Público
Público

Zapata dimite como concejal de Cultura pero no entrega su acta

“Era un ejercicio de responsabilidad quitarme de en medio”, asegura el edil, que comenzaba su intervención volviendo a pedir perdón a quienes se han sentido ofendidos por sus tuits de 2011. Ahora Madrid aún no ha decidido quién le sustituirá. 

El concejal del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, durante una rueda de prensa en la que ha anunciado su renuncia como responsable de Cultura y Deportes municipal para no "condicionar" al Gobierno encabezado por Manuela Carmena tras pedir perdón por sus tuits con bromas contra los judíos y las víctimas del terrorismo. /EFE

MADRID.-Toma de posesión y dimisión en poco más de 48 horas, todo un récord. El flamante concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata ha anunciado este lunes que deja la cartera de Cultura y Deportes tras la polémica sobre sus tuits de hace cuatro años. El resto de grupos de la cámara municipal -PP, PSOE y Ciudadanos- habían exigido la renuncia del edil, que esta tarde aseguraba en una comparecencia de prensa en el Consistorio que Manuela Carmena ya ha aceptado su renuncia a su cartera, tras conversar con él esta misma mañana. Cree que el debate sobre sus tuits -ante los que la Policía se ha apresurado a abrir una investigación- podría afectar a su trabajo en ese área, influir en "la alegría" y la "pureza" con la que sus compañeros han empezado a ejercer sus cargos. 

Sin embargo, el concejal de Ahora Madrid no renunciará a su acta, y seguirá desempeñando su cargo como concejal responsable del distrito Fuencarral-El Pardo, como ha explicado en rueda de prensa.  

La plataforma ciudadana aún no ha decidido quién asumirá su cartera, ni el método que emplearán para designar a su sucesor, aunque Zapata aseguraba que su renuncia obedece al daño causado, y que es una decisión personal, meditada y consultada con sus compañeros de Ahora Madrid. "Nadie me ha invitado a marcharme", apostillaba.

 

“Quiero empezar por pedir perdón y disculpas por los tuits que he hecho estos años”, comenzaba Zapata

“Quiero empezar por pedir perdón y disculpas por los tuits que he hecho estos años”, comenzaba su intervención. “Era un ejercicio de responsabilidad quitarme de en medio”, afirmaba después, recordando que los mensajes en cuestión se encuadraban en un contexto concreto que sin embargo no le exime de su responsabilidad. “No justifica ningún contexto generarle dolor a nadie”, apuntaba, para después dejar claro que no es xenófobo, violento o antisemita, y expresar su "condena a la violencia" y su "absoluto respeto por las víctimas".

El edil ya ha contactado con Antonio del Castillo, padre de la menor asesinada Marta del Castillo, que era citada en uno de estos mensajes, aunque también planea enviar varias misivas a quienes puedan haberse sentido ofendidos por sus tuits, entre ellos a los representantes de la comunidad judía en España.

Zapata escenificaba su renuncia un par de horas después de que trascendiera que la presión de sus rivales políticos les ha servido para cobrarse la primera cabeza del Gobierno de la nueva alcaldesa. El ya exconcejal de Cultura y deporte comparecía junto al titular de Salud, Seguridad y Emergencias, José Javier Barbero, con una amplia experiencia laboral en el trato con víctimas. Varios de sus compañeros en el Consistorio han seguido sus palabras desde la sala de prensa, entre ellas la portavoz del nuevo Gobierno municipal, Rita Maestre, o el número dos de la lista y segundo teniente de alcalde, Nacho Murgui.

"Estamos en un proyecto colectivo, nadie es imprescindible"

Quién no estaba presente era precisamente la nueva alcaldesa, que según Zapata se ofreció a participar, pero este declinó su ofrecimiento. "Es bueno que nos acostumbremos a que Manuela Carmena no va a ser la que va a estar protagonizando este Gobierno, es un Gobierno con muchas caras", afirmaba este lunes. 

Tiempo de disculpas

Zapata ha sido cuestionado en varias ocasiones sobre si existe una doble vara de medir a la hora de pedir responsabilidades a los representantes de las nuevas formaciones políticas y a los dirigentes de los partidos tradicionales, pero no ha querido pronunciarse al respecto.  "No me corresponde a mi medir las varas. Las mide la sociedad, no yo", defendía, insistiendo en que este es el momento de asumir responsabilidades y disculparse.

"Yo no entraría en eso", apuntaba José Javier Barbero. "A nosotros lo que nos ha abrumado es producir dolor en las víctimas", aseguraba. En esta línea, el titular de Salud, Seguridad y Emergencias explicaba que el resto de concejales de Ahora Madrid conoce la trayectoria de Zapata, "su manera de defender los derechos humanos", y por eso respalda al edil.

El exconcejal de Cultura y Deportes aseguraba que la polémica que ha golpeado al flamante Gobierno madrileño no ha causado división entre sus filas, que no se siente discriminado porque Carmena haya diferenciado entre sus comentarios en redes sociales y los que hizo el también edil Pablo Soto, y agradecía también el apoyo de las "miles de personas" que en las últimas 48 horas han expresado su respaldo al edil. 

"Ese apoyo no exime de mi responsabilidad individual", afirmaba, insistiendo en que se encuentran inmersos en un proyecto colectivo. Dice que le produce "pena" dejar el área, "pero no angustia", porque confía en la capacidad de sus compañeros para tomar las riendas del área de Cultura. "Estamos en un proyecto colectivo, nadie es imprescindible", zanjaba. 

Más noticias de Política y Sociedad