Público
Público

La Fundación de Aznar, sobre el fallo de Estrasburgo: La culpa es de Zapatero

Cree que es una"herencia indeseable" de la "negociación política" con ETA del último presidente del Gobierno del PSOE. Lo dice Zarzalejos, uno de los enviados de Aznar a hablar con la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La culpa es de Zapatero. La Fundación FAES, presidida por el expresidente del Gobierno José María Aznar, ha recurrido a este novedoso argumento a la hora de valorar la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra la 'doctrina Parot'. En su opinión, es 'una herencia indeseable' de la 'negociación política' con ETA puesta en marcha por el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

El secretario general de la Fundación, Javier Zarzalejos, que se sentó en Suiza en 1999 a hablar con ETA por orden de Aznar, firma un artículo en el que asegura que la derogación de la 'doctrina Parot' formó parte de la negociación del Gobierno socialista con ETA 'bajo la piadosa etiqueta de proceso de paz' y la sentencia emitida este lunes por el TEDH es 'la inercia' de esa 'operación política' de Zapatero.

La fundación del PP denuncia que el expresidente del Gobierno asumió que el cese del terrorismo exigía 'el desmantelamiento de la arquitectura legal con la que ETA estaba siendo derrotada'. 'Que el gobierno del Partido Popular tenga que hacer frente a esta inercia es una herencia indeseable --otra más-- pero, en todo caso, una responsabilidad exigente', sostiene.

Pero además, rechaza que el fallo del Tribunal de Estrasburgo pueda atribuirse a una Corte 'distante y ajena a la tragedia que el terrorismo ha causado en España' y recuerda que en el TEDH está presente un magistrado español, Luis López Guerra, 'con trayectoria política y puestos de alta responsabilidad en el Ministerio de Justicia del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero'.

'No puede extrañar que si es el propio magistrado español el que aboga por la nulidad de esa doctrina, los demás le sigan no sólo en la interpretación del Convenio Europeo de Derechos Humanos sino en la interpretación de la legislación internacional', avisa. Sin embargo, cree que ni la nulidad de la 'doctrina Parot' era 'evidente en sí misma', ni faltan argumentos en la jurisprudencia del propio TEDH para sostener su validez.

Y así, advierte de las consecuencias del fallo. 'Pensar que lo que está pasando no tendrá consecuencias o se trata de la liquidación desafortunada de episodios del pasado, no sería más que una temeraria despreocupación sobre el futuro del País Vasco y de toda España', subraya.

Zarzalejos descarta además la idea de que los políticos durante años asistieron pasivamente a los beneficios de redención de penas a los terroristas y ha achacado esta 'pasividad' únicamente a 'las sucesivas mayorías parlamentarias socialistas desde 1982, apoyadas por los nacionalistas'. Según denuncia, estas mayorías convirtieron 'en un tabú antidemocrático' hablar de la necesidad del cumplimiento íntegro de las penas para delitos de terrorismo'.

FAES asegura que se rechazaron 'una y otra vez' las iniciativas del PP para exigir el cumplimiento íntegro de penas 'con la coartada de no romper la unidad de la lucha antiterrorista' y tildando de inconstitucional esta medida. Y tras la 'insuficiente' reforma del Código Penal en 1995, asegura que sólo en 2003 cuando el PP logró su primera mayoría absoluta 'pudo salir adelante la reforma legal que hoy garantiza el cumplimiento efectivo de las penas en estos delitos de máxima gravedad'.

En este punto, lamenta que se está consiguiendo el objetivo de desmantelar esa 'arquitectura jurídica' que llevó a ETA a desistir de la violencia terrorista, con la derogación de la 'doctrina Parot' junto a la situación 'neutralizada' de la Ley de Partidos.

Y según recuerda, todo ello ocurre 'sin arrepentimiento, sin condena alguna de la trayectoria criminal de ETA, sin renuncia a la intimidación, sin rectificación del proyecto totalitario, con las víctimas luchando por un relato que salvaguarde su dignidad y su memoria'.