Público
Público

Carolina Bescansa y Nacho Álvarez renuncian a postularse para la dirección de Podemos 

La secretaria de Análisis Político y el secretario de Economía,  impulsores de la iniciativa Pensando Vistalegre,  renuncian a sus cargos en la Ejecutiva del partido. Anuncian que no presentarán sus propias listas a la dirección, y tampoco se integrarán en las que previsiblemente presentarán Pablo Iglesias, Íñigo Errejón o Miguel Urbán. 

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 10
Comentarios:

Nacho Alvárez y Carolina Bescansa presentan una plataforma para recopilar las diferentes propuestas / TWITTER

A cuatro horas de que se cierre el plazo para un acuerdo entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Nacho Álvarez han dado la última sorpresa en Podemos, que vive estas horas sumido en un ambiente de tensión más que palpable.

La secretaria de Análisis Político y el secretario de Economía, impulsores de la iniciativa Pensando Vistalegre, han anunciado a través de una carta publicada en Plaza Podemos -una plataforma virtual temática sobre la organización- que no presentarán sus propias listas a la dirección, y tampoco se integrarán en las que previsiblemente presentarán Pablo Iglesias, Íñigo Errejón o Miguel Urbán, tal y como han confirmado fuentes de su candidatura a Público. También han renunciado a sus cargos en la Ejecutiva del partido, a apenas una semana de la renovación de la cúpula de la formación, en VIstalegre II. Según las mismas fuentes,

"Seremos más útiles trabajando para la recuperación de los grandes debates políticos que fundaron Podemos. Sólo lo podremos conseguir dando un paso hacia el margen"

La misiva de Bescansa y Álvarez sostiene que Podemos ha llegado a las puertas de su segunda Asamblea Ciudadana "atrapado en un eje de confrontación entre dos compañeros", que ha dificultado el debate interno y con las bases. Recuerdan que hace cerca de un mes lanzaron su iniciativa para propiciar el debate entre las corrientes de Iglesias y Errejón, pero reconocen que "por ahora" no han logrado sus "objetivos". 

Señalan directamente al secretario general y al secretario político -"Son los equipos más fuertes los que están actuando de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo"- y rechazan integrarse en las listas para el Consejo Ciudadano estatal (dirección política). "No queremos retroceder ni eludir nuestra responsabilidad. Sencillamente creemos que seremos más útiles trabajando para la recuperación de los grandes debates políticos que fundaron Podemos, y para impulsar los acuerdos que tendrán que producirse después de Vistalegre. En estos momentos, eso sólo lo podremos conseguir dando un paso hacia el margen en esta escena", reza su carta. 

La dureza de Bescansa y Álvarez, dos piezas claves de la actual Ejecutiva, golpea al partido en un momento en que la tensa calma ha sido reemplazada por la cascada de novedades y anuncios. A fin de cuentas, Bescansa es una de las fundadoras de Podemos, formó parte del núcleo de confianza del secretario general durante el primer Vistalegre, y este paso a un lado, aderezado por sus duras críticas a Iglesias y Errejón, es un dardo para ambos dirigentes del partido morado. 

Bescansa, última integrante del núcleo de Iglesias

Mientras que Nacho Álvarez había sido tradicionalmente encuadrado en el sector errejonista, pero nunca había respaldado abiertamente sus tesis frente a las de Iglesias, Bescansa formó parte del núcleo duro del secretario general en el primer Vistalegre -como Errejón, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre- y en la consulta de diciembre defendió el modelo de Iglesias integrada en su equipo. 

En enero lanzó la iniciativa Pensando Vistalegre, interpretada como un intento de marcar su propio perfil político. Dirigentes de las distintas corrientes daban por hecho que Bescansa iba a integrarse finalmente en la candidatura de Iglesias -algo que, normativamente aún no es descartable-, ya que su iniciativa teóricamente sólo quería fomentar el diálogo, tenía previsto dejar de existir coincidiendo con el fin de Vistalegre, y no pretendía sentar las bases de una nueva familia. Estas fuentes aseguraban que el movimiento de Bescansa no iba a sentar bien al secretario general, y no descartaban que acabara perjudicando a la hasta ahora secretaria de Análisis Político y Programa de la formación morada. 

