Público
Público

La izquierda europea se pone en marcha para conquistar Bruselas

Cayo Lara recibe este lunes al líder del Front de Gauche, Jean-Luc Mélenchon, y a Alexis Tsipras, de Syriza, el próximo viernes, en el marco de las jornadas de lucha contra la Troika. Será una oportunidad de oro para afianzar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Izquierda Unida puso de manifiesto el pasado sábado que piensa hacer una ofensiva total en la campaña por las elecciones al Parlamento Europeo del próximo año tras hacer un llamamiento a movimientos sociales e intelectuales a buscar un camino común para frenar las políticas de austeridad impuestas por la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario internacional). En la organización que dirige Cayo Lara saben a la perfección que no podrá poner en práctica el nuevo modelo de país que propugna si no se rediseña la estructura de poder de Bruselas y, por tanto, además de continuar con lo que ha denominado como 'rebelión democrática' en España, se verá forzada a establecer una serie de firmes alianzas con otras formaciones de la izquierda real europea.

La relación de IU con sus hermanas del continente es buena pero esta semana servirá de punto de partida de algo más. Lara recibirá esta misma tarde en Madrid al líder del Front de Gauche francés, Jean Luc Melénchon, con el que protagonizará una rueda de prensa a las 17.00 horas de hoy en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y a las 19.00 horas, en el mismo lugar, ambos celebrarán un acto público que lleva por nombre Unidos contra la troika!. Mélenchon dará mañana una conferencia en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense (Campus de Somosaguas) a las 13.00 horas titulada El ecosocialismo, nuevo horizonte para el progreso humano, acompañado de Juan Carlos Monedero.

El jueves, Lara y José Luis Centella, en calidad de coordinador del PCE, mantendrán un encuentro de trabajo con el presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE), Pierre Lorraine. Más tarde, según confirmaron fuentes de IU a Público, recibirán a Alexis Tsipras, máximo dirigente de la coalición de izquierdas griega Syriza. El plan es que el político griego se reúna con el Grupo Parlamentario de la Izquierda Plural tras aterrizar en Madrid.

Ya el viernes, ambos líderes darán una rueda de prensa por la mañana y a las 12.30 horas Tsipras participa en un acto en el Ateneo de Madrid con los movimientos sociales. Además, a las 17.30 horas, en la Casa de América de Madrid, se verán las caras en una mesa redonda varios exponentes de lo que Lara denominó en la X Asamblea de IU en diciembre del año pasado, la Syriza española. José Luis Centella, Alberto Garzón, Chesús Yuste (Chunta Aragonesista) y Dolors Camats (ICV) se sentarán junto a Xosé Manuel Beiras, líder de la Alternativa Galega de Esquerdas que cosechó un gran éxito en su alianza con varias formaciones de la izquierda en las últimas elecciones autonómicas en Galicia. La mesa redonda, llamada La alternativa de izquierdas a la Troika, contará además con la moderación de Yolanda Díaz, coordinadora de Esquerda Unida, y servirá de aperitivo al acto público que Lara y Tsipras protagonizarán a partir de las 19.00 horas.

Syriza arrasa en todas las encuestas en Grecia y estuvo a punto de convertirse en alternativa real a los partidos tradicionales griegos en las elecciones de mayo del año pasado. El Front de Gauche protagonizó una gran campaña en Francia en los comicios que llevaron a François Hollande al Elíseo y sirvió de contrapeso para frenar el avance de la ultra Marine Le Pen. Ahora, el momento es similar y muy propicio para IU. Todas las encuestas hablan de un crecimiento en intención de voto excepcional y sitúan a la organización que coordina Lara en el 16%. En algunas comunidades, como Madrid, demuestra además haberse afianzado como la verdadera alternativa al bipartidismo pisando los talones al PSOE.

Todas estas reuniones, que vienen a complementar las que se mantuvieron con Oskar Lafontaine de Die Linke el pasado mes de marzo y con miembros del Bloco de Esquerda de Portugal, durante la última reunión del PIE, se celebran en el contexto de la manifestación internacional Pueblos unidos contra la Troika, del próximo sábado 1 de junio. Las movilizaciones, impulsadas por el movimiento ciudadano portugués Que se lixe a Troika (Que se joda la Troika), cuenta con adhesiones por todo el viejo continente y en España, en concreto, con el de Marea Ciudadana.

La aproximación entre estas fuerzas no es algo casual ya que el único modo posible para dar un cambio de rumbo al camino trazado por las instituciones europeas pasaría inevitablemente por tener un peso específico en el Parlamento. El pasado sábado, un informe del secretario de Convergencia Política y Social de IU, Enrique Santiago, durante el Consejo Político Federal que se celebró en Madrid, mostraba esta necesidad. 'La Elecciones Europeas van a ser un importante momento político en el que los ciudadanos y ciudadanas podrán manifestar claramente su opinión sobre el fracaso del modelo de construcción europea que el capital ha hegemonizado en beneficio exclusivo propio, provocando el empobrecimiento del Sur de Europa y también de amplios sectores sociales de todo el continente. También será el momento de acreditar que el sistema bipartidista que ha permitido esta inmensa estafa ya no tiene apoyo en la sociedad', reza el documento titulado Convocatoria para un nuevo país en una nueva Europa.

La izquierda europea necesita más peso específico en el Parlamento Europeo para tener influencia en la toma de decisionesEl texto de Santiago llamaba a la convergencia de la izquierda política y social para formar un bloque común que confluya en las elecciones europeas. Y ésta es otra novedad del momento que atraviesa IU, que pese a los supuestos resultados electorales que podría conseguir, ha sabido comprender que la apertura a los movimientos sociales debe ser total para conformar un Bloque político y social alternativo al sistema actual. El mismo sábado IU estará presente en la manifestación y en paralelo también lo estará en unas jornadas que pretenden sentar las bases de ese entendimiento.

Hace unas semanas, Gaspar Llamazares lanzaba desde Izquierda Abierta, una de las corrientes que conforman IU, una idea que iba incluso más allá. En un manifiesto titulado Así no: Cambiar la Unión Europea para cambiar nuestra vida proponía, además de esa convergencia social y política, la posibilidad de unas listas abiertas en las que pudieran incluirse a otros exponentes de la izquierda europea. Resulta complicado que la dirección de IU llegue a aceptar en algún momento la idea pero sí que es una muestra más de la necesidad de que la convergencia, palabra que vuelve a estar de moda estos días, incluya también a todas las formaciones alternativas de la UE.