Publicado: 11.09.2015 21:30 |Actualizado: 11.09.2015 22:18

Una Diada, masiva por cuarto año, con la vista puesta en las urnas

Políticos y diversas personalidades catalanas destacan la "grandiosa" concentración de Barcelona. Esperan que tras las elecciones del 27S se respete "la voluntad del pueblo"

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Miles de personas esperan en la avenida Meridiana de Barcelona el comienzo de la concentración por la Diada. - EFE

Miles de personas esperan en la avenida Meridiana de Barcelona el comienzo de la concentración por la Diada. - EFE

BARCELONA.- "El Estado español ya no puede frenar a Catalunya. El empuje es fuerte y se ha consolidado con el apoyo de una amplia y diversa mayoría". Con estas palabras ha sintetizado la consellera de Educación del Gobierno de la Generalitat, Irene Rigau, en declaraciones a Público, lo que a su juicio ha significado la movilización de una parte importante de la sociedad catalana.

Los organizadores de la Via Lliure, nombre con el que se ha bautizado la manifestación de este año por la Diada, se habían comprometido a evitar el protagonismo de los partidos políticos, según ha explicado a este diario el presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez. Sin embargo, muchos de sus dirigentes y candidatos, obviamente, han ocupado un lugar destacado en la cabecera de la concentración, junto a personas de peso en la vida cultural y política catalana.



Los candidatos de Junts pel Sí Muriel Casals y Raul Romeva. - PÚBLICO

Poco antes de la hora formal de inicio de la concentración, cuando en las calles de Barcelona ya era evidente que este 11 de septiembre también sería recordado en los libros y hemerotecas, el coordinador general de CDC, Josep Rull, explicaba a Público su interpretación del evento: "Somos el único pueblo de Europa con capacidad de mantener una movilización de estas características de manera constante en el tiempo. El 27 de septiembre, a través de las elecciones, se dará un mandato definitivo".

Al concluir la manifestación, Rull ha insistido en que se ha visto "una muestra muy clara de la determinación de este pueblo, que se traducirá en las urnas". Y ha entrado en polémica con declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que a través de Twitter ha afirmado que "la democracia no sólo consiste en votar". La respuesta del dirigente convergente ha sido: "No hay Ley ni Tribunal Constitucional que pueda parar la voluntad democrática expresada por un pueblo".

El presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, se ha manifestado en el mismo sentido: "Un año más de movilización extraordinaria ha servido para demostrar que este país está preparado para dar el paso definitivo hacia la República Catalana".

"Respeto y consideración"

El exeurodiputado de ICV, Raul Romeva, que encabeza la lista de Junts pel Sí para las elecciones del día 27, ha hablado de la Diada de este año como la demostración de la existencia de "un proceso de abajo a arriba". "Lo que tenemos es la voluntad democrática de resolver un problema estancado por la única vía que sabemos, por las urnas. Pedimos que se respete la voluntad del pueblo".

"Respeto" es también lo que ha exigido el Conseller de Presidència de la Generalitat, Francesc Homs. "No pretendemos que valoren positivamente la demostración de hoy, pero sí que cambien de actitud", que el Gobierno del PP deje de menospreciar a quienes en Catalunya defienden su soberanía. El PP, pero también el PSOE, muestran una actitud "desconsiderada", según el Conseller, que no ha descartado nuevas manifestaciones como la de este viernes. "El pueblo de Catalunya lo decidirá", ha dicho.

Dolors Sabater, Jaume Asens, Lluis Llach y Gerardo Pisarello. - PÚBLICO

Dolors Sabater, Jaume Asens, Lluis Llach y Gerardo Pisarello. - PÚBLICO

Entre los asistentes más conocidos y en primera fila se encontraban, por ejemplo, personalidades como el músico Lluis Llach; la abogada Magda Oranich; la productora de cine Isona Passola; el expresidente del Parlament Joan Rigol; el filósofo Xavier Rubert de Ventós; los tenientes de alcalde del Ajuntament de Barcelona, Jaume Asens y Gerardo Pisarello; la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater; la activista por la paz y candidata de la CUP Gabriela Serra; o el Juez Santiago Vidal.

Este magistrado se ha mostrado convencido de que Catalunya tomará una decisión irreversible en favor de la libertad de Catalunya". "Y digo libertad y no independencia", ha precisado a Público, "por respeto al resto de opciones, que son legítimas".

Lluis Llach, que encabeza la lista de Junts pel Sí en Girona, ha señalado que siempre se siembran dudas sobre el posible desánimo de la gente, pero que, frente a ello, la concentración de este viernes le ha parecido "grandiosa", por la calidad y el esfuerzo de la gente. Es importante, según él, que todas las grandes cancillerías entiendan "que una cosa así sólo puede venir de la iniciativa popular".

Legitimidad, inmovilismo y diversidad

La consellera de Educación del Gobierno de la Generalitat, Irene Rigau. - PÚBLICO

El cantautor ha comparado las cifras de las manifestaciones del soberanismo catalán con otras grandes movilizaciones en Europa, pero de menor amplitud, como la que se produjo tras el atentado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo. "Diga lo que diga el Estado español, la legitimidad democrática de una movilización tan grande como la de hoy tiene un valor superior a la Ley", ha concluido el músico.

"Necesitamos la fuerza del pueblo para romper el inmovilismo del Estado, esa firmeza hace que sea muy factible el sueño de la independencia", ha redundado el ex-president del Parlament y ex-miembro de UDC Joan Rigol, que teniendo en cuenta el grado de incomunicación ha precisado que, además, "al final de todo el proceso ha de haber diálogo".

A propósito de esa falta de comunicación, la Consellera de Educació, Irene Rigau, ha recordado una conversación significativa que mantuvo con Felipe González en un encuentro informal. Durante uno de sus viajes para reunirse con el exministro José Ignacio Wert. González le dijo que "en la Transición reconocimos la diversidad de España, pero luego no la quisimos conocer".