Público
Público

Elecciones 21-D El temor del PP al ascenso de Cs fuerza a Rajoy a 'echar el resto'en Catalunya

El presidente pasará los últimos días de campaña en la comunidad para intentar arañar hasta el último voto. Los conservadores creen que hay mucho indeciso en el bloque constitucionalista que se decidirá en el último momento.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, acompañado del candidato del PPC a la presidencia de la Generalitat, Xavier García Albiol (c), durante la visita que han realizado al mercadillo de la Salud de Badalona (Barcelona), poco antes de inaugurar la Oficina de Atención a los Vecinos del PPC de la localidad. EFE/Quique García

"La mejor encuesta es la de las urnas". Así suelen responder los conservadores cuando se les pregunta por su caída en los sondeos relacionados con las próximas elecciones catalanas del 21 de diciembre. Pero lo cierto es que temen más el ascenso de Ciudadanos de lo que suelen admitir. 

Así se pone de manifiesto con la propia organización de la campaña, en la que, en contra de lo previsto inicialmente, Mariano Rajoy tendrá que echar el resto para intentar arañar hasta el último voto hasta el último momento. El presidente del Gobierno tenía en agenda pasar allí el día 17, pero también estará el 18 y el 19, según han confirmado fuentes del PP este miércoles.

En Génova no quieren admitir que sus socios naranjas puedan incluso -según algunas encuestas- ganar en las urnas, incluso por encima de ERC. Para los conservadores, las empresas encargadas de los sondeos suelen equivocarse, especialmente en Catalunya. Lo hicieron con Cs en 2015, pero a la baja, y ahora está ocurriendo otra vez, pero al alza, esgrimen para dejar ver que consideran que están infladas. Hay incluso quien ni siquiera da importancia a sus propios sondeos internos: "De millones de electores, preguntar a unos cuantos miles, no es relevante", argumenta un miembro del Gobierno.

Sin embargo, no pueden esconder su preocupación por las encuestas y por el hecho, demostrado ya en estudios demoscópicos, de que Cs roba votos del PP y donde más les duele: por la derecha. Tampoco ocultan estar molestos por los ataques de Albert Rivera, que asegura que el único voto útil es el de su partido. 

Los "peligros" del último escaño

 "Rivera ha apelado demasiado pronto al voto útil y eso tiene sus riesgos", analiza un alto cargo del PP.   ¿Los peligros? Los últimos votos que, en cada provincia, inclinan la balanza del último escaño disputado hacia un lado y hacia otro. "Si todo el mundo vota a Ciudadanos, se corre el riesgo de que esos últimos escaños, en lugar de ir a otra formación constitucionalista, se vayan al bloque independentista", advierten. 

Este sería el caso, según el PP, de Lleida, donde el último escaño podría disputarse entre la formación que encabeza Xavier García Albiol y la CUP.  Un riesgo que también se corre en Girona, Tarragona y hasta en Barcelona, se temen.

Los conservadores niegan que quieran "entrar al trapo" de la rivalización con los Ciudadanos de Inés Arrimadas y aseguran que quieren terminar la campaña "en positivo", apelando a la unidad de los "constitucionalistas". Pero, una vez más, existen diferencias entre lo que dicen y lo que hacen.

De hecho, el propio Albiol arremetió duramente contra quienes considera "la marca blanca" del PP y critica constantemente a la líder de Cs que se enfrente con su homólogo socialista, Miquel Iceta, por las "sillas". "Es una falta de respeto pedir carguitos cuando la gente todavía no se ha pronunciado en las urnas", insisten también las fuentes consultadas del PP. 

Rajoy presidirá la cena de navidad del PP de Madrid la noche de la jornada de reflexión

Sea como sea, aunque los conservadores lo intenten -con Rajoy reforzando su presencia en Catalunya los últimos días e incluso protagonizando la cena de Navidad del PP de Madrid justo la noche de la jornada de reflexión-, son conscientes de que no tienen opción de rescatar el voto perdido. Al menos, no lo suficiente como para hacer sombra a sus competidores naranjas. 

No obstante, desligan las elecciones catalanas de las generales. Así, creen que los electores sí tirarán de voto útil en ambos comicios (cuando toquen) y que, además, los catalanes votan distinto en función del tipo de la convocatoria electoral . "Allí se lleva los votos Arrimadas porque la gente ve que tiene más posibilidades de gobernar que Albiol, del mismo modo que aquí pasa lo mismo con Rajoy frente a Rivera", opina una de las fuentes consultadas. "En las generales quedamos casi empatados en votos en Catalunya", apostilla otra. 

Por ello, la preocupación del PP es sólo a corto plazo y relativa al 21-D. ¿Su misión? intentar quedarse con los "restos" de Cs y tener fuerza suficiente para que el bloque autodenominado "constitucionalista" pueda romper la mayoría absoluta de los independentistas (ERC, Junts per Catalunya y CUP) y formar gobierno. ¿Sus armas? Sobre todo, la permanente presencia de Rajoy en Catalunya, una vez vuelva el viernes de la cumbre de Bruselas.