Publicado: 13.10.2016 13:17 |Actualizado: 14.10.2016 13:36

Las frases más memorables de Correa ante el tribunal: "No es lo mismo un funcionario cabreado que una oficina con unas señoritas muy agradables"

El cerebro de la 'trama Gürtel' no ha dejado indiferente a nadie en la segunda jornada de su comparecencia ante el tribunal que juzga el caso. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Varios periodistas siguen la declaración de Correa a través de un monitor. / EFE

Varios periodistas siguen la declaración de Correa a través de un monitor. EFE

MADRID.— El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, continua con su declaración ante el tribunal que juzga uno de los mayores casos de corrupción en España. El interrogatorio, que empezó este jueves, se prevé que dure al menos tres días. Como era de esperar, las declaraciones del cerebro de la trama no han dejado indiferente a nadie. En su confesión ha protagonizado una ristra de frases memorables. Aquí recopilamos algunas.

"Cuando tienes buena relación los permisos se consiguen mucho más rápido". Francisco Correa ha hablado sobre una planta de tratamiento de purines en Castilla y León, en la que presuntamente medió el vicepresidente regional Jesús Merino.



"El primero fue un Range Rover de color blanco que traje de Barcelona, que me costó medio millón de pesetas, un jeep de tercera mano para andar por la playa. El segundo fue un Jaguar, me dio a cambio el que tenía. Y el tercero, cuando fue alcalde, le di el dinero en efectivo e hizo un renting para otro Range Rover". El cerebro de la trama ha aclarado que regaló tres coches al marido de la exministra Ana Mato, Jesús Sepúlveda.

"No es lo mismo un funcionario con plaza adquirida y cabreado porque no le pagan lo que cree que merece que una oficina externa con unas señoritas muy agradables, profesionales, bien entrenadas, uniformadas, y que te van a atender"
. Ha asegurado Correa sobre el proyecto de Oficinas de Atención al Ciudadano que implantó en Pozuelo y Majadahonda.

"Mi relación con el alcalde de Majadahonda (Guillermo Ortega]) no era mala, yo era padrino de su último hijo". Correa ha hablado sobre la instrucción realizada por él en la entrega de efectivo al alcalde del municipio madrileño.

Primeras declaraciones

En su primera declaración, Correa decidió cantar como Pavarotti, si se permite la expresión. En su confesión se podían escuchar perlas como estas:

"Génova era mi casa". Correa ha admitido que daba mordidas al PP. Ha confesado que fue Luis Bárcenas, el extesorero, quien le introdujo en el PP y le puso en contacto con la cúpula del partido "Yo me pasaba el día en Génova [sede nacional del PP]. Yo estaba más allí que en mi propio despacho. Era tanta actividad. Era mi casa, vamos", ha dicho. 

"¿Cómo no voy a hacer regalos a un señor que me está dando un negocio importante?". Correa ha confesado que que entregó "dádivas" a los extesoreros del PP Luis Bárcenas y Ángel Sanchis, así como al exconsejero de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo y los exalcaldes populares Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato, y Guillermo Ortega.

"Los pagos a los políticos los hacía yo. Quedaba con ellos y les daba el sobre". El cabecilla de la trama corrupta ha explicado con claridad y contundencia el funcionamiento básico de su organización. 

"Yo me quedaba con una parte de la comisión y Bárcenas con la otra". Ante el tribunal Correa ha reconocido que era él el que controlaba los movimientos de dinero y decidía a quien pagar y cuánto. 

"Yo tenía una buena relación con Alejandro Agag. Era un íntimo amigo"
. Correa también ha detallado sus vínculos con miembros o gente próxima al PP y entre ellos ha señalado al yerno de Aznar, Alejandro Agag, con quien ha dicho que tenía "una muy buena relación" como se pudo ver en su "famosa boda".

"No tengo nada contra Garzón, lo digo de corazón, pero me podía haber llamado y le hubiera dicho la verdad". Correa se ha mostrado amable con el primer instructor que tuvo el caso, el juez Baltasar Garzón, posteriormente inhabilitado precisamente por ordenar escuchas desde la prisión a los acusados. De hecho, ha dicho que estaba dispuesto a colaborar desde el primer momento: "Le hubiera reconocido mis cuentas en el extranjero".

"Con el señor Sepúlveda tuve atenciones. Le regalé un coche. Realizaba viajes él y su familia con la agencia de viajes nuestra".El cerebro de la Gürtel ha ofrecido muchos detalles de los estrechos vínculos que mantuvo con Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo de Alarcón y exmarido de Ana Mato. Ha reconocido abiertamente que sobornó al exmarido de la exministra de Sanidad. Y Mato sin enterarse.

"El origen de Gürtel no es el que dice la señora Esperanza Aguirre. Está absolutamente equivocada. El origen de Gürtel lo descubre el desgraciado de [Guillermo] Ortega en Majadahonda". Una crítica sin tapujos y un desmentido a Esperanza Aguirre, quien siempre ha presumido de ser ella la que destapó la trama.

"Las instrucciones para quitar documentación sensible las di yo". Ante las sospechas de los principales cabecillas de la trama de que la Policía pudiera estar investigando o incluso de que hiciera escuchas telefónicas, Correa ha admitido ante el tribunal que fue él quien ordenó la destrucción de documentación comprometedora.

"Tenía fondos en Suiza para ser opaco". Poco más se puede añadir.

"No soy ningún mafioso. Nadie me ha llamado nunca Don Vito. Yo soy un trabajador". Y tanto que trabajaba. Correa ha reconocido que hacía "ocho o diez" trabajos para el PP de Esperanza Aguirre.

"Usted va a pensar que no digo la verdad, pero yo he visto pocas hojas de coste". Esto es lo que le ha dicho Correa a la Fiscal.