Carta publicada por Bescansa y Álvarez en Plaza Podemos

Compañeras, compañeros:

Ayer se cumplieron dos años de la Marcha del Cambio. Han pasado muchas cosas desde aquel invierno. La situación política del país ha cambiado y sin embargo la situación social sigue atravesada por las mismas dificultades y penurias que entonces. Podemos también se ha transformado. Se ha hecho más grande y más fuerte, aunque no lo suficiente como para garantizar el cambio que seguimos soñando para nuestro país. Hoy sabemos que Podemos es algo que ya no pertenece a las personas que lo fundamos. Podemos está por encima de todas nosotras, de todos nosotros. Con sus aciertos y sus errores, Podemos es hoy la única herramienta que tienen las grandes mayorías de nuestro país para defenderse de las injusticias de la crisis y los abusos de los poderosos. Cuidar Podemos es una obligación ética y política de todas las personas que lo dirigimos y lo integramos.

La convocatoria de esta segunda Asamblea Ciudadana era para muchas de nosotras una necesidad inaplazable. Queríamos volver a abrir las mesas de trabajo, debatir y reformar la herramienta para asegurarnos de que la próxima vez no nos quedaríamos a las puertas del cambio. Sin embargo, Podemos ha llegado al dintel de esta Asamblea atrapado en un eje de confrontación entre dos compañeros. Este eje ha dificultado el desarrollo de los debates que alumbraron e hicieron florecer a nuestra organización, los debates sobre los derechos, el trabajo, la dignidad, la soberanía y la democracia. La intensificación y la extensión territorial del enfrentamiento ha provocado una maraña de ruido que nos dificulta comunicarnos con quienes nos han ofrecido su apoyo, muchas veces con enorme sacrificio, y que esperan de nosotros que sigamos defendiendo sus derechos.

Hace un mes constituimos el Colectivo Mayo-2011 y creamos el espacio Pensando Vistalegre. Propusimos a los principales equipos un acuerdo de mínimos destinado a desactivar el enfrentamiento, evitar el choque de trenes y permitir al conjunto de la organización debatir sobre proyectos políticos y propuestas organizativas. Hoy debemos admitir que, por ahora, no hemos logrado nuestros objetivos. Sin embargo, seguimos creyendo en lo acertado de una posición que, estamos seguros, es mayoritaria en la organización.

Pensamos que son los equipos más fuertes los que están actuando de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo, voluntad que es compartida por la gran mayoría de las personas inscritas en Podemos. Por eso no podemos integrarnos en ninguna de las listas que competirán por la dirección política de la organización. No queremos retroceder ni eludir nuestra responsabilidad. Sencillamente creemos que seremos más útiles trabajando para la recuperación de los grandes debates políticos que fundaron Podemos, y para impulsar los acuerdos que tendrán que producirse después de Vistalegre. En estos momentos, eso sólo lo podremos conseguir dando un paso hacia el margen en esta escena.

Ha sido un honor formar parte del Consejo Ciudadano y el Consejo de Coordinación Estatal de Podemos. Ha sido igualmente un honor poder dirigir, respectivamente, la Secretaría de Análisis Político y Programa, y la Secretaría de Economía. Nos hemos esforzado por aportar lo mejor de nosotros mismos en ambas tareas, pero ahora mismo creemos ser más útiles ayudando, desde una posición distinta, a que nuestra organización afronte en las mejores condiciones posibles los retos que tendrá que superar a partir del 13 de Febrero.

Seguimos y seguiremos defendiendo el Podemos bonito y útil por el que siempre hemos apostado, y trabajando todos los días para ser más y ser mejores. Con fraternal gratitud,
Carolina Bescansa y Nacho Álvarez