Publicado: 23.05.2014 23:36 |Actualizado: 23.05.2014 23:36

CiU desea que las europeas sean las últimas elecciones de la Catalunya autonómica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un mitin final pensado para hacer gala de su capacidad de movilización. Aforo de un pabellón deportivo al completo, agitación de infinidad de "senyeres", aclamaciones a candidatos, llamamientos constantes a llenar las urnas y reiterada reclamación colectiva de independencia para Catalunya han sido las notas dominantes del último acto de campaña de Convergència i Unió. Sin embargo, lo más relevante ha sido la voluntad o la pretensión de que estas elecciones sirvan para cerrar filas en torno a la figura de Artur Mas.

"Si fortalecemos CiU, fortalecemos al presidente Mas y si fortalecemos a Artur Mas, fortalecemos el proceso" hacia el ejercicio del derecho a decidir, ha dicho Ramón Espadaler, actual conseller de Interior y militante de Unió Democràtica, que ha intervenido en ausencia de su compañero democristiano Josep Antoni Duran Lleida.

El presidente de la Generalitat ha intentado expresamente que su parlamento fuera tranquilo, no muy enardecedor y casi, casi institucional. "Ahora es el momento de reforzar las instituciones catalanas", ha señalado en un discurso dedicado a explicar que Catalunya puede aportar mucho a Europa y, a cambio, puede reclamar que la Unión Europea "respete la decisión democrática y pacífica del pueblo catalán".

Ha reconocido que mucha gente le pide "que no se arrugue" y ha garantizado su disposición a no hacerlo, a no dar pasos atrás, pero ha aclarado que para ello necesita tener al pueblo de su lado. A su espalda, cuando los suyos aplaudían y aclamaban, aparecía una pancarta gigante, "We want to vote", para dejar constancia también de alguna manera de la necesidad de apoyo internacional que precisa la reivindicación de soberanía.

Artur Mas ha explicado otra vez el carácter respetuoso y educado de quienes le acompañan, ha insistido en la idea de que demasiado a menudo se han visto obligados a "comerse sapos" y a "morderse la lengua", aunque eso haga daño. "Pero no viene de una", ha reconocido para ilustrar de esa manera que concede gran importancia "al sentido de la responsabilidad y del deber". Nuestros activos son, ha dicho refiriéndose a los sectores políticos de la sociedad catalana que reclaman el derecho a decidir, "el consenso político, la mayoría social y el liderazgo" y la gente, según él, lo que pide es un amplio entendimiento, "porque si se rompe la confianza, se rompe el consenso".

La frase más contundente del mitin la ha puesto Ramon Tremosa, que encabeza de nuevo la lista de CiU al europarlamento: "Deseamos que éstas sean las últimas elecciones de la Catalunya autonómica", ha dicho antes de dibujar un escenario de gran bienestar, el que imagina para la Catalunya con Estado propio.

Tremosa ha hecho hincapié en la necesidad de que Catalunya reclame con sus votos el apoyo que pretende de Europa, con una demostración de interés por lo europeo. "Podemos ser uno de los países europeos de mayor participación". Si en otros países sólo acude a las urnas el 35%, en Catalunya habría que llegar al 50% o al 55%, ha explicado. "Más Europa" equivale a "menos centralismo madrileño ineficiente", ha concluido antes de cerrar su discurso con un llamamiento a "llenar las urnas con convicción, serenidad y alegría", de la misma manera que se llenan calles para reclamar el derecho a decidir.