Publicado: 24.11.2015 11:59 |Actualizado: 24.11.2015 16:30

Iglesias pide a Rivera que se disculpe por defender el envío de tropas a Siria: "No necesitamos otro Aznar"

El líder de Podemos confirma que participarán en la manifestación del sábado contra la guerra, y pide a partidos y sindicatos que se sumen a su Consejo de Paz del domingo.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), acompañado por el ex JEMAD Julio Rodríguez (i) y la expresidenta de Amnistía Internacional España, Itziar Ruiz-Giménez. /EFE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), acompañado por el ex JEMAD Julio Rodríguez (i) y la expresidenta de Amnistía Internacional España, Itziar Ruiz-Giménez. /EFE

MADRID.- "Cuando alguien se equivoca lo mejor es rectificar". El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido este martes al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que se disculpe por defender el "envío directo" de tropas españolas a Siria para combatir a los terroristas del autodenominado Estado Islámico, algo que ni siquiera "entraba en la cabeza" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El candidato de Podemos a La Moncloa reconoce que Rivera es "sensato en algunas cosas", pero le afea que haya hablado con un "calentamiento bucal", en lugar de aportar propuestas para cortar las vías de financiación de los terroristas- "quitar el agua al pez", como ha dicho anteriormente-.



Iglesias cree que "cuando se ha convertido en evidencia" que sus palabras "se parecieron tanto a las de José María Aznar, lo más adecuado es pedir disculpas, porque no necesitamos otro José María Aznar", afirmaba, en referencia a la decisión del expresidente del Gobierno de participar en la invasión de Irak en 2003, a pesar del amplio rechazo de la sociedad española a sumarse a la colación liderada por el expresidente estadounidense George W. Bush. Desde la invasión han muerto más de 150.000 civiles en Irak, pero Aznar es el único de los expresidentes del trío de las Azores que sigue defendiendo a capa y espada el conflicto armado que tuvo lugar en ese país.

En esta línea, y acompañado por el exJEMAD y número dos de sus listas al Congreso por Zaragoza y otros expertos, el secretario general ha confirmado que su partido contará con una representación oficial en la manifestación de este sábado en Madrid contra la guerra.

Iglesias reconoce no haber podido estudiar el manifiesto No en mi nombre, apoyado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el primer edil de Cádiz, José María González 'Kichi', o su homólogo en A Coruña, Xulio Ferreiro, pero afirma que si ellos han decidido respaldarlo con su firma "merece su confianza", por lo que probablemente le dará su respaldo.

Consejo de la Paz

El candidato de Podemos a La Moncloa ha comparecido en la sede de su formación en la madrileña calle Princesa para explicar su iniciativa del Consejo de la Paz, que este domingo celebrará su primera reunión en la capital, y que pretende reunir a expertos, partidos políticos y representantes de la sociedad civil para formular propuestas con las que enfrentar el terrorismo.

Iglesias explica que han invitado a participar a todos los partidos políticos, varios sindicatos, figuras destacadas -como Federico Mayor Zaragoza y Pilar Manjón- y organizaciones de la sociedad civil, y tiene el convencimiento de que las organizaciones sindicales acudirán a la reunión, pero asegura que ningún partido ha dado respuesta a esta oferta.

Grosso modo, la iniciativa de Podemos pretende seguir la línea que según Iglesias han mantenido desde el minuto cero tras los atentados en París del pasado viernes 13: desarrollar medidas para "luchar contra el terrorismo desde sus causas". El partido del círculo pidió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que liderara esta iniciativa, que se sustenta en cuatro ejes de actuación:  cortar la financiación del ISIS, mejorar el control en la venta de armas, derogar la Ley de Justicia Universal del PP y acabar con el secreto bancario y trabajar por la inclusión social en las zonas con más riesgo de servir como potenciales 'caladeros' para los yihadistas.