Publicado: 14.12.2013 11:32 |Actualizado: 14.12.2013 11:32

La infanta Elena se confiesa "inquieta" por el distanciamiento hacia las instituciones

La primogénita del rey, que no quiere hablar del 'caso Nóos' ni del debate abierto sobre la sucesión en la corona, considera que España no sufre una fuga de cerebros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La infanta Elena de Borbón está "inquieta" por el distanciamiento de la ciudadanía hacia las instituciones, y "disgustada" por las "situaciones incómodas" que esto provoca. Todo eso lo atribuye a la "época de cambio" que vive la sociedad española, en la que, según ella, "unas veces todo vale y otras nada vale". Por eso aboga por "mirar adelante con decisión", pensando en "las mejores soluciones para el futuro de todos". 

Con estas palabras se ha expresado la primogénita del rey durante la entrevista  que concedió a la agencia a Efe a principios de mes y que hoy se ha hecho pública. Por exigencia de Elena de Borbón, la conversación omite las principales polémicas que rodean a la familia real, como son el caso Nóos en el que está implicada su hermana Cristina o el debate abierto en torno a la sucesión de su padre, el jefe del Estado. 

A pesar de las previsiones en materia de desempleo que maneja el propio Gobierno, y que sitúa las cifras de paro al final de la legislatura incluso por encima que al principio de la misma, la infanta considera que "la sociedad española tiene un gran futuro". Ella, dice, confía "mucho en los españoles" y en la juventud, "cada vez más en contacto con la realidad mundial". Y es que, a su juicio, no hay nada negativo en que los jóvenes tengan que abandonar España por no poder encontrar un empleo en su país. 

"Es verdad que muchos de nuestros jóvenes con una buena cualificación salen a otros países en busca de trabajo, pero yo no vería esto como una 'fuga de cerebros'", explica. Elena de Borbón confía en que "después de un tiempo" todos esos emigrantes "vuelvan y puedan aportar su conocimiento y su experiencia para mejorar España".

En sus respuestas, la infanta valora, además, que el rey les haya transmitido a ella y a sus hermanos "la cultura del esfuerzo" para que actúen "superando las dificultades", y recuerda que Juan Carlos de Borbón siempre ha demostrado una "enorme capacidad de superación" y destaca de su madre que es "un ejemplo de saber hacer y estar".

En el plano personal, afirma estar "bastante satisfecha" con la vida que lleva, ve a sus hijos como "unos chicos más de su generación" que "buscan sus propios límites", cita el nacimiento de ambos y su boda entre los mejores momentos de su vida y menciona como uno de los más difíciles la decisión de separarse y después divorciarse.