Público
Público

Iglesias y Errejón asumen que no habrá acuerdo y se disputarán la dirección de Podemos

El secretario general de Podemos ultima una lista de 62 personas en la que se integran el economista Vicenç Navarro, el exJemad Julio Rodríguez, además de Pablo Echenique, Irene Montero, Juanma del Olmo o Gloria Elizo.  

Publicidad
Media: 4
Votos: 10
Comentarios:

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en una foto de archivo en el Congreso / EUROPA PRESS

Pasadas las 00.00 horas de este jueves, superado el límite para sellar un pacto, se confirmaba lo que unas horas antes ya se vislumbraba como una realidad: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón competirán por la dirección del partido morado, y ya ultiman sus respectivas listas para entrar en campaña. 

Fuentes del equipo del líder de Podemos explican a Público que el nombre de Iglesias irá en la categoría de candidato a revalidar la secretaría general -no así el de Errejón-, pero también como número uno de su lista a la dirección, ya que son dos votaciones independientes. Iglesias entiende que el cabeza de lista de la candidatura más votada será quien deba ponerse al frente del partido, y desde su equipo aseguran que en caso de que finalmente no sea él quien obtenga el mayor número de votos, sí desea estar en el Consejo Ciudadano, el órgano de dirección política de la formación. 

Las mismas fuentes explican a este diario que Iglesias contará con Irene Montero, -su actual jefa de Gabinete- como número dos, y el economista Vicenç Navarro ocupará el tercer puesto en su lista. En su candidatura figuran también la diputada en el Congreso por Cádiz, Noelia Vera, el actual secretario de Organización, Pablo Echenique -también secretario general en Aragón, que deberá renunciar a este cargo-, la vicepresidenta cuarta del Congreso y líder de la Comisión de Garantías Democráticas, Gloria Elizo, y el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafael Mayoral

En la lista figuran también el exJEMAD Julio Rodríguez, el diputado Manolo Monereo, el sindicalista y diputado Diego Cañamero y la secretaria general de Podemos en Canarias, Meri Pita, que también tendrá que dejar su actual cargo. Les siguen la senadora Pilar Lima; el diputado en el Congreso Alberto Rodríguez; las diputadas Rita Bosaho, Ione Belarra, Isabel Franco y Sofía Castañón, y la diputada en el Parlament de Catalunya Angels Castells -Catalunya Si que es Pot-, que ocupará una posición simbólica. 

En torno a las 23.00 horas desde el equipo de Iglesias informaban también de la presencia en las listas de la responsable de Producción y exdiputada, Belén Guerra; del diputado Txema Guijarro; la parlamentaria Ana Marcello; el diputado Juan Antonio Delgado; la europarlamentaria Estefanía Torres, el diputado Ariel Jerez y la diputada en la Asamblea de Extremadura Irene de Miguel.

La oferta a Carolina Bescansa y Nacho Álvarez

Durante la tarde de este miércoles también se conocía la renuncia de Carolina Bescansa y Nacho Álvarez a figurar en ninguna de las listas a la dirección de cara a Vistalegre II. La secretaria de Análisis Político y el secretario de Economía han oficializado esta renuncia a través de una carta, y desde el equipo de Iglesias aseguran que ofrecieron a ambos integrarse en su candidatura. 

En lo que respecta al secretario de Economía, aseguran haber llegado a un acuerdo con la corriente de Íñigo Errejón para que Álvarez tenga el rango de "invitado permanente" al Consejo Ciudadano, para que pueda "seguir coordinando" el trabajo de este área.

El acuerdo que nació muerto

Ni Iglesias ni Errejón han querido confirmar oficial o extraoficialmente que escasas horas antes de que expire el plazo ya daban el acuerdo por perdido. Lejos de cámaras y micrófonos, dirigentes de ambas corrientes reconocían estos días que el pacto para presentar una lista conjunta era muy complicado, pero nadie ha querido cargar con la responsabilidad de confirmar que el supuesto acuerdo nació muerto. 

Durante la tarde de este miércoles, en apenas un par de horas, la tensa calma reinante en Podemos daba paso a una cascada de anuncios y novedades, mientras el sector del número dos seguía sin desvelar los nombres de su lista.