Publicado: 23.12.2014 14:41 |Actualizado: 23.12.2014 14:41

JpD denuncia control y presidencialismo en el CGPJ

La asociación cree que la "indisimulada" cercanía de Lesmes al "poder político" explica su "silencio clamoroso" ante las injerencias. Denuncia que la "enorme diferenciación" entre vocales de primera y de segunda "erosiona" el carácter colegiado y democrático del CGPJ

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, a las puertas del Congreso de los Diputados este martes / EFE

El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, a las puertas del Congreso de los Diputados / EFE

Una institución incapaz de reclamar al poder ejecutivo medios para los juzgados y tribunales. Así describe la asociación de magistrados progresistas Jueces para la Democracia (JpD) al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en un comunicado que ha hecho público este martes, en el que hace balance del primer año de Carlos Lesmes al frente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).



A juicio de JpD, la "notoria" proximidad de Lesmes hacia el poder político también se hace notar en actuaciones "poco comprensibles" adoptadas por el Consejo del Poder Judicial en los últimos tiempos, como es la decisión de no reforzar la estabilidad del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y optar por "precarizar al máximo" su situación en el juzgado que instruye el 'caso Gürtel'.

Jueces para la Democracia cree que esta actitud es otro factor clave para entender la "incapacidad" del CGPJ para reclamar más medios para los juzgados.

Así lo ha reflejado en el balance que ha hecho del primer año de gestión del nuevo modelo de Consejo, el cual fue aprobado a partir de una reforma aprobada durante el mandato del ministro Alberto Ruiz-Gallardón que redujo "al máximo" las competencias de esta institución.

El CGPJ se ha ajustado al guión previsible

"Valoramos que el funcionamiento del CGPJ se ha ajustado al guión que era previsible", ha expresado, para denunciar la "enorme diferenciación" entre los vocales que pueden ejercer sus funciones a tiempo completo y aquellos otros que compatibilizan su condición con su actividad profesional y ven "muy limitadas" sus posibilidades de información y capacidad para participar en las decisiones del Consejo.

"Esta división entre vocales de primera y de segunda ha contribuido a erosionar el carácter colegiado que debe tener la institución y ha favorecido el creciente presidencialismo del presidente, Carlos Lesmes, en detrimento de la democracia interna del CGPJ", ha añadido.

En este sentido, ha advertido de que el "progresivo presidencialismo" del CGPJ resulta contrario al "carácter democrático, plural y colegiado" que establece la Constitución y ha pronosticado que esta situación se "agravará" ante el "incumplimiento" de renovar la Comisión Permanente de forma anual y procurar la rotación de sus miembros.

"La intención de Carlos Lesmes de no modificar la comisión del CGPJ en la que ha podido concentrar todo su poder es otro signo preocupante de la deriva de la institución, que se ha convertido en un mero instrumento al servicio del poder político", ha señalado, para censurar el intento del poder político de controlar la judicatura en una etapa de conflicto social y en la que se investigan numerosos casos de corrupción.

Tras enfatizar que Jueces para la Democracia seguirá defendiendo un órgano de gobierno judicial "al servicio de los principios básicos de nuestro Estado de Derecho", la asociación ha reprobado que la estrategia del palo y la zanahoria se ha visto acompañada con la figura del Promotor de la Acción Disciplinaria, que se ha mostrado "muy activo en el control ideológico de la judicatura, en especial cuando ha actuado sin fundamento contra la libertad de expresión de integrantes del poder judicial".

Según ha dicho, los premios se han visto reflejados en determinados nombramientos sin una motivación "adecuada" del mérito y la capacidad, al mismo tiempo que la pasividad ha sido "especialmente grave" ante la situación de expectativa de destino de las dos últimas promociones incorporadas a la Carrera, que se encuentran en una situación de interinidad impropia de quienes ejercen funciones de un poder del Estado.