Publicado: 24.10.2014 16:09 |Actualizado: 24.10.2014 16:09

El Gobierno prepara otro recurso que paralice la votación del 9N

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Diálogo, poco. Recursos, todos. Éste podría ser el encabezamiento de la estrategia del presidente del Gobierno contra las aspiraciones independentistas de Catalunya. En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha anunciado que Mariano Rajoy ha encargado un informe a los servicios jurídicos del Estado para conocer las posibilidades que existen de recurrir la consulta alternativa que planea llevar a cabo la Generalitat de Catalunya el próximo 9 de noviembre.

Este sistema de votación, cuya fórmula se conocerá seguramente sólo horas antes de la jornada elegida para la consulta, es el fruto de haber paralizado Artur Mas el referéndum anunciado hace meses tras ponerle el Ejecutivo de Rajoy otro recurso ante el Tribunal Constitucional que lo ha paralizado inmediatamente.

Asimismo, el Consejo de Ministros -que hoy ha presidido Soraya Sáenz de Santamaría en ausencia de Rajoy, de viaje en Bruselas- ha aprobado llevar otro recurso ante el Tribunal Constitucional contra la consulta aprobada por el Gobierno de Canarias sobre las prospecciones petrolíferas autorizadas por el Ejecutivo central en aguas cercanas a las islas.

Como si los catalanes no fueran conscientes de sus actos, la número dos del Gobierno ha acusado a Mas de "trasladar a los ciudadanos particulares las obligaciones y responsabilidades que él no está asumiento por escrito". Sáenz de Santamaría ha repetido el mantra del Ejecutivo sobre su intención de "hacer cumplir la ley" y garantizar "los derechos de los ciudadanos" para justificar el nuevo intento de bloqueo de la consulta alternativa del 9N. La Generalitat, ha advertido, "va a sustituir un proceso ilegal por otro todavía más antidemocrático".

El hecho de que sea el bando independentista el que organice la consulta ya es motivo de descarte para el Gobierno de Rajoy, pues resulta un proceso "que no tiene garantías democráticas", al no haber censo y ser el independentismo quien se ocupa de recontar y trasladar los resultados de la votación.

Sobre la condición de "voluntarios" de los catalanes que participan en la organización del 9N, la portavoz del Gobierno ha señalado que la Generalitat está buscando a esa gente mediante la presión sobre alcaldes y funcionarios para que se encarguen del asunto. "A los ciudadanos no se les pueden imponero bligaciones a mayores que les generen dudas, miedos, intranquilidad e inseguridades -ha advertido- sólo porque el presidente de la Generalitat se niega a asumir la ilegalidad del proceso".

Ayer, precisamente, el vicepresidente de la Assemblea Nacional catalana (ANC), impulsora del 9N, ha asegurado en un acto de Espacio Público en el Ateneo de Madrid, que la votación cuenta en Catalunya con el apoyo de más de 900 alcaldes y más de 30.000 voluntarios.