Publicado: 21.07.2016 13:39 |Actualizado: 21.07.2016 14:41

El 'conspirador' De Alfonso vuelve a ejercer como juez de la Audiencia de Barcelona

El Consejo General del Poder Judicial ha accedido al reingreso en la carrera judicial del exjefe antifraude de Catalunya. Daniel de Alfonso fue cesado por el Parlament por el escándalo de sus conversaciones con el ministro del Interior reveladas por 'Público', donde ambos urden operaciones y dosieres contra líderes independentistas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
El exjefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso.

El exjefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso.

MADRID.- La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha accedido este jueves, 21 de julio, al reingreso del 'conspirador' Daniel de Alfonso en la carrera judicial, tras ser destituido por el Parlamento catalán por conspirar con Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, contra líderes independentistas en unas conversaciones reveladas por Público.

De Alfonso debe incorporarse mañana viernes a la plaza de magistrado que ejercía antes de su designación por el Parlament: La Sección Séptima de la Sala de lo Penal de la Audiencia Provincial de Barcelona.

"Considérame como un cabo de tu cuerpo nacional", llega a decir De Alfonso al ministro del Interior en funciones mientras manejan documentos sin membretes sobre líderes independentistas, según los audios difundidos por Público.

La decisión de la Comisión Permanente, aunque esperada, ha causado consternación en la Audiencia de Barcelona, donde De Alfonso ejercía como magistrado hasta que en el año 2011 fue nombrado jefe antifraude, debido al contenido de las conversaciones reveladas por este diario y en las que tanto él como Fernández Díaz urden y manejan dosieres, filtraciones y operaciones contra líderes de CDC y ERC.

Este diario avanzó el pasado 22 de junio el estupor que se detecta entre los magistrados de la Audiencia de Barcelona, al conocer que De Alfonso tenía intención de solicitar su reingreso en la carrera judicial, solicitud que avanzó a sus compañeros el pasado 6 de julio y que difundió Público.

Daniel de Alfonso se encontraba en excedencia (llamada servicios especiales) desde el año 2011 y la reforma del PP y PSOE realizada dicho año ampara el regreso automático de los jueces tras su paso por la política.

La Permanente estaba obligada a acceder a la solicitud tramitada por De Alfonso porque así lo regula el artículo 355 de la Ley Orgánica del Poder Judicial para los jueces y magistrados en situación de servicios especiales.

Según ese mismo precepto, De Alfonso debe incorporarse a su plaza en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona dentro de los veinte días hábiles inmediatamente siguientes a su cese como director de la Oficina Antifraude, que fue acordado por el Pleno del Parlament de Catalunya el pasado 29 de junio.

Ese plazo finaliza mañana viernes 22 de julio, según una nota difundida por el CGPJ.

Independencia mágica


Los comentarios entre los magistrados se suceden este jueves sotto voce, y hasta la asociación de la que De Alfonso fue portavoz -la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura- difundió un comunicado contrario al régimen privilegiado que disponen los jueces para estas puertas giratorias, como la reincorporación del exjefe antifraude.​

La independencia no se adquiere por arte de magia -decían sus compañeros de asociación- y aceptar un cargo político o de confianza supone "entrar en la confrontación política para defender públicamente un proyecto, lo que lógicamente conlleva la pérdida de la apariencia de independencia e imparcialidad que requiere el ejercicio de la jurisdicción".

De Alfonso alardea en sus conversaciones con Fernández Díaz de fue portavoz de la APM, que le trajo conexiones en el ámbito de su especialidad, como Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Supremo o los 33 jueces que él ha formado y sobre los que da a entender que recibe información.

Las puertas giratorias del PP y PSOE

El regreso automático de los jueces tras su paso por la política y fue pactado en 2011 por el PP y el PSOE dos meses antes de las elecciones generales, cuando varios de sus dirigentes eran jueces en excedencia. 

El privilegio del que dispone De Alfonso y otros jueces que han regresado de la política es tal que conservan su plaza, la antigüedad, puede concursar a otros destinos y una vez cesados en el cargo político, cualquiera que sea la causa, puede incorporarse inmediatamente a su antiguo destino.

El Parlament lo destituyó el pasado 29 de junio al considerar que cometió un "grave incumplimiento de sus deberes y obligaciones", ya que en las conversaciones con Fernández Díaz, según la cámara catalana, ambos se dedicaron a "fabricar" casos de corrupción para desprestigiar al independentismo.