felix Moreno

En el centro de la imagen el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, durante un acto de la campaña electoral.- Felix Moreno

MADRID.- El nuevo concejal de Seguridad, Salud y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, recibe a Público en su amplio despacho de Príncipe Vergara. Sobre una de las estantería descansa un casco de bombero. Tiene zona de sofá, mesa de reuniones y también un escritorio. En la esquina, un retrato del rey. "Está tal y como lo dejó el anterior edil. Algunos concejales me han comentado que tienen una casa más pequeña que este despacho. Eso, más que del despacho, habla de dónde viven nuestros concejales", bromea Barbero minutos antes de comenzar la conversación con el periodista. Porque una entrevista con Barbero es más que una mera sucesión de preguntas y respuestas. Apenas hay 'síes' y 'noes'. "Todo es más complejo", argumenta. Se muestra reflexivo y en ningún momento abandona el tono pedagógico, explicativo, de quien transmite la sensación de tener muy claro su objetivo y tener la conciencia tranquila con el trabajo que está realizando: "Sigo durmiendo muy bien por las noches", dice.  

A pesar del tono mencionado, el lenguaje gestual de Barbero se endurece cuando toca hablar de Seguridad, de Policía y de los posibles cambios en este área, mientras que si el periodista pregunta con temas relacionados con la Salud, su gesto se relaja y se atreve a apoyar la espalda en el respaldo del sofá. "No sé de todo ni quiero saber de todo. Hay temas en los que voy adquiriendo seguridad y otros, por mi trayectoria, donde ya los tenía", se justifica Barbero, que hasta su desembarco en el Ayuntamiento, de la mano de Ahora Madrid, trabajaba en el Hospital La Paz, donde tuvo que gestionar la crisis del ébola del verano pasado. Antes, se ordenó fraile con los Camilos, trabajó atendiendo a enfermos de Sida en Cáritas y estuvo en Guatemala en un proyecto de reparación de víctimas de desapariciones forzosas.

El concejal Javier Barbero durante una rueda de prensa en el Consistorio.- Felix Moreno

Así, sentado en el filo del sillón y masticando cada palabra pronunciada, Barbero anuncia sus intenciones en el cargo. "Quiero una Policía Municipal más cercana, más próxima. Y eso se consigue mediante un eje físico, de proximidad con el ciudadano, y otro eje más de actitud, de formación, de una policía más sensible hacia las minorías sociales, víctimas de violencia de género o de delitos de odio, por ejemplo", explica el concejal, que no disimula conocer que los cambios que quiere implantar no se pueden conseguir en cuatro años. "Si yo funcionara con criterios estrictamente electorales buscaría herramientas que se pudieran medir como mucho a los cuatro años para tener un rédito electoral. Pero no es el caso. Estoy hablando de un cambio de modelo, un cambio de actitudes, un cambio de valores... De otra manera de hacer y entender la política", explica.



"¿Me están investigando? Probablemente. Pero yo sigo durmiendo tranquilo"

La llegada de Barbero a la Concejalía, pero sobre todo, el nombramiento de Andrés Serrano, republicano y miembro de Podemos, como director general de la Policía Municipal estuvo precedida de cierta polémica. Desde varios medios de comunicación se publicaron informaciones que hablaban de un ambiente de malestar en el Cuerpo ante la posibilidad de que el nuevo equipo de Gobierno eliminara las Unidades Centrales de Seguridad (UCES), una unidad policial calificada popularmente como los 'antidisturbios' municipales. 

"La decisión sobre si eliminaremos la UCES está por tomar aún. Aún tengo que hablar con ellos a fondo. Está claro que no pueden ser equivalentes a las unidades de antidisturbios de la Policía Nacional", señala este psicólogo clínico. "La función de las UCES -prosigue- debe ser, en todo caso, dar apoyo al trabajo de las unidades integrales de distrito. Si ese trabajo no lo hacen, pues no los necesito", remarca Serrano que, acto seguido, anuncia que ningún agente de las UCES acudirá a un desahucio en Madrid. "He dado la orden de que ningún miembro de las UCES acuda a un desahucio. La Policía Municipal seguirá acudiendo pero será a mediar, a negociar, a hablar con los servicios sociales. Esa es la actitud que le pedimos a nuestros agentes". 

