Público
Público

Catalunya '20 -S ', el documental que desmonta la versión de Llarena sobre los hechos por los que encarcelaron a los Jordis

El documental, producido por Mediapro y dirigido por Jaume Roures, repasa de una manera inédita y con decenas de fuentes visuales diferentes, lo que pasó el 20 de septiembre, durante el registro de la Consejería de Economía y el intento de asalto ilegal de la Policía Nacional de la sede de la CUP. El film se podrá ver este jueves en el programa 'Sense Ficció', de TV3.

Publicidad
Media: 3.58
Votos: 12

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, en una imagen del documental '20-S'. / Mediapro

Los hechos del pasado 20 de septiembre son uno de los elementos primordiales en la macrocausa de Pablo Llarena contra el independentismo. Ese día decenas de miles de personas se concentraron ante la sede del Departamento de Economía y Hacienda de la Generalitat a raíz de los registros y detenciones que llevó a término la Guardia Civil. Además, agentes de la Policía Nacional también intentaron acceder a la sede de la CUP a pesar de no contar con ninguna orden judicial. Lo que sucedió durante aquella jornada maratoniana es, según la interpretación del magistrado del Tribunal Supremo, lo que justifica el procesamiento por rebelión de los entonces máximos dirigentes del ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Ambos están encarcelados desde el 16 de octubre. El jueves, el programa Sense Ficció, de TV3, estreno el documental 20-S, dirigido por Jaume Roures y producido por Mediapro, que ofrece una visión inédita de los hechos de aquel día que, entre otras cuestiones, desmonta y cuestiona alguno de los puntos fundamentales de la acusación de Llarena.

El documental, que se presenta este martes por la noche en el cine Aribau de Barcelona, cuenta con imágenes de más de una veintena de fuentes diferentes, algunas propias de Mediapro y muchas otras de personas que asistieron a los hechos. Además, da voz a algunos de los protagonistas, como los ex diputados de la CUP David Fernández y Mireia Boya , el abogado y teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona Jaume Asens , altos cargos de Economía o un agente de los Mossos que, bajo anonimato , explica la versión del cuerpo policial. También interviene el profesor de Derecho Constitucional Joaquín Urías y se utilizan extractos de la declaración del exmajor los Mossos Josep Lluís Trapero en la Audiencia Nacional.

Jaume Roures ha avanzado que las imágenes del documental podrían servir de prueba para la defensa de Sánchez y Cuixart. ¿Qué explica 20-S? Urías, por ejemplo, recuerda que "organizar un referéndum no es un delito en España", por lo que "el aparato del Estado" lo que hace es "inventarse el delito de rebelión" para utilizar este caso "como escarmiento". Según el profesor de Derecho Constitucional en la instrucción de Llarena está la "construcción de un relato" para justificar un delito de rebelión que, en su opinión, no existe, lo que le lleva a afirmar que esta construcción "es política ".

Llarena, en el orden de procesamiento de marzo contra Sánchez, Cuixart y demás dirigentes soberanistas imputados, escribía lo siguiente sobre lo que pasó en la esquina de Rambla Catalunya con la Gran Vía, donde está el Departamento de Economía: "los hechos que sucedieron demuestran que la muchedumbre actuó como una masa de fuerza que, además de destrozar los vehículos policiales, atacó bienes personales mediante el lanzamiento de objetos, o impidiendo que los sitiados (refiriéndose a la Guardia Civil) pudieran ejercer su libertad de acción y de vagabundeo durante las largas horas que duró el asedio [...]. Los hechos expuestos determinaron el efecto inherente a la violencia, es decir, una real restricción de la capacidad de actuación (de la policía) como consecuencia del uso de la fuerza, tal como ocurriría en un supuesto de toma de rehenes con rasgos en el aire. "

Las imágenes y los testigos, sin embargo, demuestran lo contrario. En todo momento existió un cordón formado por voluntarios de la ANC y también con agentes de los Mossos que permitía la actuación y el paso tanto de la comitiva judicial como de los agentes de la Guardia Civil. El interrogatorio a Trapero y el contraste con las imágenes desmonta alguna de las acusaciones que se hacen, como los supuestos intentos de los manifestantes de intentar acceder a la sede del Departamento, un hecho que no se produjo en ningún momento, o que permanentemente no hubiera una pareja de agentes de la Guardia Civil en el exterior de la puerta de acceso al inmueble, como pone de manifiesto el documental. "No hay amenaza a los agentes que están en la Consejería y no se puede hablar de toma de rehenes (como hace Llarena)", subraya Urías.

Captura del documental '20-S' en donde se aprecia el pasillo formado por voluntarios de la ANC y Òmnium en la concentración ante la sede de la Consejería de Economía. / Mediapro

Los coches de la Guardia Civil

Otro elemento fundamental son los famosos vehículos de la Guardia Civil que acabaron destrozados. Jordi Cuixart y Jordi Sánchez subieron a media de la noche para, megáfono en mano, desconvocar la concentración masiva, en la que llegaron a acumularse más de 40.000 personas. Ahora bien, durante toda la jornada -la intervención en el Departamento comenzó a primera hora de la mañana- subió a gente, como periodistas para tomar imágenes de los hechos o varias de las personas concentradas. En este sentido, uno de los elementos más controvertidos fue que los agentes de la Guardia Civil se dejaran las armas dentro de los vehículos, si bien Trapero deja claro que gracias a las imágenes que tenían de un helicóptero tuvieron el interior de los vehículos controlado en todo momento.

El entonces máximo responsable de los Mossos también denuncia que en ningún momento se les informó de la intervención, por lo que con "recursos ordinarios tuvimos que afrontar una situación extraordinaria" . Asimismo, 20-S también muestra cómo se ofreció varias posibilidades a toda la comitiva judicial para abandonar la sede de la Consejería una vez acabaran el registro, como salir a través del Teatro Coliseum -que es lo que hizo la secretaria judicial -, pero que los agentes del cuerpo se negaron

El otro gran punto de atención de la jornada fue la sede nacional de la CUP, situada en la calle Casp de Barcelona. Agentes de la Policía Nacional intentaron acceder, pero no se les permitió porque no tenían ninguna orden judicial. Progresivamente miles de personas se dirigieron ante la sede y, a pesar de algún momento de tensión, no hubo ningún incidente remarcable y horas más tarde los agentes se retiraron. En el documental, tanto David Fernández como Mireia Boya recalcan que intentar acceder a la sede de un partido sin orden judicial "es un delito". Para Urías la voluntad de la actuación era precisamente provocar algún tipo de incidente, con la intención de justificar la construcción del relato posterior sobre la violencia. Si bien el relato se ha hecho igualmente, las imágenes desmontan, una vez más, la versión de Llarena. Lo mejor, en cualquier caso, es comprobarlo por uno mismo viendo 20-S.