Publicado: 08.05.2015 16:34 |Actualizado: 08.05.2015 16:34

El espionaje de los correos de Lozano da carta blanca a Rosa Díez para echarla de UPyD

La diputada podría haber confabulado con otros díscolos para formar otro partido. De confirmarse, la dirección podría suspenderla de militancia y, con ello, la portavoz se libraría de quien hasta ahora es su única rival oficial.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La diputada de UPyD, Irene Lozano, en un momento de la entrevista con 'Público'. JAIRO VARGAS

La diputada de UPyD, Irene Lozano, en una entrevista con 'Público'. JAIRO VARGAS

MADRID.- El futuro de Irene Lozano dentro de UPyD está en el aire. La publicación de unos presuntos correos que la diputada magenta intercambió en el mes de abril con el ya expulsado Ignacio Prendes la ha puesto en el punto de mira de la dirección, que baraja suspenderla de militancia en el caso de que esos mensajes sean ciertos. 

Según el diario Infolibre, que adelantó la noticia, Lozano planeaba con el asturiano una estrategia para crear un nuevo partido (Plataforma Encuentro) con otros díscolos y partidarios del pacto con Ciudadanos para tener "una puerta de salida digna" para ellos en caso de que su objetivo de "salvar UPyD" desde dentro no llegue a funcionar. Y, según fuentes de la formación magenta, "formar un partido desde dentro de otro partido" contradice sus estatutos y, por tanto, es motivo de expulsión.

De llegar a producirse la salida de Lozano, ésta no podría presentarse como candidata a liderar UPyD en el Congreso previsto para después de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Es decir, que Rosa Díez se quitaría de en medio a quien, hasta el momento, sería su única rival, dado que sólo la diputada se ha postulado oficialmente para sustituirla



El último episodio de la crisis interna en UPyD llega justo cuando el partido afronta la que probablemente será su campaña electoral más dura. Los magentas se juegan su supervivencia y, según los últimos resultados del CIS, que los expulsan incluso de las instituciones en las que ya están presentes y no les dan representación alguna en ningún parlamento autonómico, lo tienen difícil. 

Es por ello por lo que la noticia ha enfadado tanto a oficialistas como a críticos. Por un lado, fuentes cercanas a Lozano han acusado a los afines a Rosa Díez de haber filtrado sus correos a la prensa con el fin de tener un motivo para echarla y, así, librarse de su mayor opositora. Por otro, fuentes cercanas a la dirección rechazan tales acusaciones porque son conscientes del daño que puede hacerles en plena campaña. 

Entretanto, la versión oficial es que "ningún miembro del Consejo de Dirección" conoce los emails intercambiados entre Prendes y Lozano -enviados también a otros miembros de UPyD cuyos nombres aparecen tachados, según Infolibre-, por lo que rehúsan confirmar ni desmentir la expulsión de Lozano. Aseguran, no obstante, que el proceso a seguir ahora consistirá en intentar conseguir esos correos, verificar su autenticidad y decidir después si son motivo o no de suspensión de militancia. A día de hoy se desconoce también si el Consejo de Dirección celebrará su reunión habitual de los lunes o  si esperarán a convocarlo hasta después de las elecciones con el fin de evitar echar más leña al fuego.

Lozano, por su parte, ha rechazado también contribuir a incendiar la polémica. La diputada, que está participando de forma activa en la campaña y quiere evitar más "ruido" sobre su futuro, se ha limitado a excusarse diciendo que no hablará de sus "mensajes privados". No obstante, sí ha apuntado que de ser cierto el espionaje a sus correos por parte de la dirección (ella utilizó su email privado, mientras que Prendes habría usado su cuenta oficial del partido, visible para quien tenga acceso al servidor del mismo), se trataría de cuestiones "muy graves" tipificadas incluso en el Código Penal.