Ampliar la plantilla de Policía

Javier Barbero también se muestra sensible a las demandas de los sindicatos policiales, que en la reunión mantenida con el concejal tras tomar posesión del cargo, le reclamaron ampliar la plantilla del Cuerpo Municipal de Policía. "Probablemente hay que ampliar plantilla y convocar oposiciones, pero con cabeza. Hay que hacer un estudio concienzudo y ver qué necesitamos. También tenemos que resituar a muchos agentes y gestionar mejor los recursos con los que contamos", apunta el concejal, que también muestra su intención de "remunicipalizar" algunas de las tareas que los anteriores equipos de gobierno decidieron externalizar. 

"Aquí se ha externalizado casi todo excepto el carné de identidad. Eso no es adecuado."

"Vamos a analizar contrato a contrato y valoraremos las posibilidades de municipalizar estos servicios. Aquí se ha externalizado casi todo excepto el carné de identidad. Eso no es adecuado. Además, estas externalizaciones no suelen tener una justificación económica. Es más bien ideológica. Lo he vivido en la Sanidad Pública", afirma Barbero.

Espías en las Policía Municipal

El nuevo concejal no elude temas polémicos. Tampoco si hay espías dentro de la Policía Municipal de Madrid y a qué se dedican. No obstante, responde a la pregunta con una anécdota: "El día de la investidura se me acercó un policía y me dijo con buen tono: 'Ha de saber, para que lo tenga en cuenta, que si usted tiene una doble vida nos vamos a enterar'. Yo le contesté: 'No sabe usted lo contenta que ha puesto a mi mujer'. Es decir, hay un departamento de la Policía que, obviamente, investiga. Tenemos que ver hasta dónde y en qué ámbitos. ¿Me están investigando? Probablemente. Pero yo sigo durmiendo tranquilo", asegura.

Ahora bien, Barbero apuesta por "redireccionar" este tipo de recursos disponibles hacia problemas reales como los delitos de odio. "Estos recursos son muy útiles. Tenemos que ver cómo utilizarlos para evitar los delitos de odio, cómo podemos conectar con determinadas bandas, etc", insiste el concejal, que se ha marcado acabar con los delitos de odio en Madrid como una de sus prioridades. "Cuantitativamente no son muchos, pero cualitativamente sí. No se pueden permitir. Hay que acabar con ellos", zanja. 

"Cuantitativamente los delitos de odio no son muchos pero cualitativamente sí. No se pueden permitir. Hay que acabar con ellos"

¿Sanidad Universal?

El también concejal de Salud reconoce que otra de sus intenciones es "visibilizar" el problema los inmigrantes que no tienen acceso a la Sanidad pública. "Nosotros no vamos a crear una red sanitaria paralela pero podemos visibilizar el conflicto. Pediré una entrevista con el consejero autonómico de Sanidad para plantear esta cuestión que, por cierto, he vivido muy de cerca en el Hospital. He visto a personas tratándose un cáncer por Urgencias y eso no puede ser. No es de recibo. No tengo competencias en materia sanitaria pero sí en Derechos Humanos", sostiene. 

Caso Zapata

Barbero también recuerda perfectamente el momento en el que le comunican el escándalo que se estaba montando en las redes sociales el mismo día de la investidura con los tuits del entonces concejal de Cultura Guillermo Zapata. "Estaba con mi mujer y mis hijas bailando en la verbena que había organizado Ahora Madrid. Me lo comunicaron y no me caí en pánico. Creo que es importante reflexionar profundamente sobre este tipo de asuntos y pasarlo por el filtro de los valores. Zapata supo asumir su responsabilidad, comprendió que había causado dolor a las víctimas y diferenciamos entre las conductas de las personas", explica. 

Así, Barbero rechaza los análisis conspiranoicos de una campaña orquestada previamente contra Ahora Madrid pero sí que reconoce que hubo una especie de "búsqueda chivos expiatorios" contra los concejales de la formación, sin dejar tiempo a que comenzaran a actuar. ¿Pero quién buscaba esos chivos expiatorios? "No es importante buscar el sujeto sino que existía un malestar en un sector de la sociedad que acumulaba una serie de sensaciones o sentimientos y esta fue una manera de volcarlo, de expresarlo. Es evidente que ya se ha calmado. También la sociedad se termina cansando de este tipo de cosas", zanja.

Antes de despedirse, una trabajadora del Consistorio entran al despacho con unas pastas y unos vasos de agua. Es el cumpleaños de la periodista de prensa del Consistorio que acompaña al periodista y al concejal, que no deja escapar la oportunidad de brindarle un reconocimiento. "Es otra manera de trabajar. El nivel humano es importante", zanja.